La Puntita · 20 de Enero de 2016. 13:04h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

La muerte del derecho a decidir

Ahora ya es oficial: el derecho a decidir ha muerto. Ha sido una muerte discreta. Sin aspavientos, pero también sin muestras de dolor. Nadie lo ha echado de menos. La verdad es que yo siempre pensé que esto del derecho a decidir era un invento del soberanismo a ver si colaba la independencia. Pero hay que decir que, durante una temporada, funcionó. Al derecho a decidir se apuntaron desde Inicativa a Unió pasando por el PSC.

Luego, en cada colada, hemos perdido una sábana como se dice en catalán. Como el soberanismo no era mayoritario -lo que por otra parte ya sabíamos: no había que hacer elecciones para eso- el proceso estaba lleno de eufemismos para no asustar al personal. Derecho a decidir en vez de derecho a la autodeterminación. Consulta en vez de referéndum. Proceso participativo en vez de consulta.

Pero hemos pasado del famoso "Presidente, ponga las urnas" de Carme Forcadell a "corregir los resultados electorales" por la vía de las negociaciones como dijo Artur Mas durante su despedida en Palau. No me extraña, una cosa es ser presidenta de la ANC y otra muy diferente ser presidenta del Parlament con un sueldo de 11.000 euros al mes. No hay color.

Cabe decir que el partido que más ha defendido el derecho a decidir -con teóricos de la talla intelectual de Francesc Homs- ha dado pruebas irrefutables de su ejercicio durante los últimos días. Mas ha puesto a dedo a Puigdemont, que ni siquiera encabezaba la lista por Girona. Además era segundo plato: Neus Munté dijo que no porque tiene dos gemelas de 12 años. Entre otros motivos.

El nuevo presidente, por su parte, quiere poner a Albert Ballesta de alcalde de Girona. Y eso que iba 19º en la lista de las municipales. Lo que demuestra una notable confianza en los nueve concejales que sacó CDC en las elecciones y en el que ha sido, hasta ahora, su propio equipo de gobierno.

Finalmente, Xavier Trias ha señalado a Joaquim Forn como sucesor. Que conste que, a mí, el señor Forn siempre me ha parecido un currante. Supongo que es para cerrar el paso a algún ex consejero ahora que se ha quedado sin trabajo. Ferran Mascarell, por ejemplo, ya quiso serlo cuando estaba en el PSC. Pero Montilla le dijo que debía someterse a primarias y no dudó en pasarse a CDC como titular de Cultura. Ha estado cinco años en el puesto.

Todo ésto lo hacen los que hasta hace cuatro días proclamaban "tenemos prisa", "queremos votar" y que España es "una democracia de baja calidad", casi una dictadura, en contraposición a la democracia ejemplar que nos ha caracterizado a los catalanes desde la Edad Media. En México, de estas prácticas, lo llaman dedazo. Al menos se nos empiezan a bajar los humos a los catalanes.

 

Xavier Rius es director del digital catalán e-notícies

 

2 Comentarios

#2 Herremos los unos y a los otros, Bardecide., 21/01/2016 - 20:45

Desde cuando comencé a sentir mi derecho a decidir no he dejado de sentirlo en mis
D.a decidir la chica que me gusta
D.a decidir el dinero que quiero
D.a.d. la casa en la que vivo
D.a d. como me deben ver los demás
D.a d. los políticos que me gobiernan
D.a d. lo injusto
Erre que Herre.

#1 Marc Corcelles , Igualada, 21/01/2016 - 17:40

Queda clar que vostè no té res d'independentista , no es pot mossegar la mà que et dóna de menjar . Crítica constructiva sí però crítica destructiva antiprocés no . Aquest tipus de periodisme ens fa mal .