Cartas al Director · 22 de Julio de 2016. 08:34h.

Cuando CDC quiso ser más ERC que ERC

Convergència, la todo poderosa Convergència, parece ser, no ha sabido gestionar el devenir de los nuevos tiempos.

Muy arraigada en unos valores de los que hacía gala su padre fundador va desmoronándose como un castillo de naipes.

La misión de Artur Mas, era conservar el rumbo del partido y la silla caliente, hasta que uno de los retoños de la familia Pujol, alcanzara la mayoría de edad (políticamente hablando).

Todo eso se truncó con el famoso caso de la ITV, y fue entonces cuando Artur Mas vio su oportunidad. Primero pensó, que para obtener un buen apoyo en su tierra podía valerse de la inestimable ayuda de diferentes gobiernos de Madrid, que han sido una verdadera fábrica de independentistas. Pero no contaba con un alumno aventajado en gestionar crisis, Oriol Junqueras. Oriol que empezó a rehacer ERC poco a poco y sin prisa fue recabando apoyos y mientras la crisis y los recortes iban erosionando a CDC, ERC no dejaba de sumar adeptos.

Como buen observador que es, Artur Mas ante el crecimiento de ERC, empezó una deriva hacia la izquierda diada tras diada, que ha culminado finalmente con una proclama en la asamblea de su re-fundación definiéndose como Independentistas y Republicanos. El (por el momento) auto-denominado "Partit demócrata Català" no es siquiera, la sombra de lo que fue.

La corrupción (al igual que en otros partidos) está en su ADN y sin una limpieza total es imposible deshacerse de ella.

Pero eso supondría reconocerla y admitir que las cosas no se han hecho bien. Un coste demasiado elevado en un momento en que el barco está en medio del temporal, el timonel mareado, el capitán preguntándose si lo es, y la tripulación sálvese quien pueda.

En este cúmulo de despropósitos, CDC se da cuenta de que ya depende demasiado de "independientes" y no tanto de la gente de su propio partido para poder controlar la situación a causa de ese raro cóctel que es JxSÍ.

Y mientras tanto, se van agarrando a algún salvavidas que le lanzan desde Madrid en forma de grabaciones, (cuanto menos poco éticas) y poco más. También hemos asistido a una película de las de "de alcalde a presidente en un solo día" condicionado todo ello por un partido minoritario que se lo está pasando teta.

Así pues, esto promete. De lo que fue CDC a lo que aún no se sabe bien que puede ser, hay un largo recorrido, el problema es que mientras tanto, todo un país se ve arrastrado a un desenlace cuanto menos incierto.

2 Comentarios

Publicidad
#2 guillemg, bcn, 04/08/2016 - 08:14

Ara bé, si els votants convergents continuen recolzant als d'en Mas, que sàpiguen que votaran nudista, porreta, promisc, progay, pro impostos i subvencions i contra empresa i llibertat. És el que hi ha.

#1 guillemg, bcn, 04/08/2016 - 08:11

Aquí la responsabilitat recau en els votants de l'antiga CIU. Huaràn de decidir entre les seves pensions i el futur dels seus fills o la èpica independentista que ha aprofitat la crisi per crèixer però poc a poc va tornant al 20% de catalans de tota la vida.