La Puntita · 12 de Mayo de 2017. 07:11h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

Las verdades de Borrell

Josep Borrell no es un agorero ni una selecta pieza de porcelana china. Es una persona que habla claro, opina libremente y se moja cuando lo cree oportuno y necesario. Le importa poco el que dirán y los anatemas. Me atrevería a afirmar que en sus opiniones hay algo de ese aire fresco que deviene imprescindible para respirar con sensación de libertad. No hace muchos meses Borrell nos obsequió con un ensayo titulado ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’, en el que puso de manifiesto la inconsistencia de los mantras económicos predicados por el cosmos independentista. Nos ofreció también, en directo y por televisión, una lección magistral de economía, ventilándose a Oriol Junqueras en un plis-plas. Y es que, amigos míos, Borrell es un tipo con fondo, rigor académico y sabiduría contrastada.

Esta semana ha llegado a las librerías la última obra de Borrell con el titulo ‘Los Idus de Octubre’. Un libro que narra, de forma ágil y directa, las causas y los pormenores que han zarandeado al PSOE a lo largo de estos últimos meses. Con la seriedad argumental que le caracteriza describe los acontecimientos que culminaron con la defenestración de Pedro Sánchez. Pone de manifiesto que no se puede atribuir al ex secretario general el declive electoral del PSOE, al tiempo que sitúa los problemas como una consecuencia de la gestión económica del gobierno Zapatero y la crisis endémica de la socialdemocracia europea. El ex ministro, al igual que dinamitó en su anterior libro las tesis del nacionalismo victimista, en éste niega el pecado mortal que algunos barones intentan hacer recaer sobre Sánchez para justificar así sus intentos de asalto al poder a la dirección del partido. Borrell desarticula la ‘Operación Frankestein’ según la cual Sánchez había vendido su alma a Podemos y a los separatistas por partes iguales, etc. etc.

Demasiado juego sucio ante los ojos de un político que, en su época, probó la misma medicina que hoy quieren administrar a Sánchez. Borrell se rebela contra la difamación y la campaña de acoso y derribo orquestada contra el ex secretario general. Un Borrell justiciero -y con memoria- denuncia en su trabajo las maniobras del establishment socialista y de sus voceros mediáticos. Léanlo, no se arrepentirán.

Errará quien pretenda ver en este breve artículo una promoción publicitaria del libro comentado. Nada de eso, estas líneas son un humilde homenaje a los hombres y mujeres que, como Josep Borrell, alzan su voz ante lo que consideran injusto. A este país le hacen falta mentes críticas y quijotes ilustrados.

9 Comentarios

#8 Jordi Espinet, Barcelona, 15/05/2017 - 21:26

També podria parlar dels lligams de Borrell amb els feixistes de SCC, per dir alguna cosa.

#8.1 chocolate2, Barcelona, 16/05/2017 - 12:34

Es tal Jordi Espinet parece que tiene diarrea mental o poca cultura. No se puede llamar fascistas a los que luchan por la democracia y la Constitución. La tergiversación del lenguaje y adulteración de las palabras, a sabiendas y con ánimo de ofender, sí que es de fascistas.

#7 Jordi, Barcelona, 15/05/2017 - 19:36

"Es una persona que habla claro, opina libremente y se moja cuando lo cree oportuno y necesario"...... Pero eso no significa que diga la verdad.... Uno puede hablar claro, opinar y mojarse, diciendo mil y una mentiras como ha hecho en sus publicaciones anteriores.. Por qué Borrell se escondió ante la propuesta de Sala i Martín de tener un debate?

#6 Alejandro, Barcelona, 15/05/2017 - 15:59

Gracias Sr Ferrán. Gracias porque con su escrito me reafirma en la opinión que desde siempre tuve de la inteligencia, la ética y la democracia del Sr. Borrell. Lástima que una persona como él no esté al frente del partido y al frente del Estado. Otro gallo nos cantara si así fuese.

#5 Jordi Espinet, Barcelona, 14/05/2017 - 14:48

Ei, "Genial" de la 4a. Com va el teu viatge per l'Espanya profunda, funda, funda?

#4 Protágoras, bcn.España, 13/05/2017 - 17:52

Desde que descubrieron (primero los nacionalistas y después los podemistas) que el imaginario colectivo se construye a fuerza de emociones la razón y la verdad cayó en el olvido. Lástima que haya tan pocos Borrell y tantos Mases, Iglesias y Colaus.