La Puntita · 6 de Noviembre de 2017. 11:02h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Así no

Desde hace cinco años, en Cataluña estamos viviendo un auténtico despropósito político. De hecho, todo comenzó en 2012, cuando Artur Mas, ante la negativa de Mariano Rajoy de conceder a Cataluña un sistema de financiación equiparable al Concierto económico que disfrutan Euskadi o Navarra, decidió echarse en brazos del independentismo. En mi opinión, más por despecho que por convicción.

Sea como sea, el caso es que aquello que empezó como una pataleta de niño mal criado, ha acabado por convertirse en un serio problema de Estado que, además, está afectando el sistema neurológico de la UE.

Y eso es así porque tanto el Gobierno de la Generalitat, como el Ejecutivo central han renunciado a la política para buscar soluciones al problema, y mientras unos lo han fiado todo a la épica, los otros lo han dejado todo en manos de los tribunales de justicia. Eso ha hecho que se ponga de manifiesto la impericia del Govern y la cerrazón del Gobierno central para manejar un tema de esta envergadura.

Así las cosas, que el artículo 155 de la Constitución era necesario aplicarlo tras la declaración unilateral de independencia, sólo pueden negarlo los muy radicales.

En estas circunstancias, hay que admitir, que el Gobierno central actuó de manera adecuada convocando elecciones autonómicas con toda la celeridad que la legislación se lo permitía, desmontando, de ese modo, buena parte del argumento victimista de los secesionistas.

Con este panorama de fondo, era incuestionable que la justicia debía actuar y ha actuado como un poder independiente en un Estado de derecho. Y eso, debería estar fuera de toda duda para que aquellos que se autocalifican demócratas.

Pues bien, después de estos argumentos y otros muchos que no menciono para no hacer este artículo interminable, queda claro que el secesionismo está perdiendo relato y épica. Sin embargo, la decisión de la juez Carmen Lamela de enviar a prisión a una parte de los miembros del ejecutivo catalán cesado, ha servido para reavivar un independentismo que estaba viviendo sus peores momentos desde hace muchos años.

Dicen que las decisiones judiciales se acatan y no se cuestionan. No seré yo quien contradiga ese principio. No obstante, como ciudadano de un Estado de derecho y social no me voy a privar de aprovechar esta magnífica ventana que es e-notícies y dar mi parecer sobre la iniciativa de la juez Lamela antes mencionada.

Como todos sabemos, la juez ha enviado a prisión sin fianza a una buena parte de los exconsejeros del gobierno cesado. Según el auto los motivos fundamentales son: la posibilidad de eliminar pruebas y el riesgo de fuga.

Vamos a ver: estos personajes pueden ser muchas cosas, pero ineptos y tontos, seguro que no. En el supuesto de que, en algún momento, tuvieran en su poder alguna prueba inculpatoria, ¿alguien cree que no la hubieron destruido ya? Y si por alguna extraña razón aún obrara en su poder, ¿acaso no tiene familia y/o colaboradores cercanos para deshacerse de semejante material?

Por lo que respecta al supuesto de fuga: si alguna de ellos cometiera la insensatez de abandonar el país sin la correspondiente autorización judicial, ¿a quien iba a perjudicar? ¿Se teme que desde otro país puedan organizar algún tipo de movimiento que pudiera afectar la integridad de España?

¿No hubiera sido preferible dictar medidas cautelares como, por ejemplo, una elevada fianza, una retirada del pasaporte y/o medidas de control policial? De haber procedido de esa forma, no se hubiera alimentado el victimismo independentista y estarían perfectamente controlados.

En cualquier caso, a lo hecho pecho. La Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo deben hacer su trabajo, seguir con los procedimientos iniciados y abrir otros si se considera que ha lugar a ello. Y deben hacerlo sin interferencias de ningún tipo, pero también teniendo en cuenta que vivimos en un mundo interconectado y que la justicia no puede ser ajena ni puede dar la espalda a la sociedad a la que pertenece y en la que actúa.

Señora Carmen Lamela, con todo el respeto: Así no.

 

Bernardo Fernández

 

 

2 Comentarios

Publicidad
#2 juanma, Gavà, 06/11/2017 - 23:18

Mientras están en la cárcel no dan la matraca. Mirad el expresi que encima que huye y deja tirados a los suyos, encima chulea y dice que aquí no hay justicia y no sé que chorradas más.

#1 Sonia, Badalona, 06/11/2017 - 23:13

No hay que hacer mártires, por eso tiene razón el articulista cuando dicen que se podrían haber aplicado otras medidas.
Muy bine explicado