La Puntita · 14 de Febrero de 2017. 10:21h.

DIEGO GAFO

Tetaurantes

La historia es bien sencilla. Seis tiparracos sin experiencia previa en hostelería, e imagino bastante garrulos, cansados de que los echaran de los restaurantes, decidieron crear un local a su imagen y semejanza. Al ser más primitivos que un neandertal, no se les ocurrió otra cosa más que abrir un restaurante basado en grandes jarras de cerveza, comer con las manos y en tías buenas. Como no podía ser de otra forma, decidieron bautizar a su engendro como Hooters. Es decir, Tetazas. En la cima de su ingenio, en el logo incluyeron unos ojos de búho asemejando unos pechos. Imagino sus risas simiescas. Seguro que ahora comprenden porqué los echaban de los restaurantes ¿verdad?

Por supuesto, las trabajadoras que atienden al público son todas mujeres. El uniforme de trabajo es una minicamiseta en la que se lee el nombre del restaurante y unos pantaloncitos cortos, que no dejan nada a la imaginación. Por supuesto, las chicas deben hacer bailecitos provocativos y calentar al personal. Imagino que para que los orangutanes que visitan el antro beban más. Como ven, todo muy digno. Los responsables de la cadena aseguran —sin sonrojo— que su filosofía es la deportividad, un espíritu sano y agradable. No piensen que el negocio se ha ido al garete como cabría esperar. Al contrario. Actualmente cuenta con más de 425 restaurantes, tanto en Estados Unidos como en otros 19 países. Y ahora quieren desembarcar en España. Primero en Barcelona, pero con intención de abrir otros 15 en siete años. Como era de esperar, aquí hemos bautizado a estos tugurios como Tetaurantes. ¡Qué gracejo tenemos!

Lo más triste, quizá, es que el motivo de la apertura de estos antros es que ¡hay competencia! Están abriendo otros locales con la misma filosofía y los están robando nicho de mercado. Siempre habrá quien vea estos locales como un movimiento de liberación femenina, o como una oportunidad, ya que nadie está obligado a trabajar aquí. Evidentemente, opinan que los que estamos en contra es porque estamos cargados de prejuicios... Otros, entre los que me incluyo, pensamos que si no podemos imaginarlo al revés, es decir, un restaurante donde todos los camareros fueran en tanga marcando paquete, es que es sexista. Y lo es por la sencilla razón que utiliza el cuerpo de la mujer como mero objeto. Entiendo a los paletos macacos que crearon el producto, pero que haya gente interesada en acudir a estos lugares es aberrante. ¿Habrá alguien —que tenga aprobada la ESO— que se le ocurra celebrar San Valentín junto a su novia en este garito? ¿O realice una comida familiar inculcando estos valores a sus hijos? No olvide una máxima: Si una marca debe emplear un reclamo externo a su producto es que el producto es una basura. En una sociedad opulenta, donde tenemos cualquier cosa a nuestro alcance, todavía hay algunos que acuden a tugurios para ver mujeres semidesnudas. Lo dicho, somos unos gañanes.

Piensen.

Sean buenos.

1 Comentarios

Publicidad
#1 botifler1914, SInitaca, 14/02/2017 - 11:18

Pensar con la entrepierna es mejor que no pensar.
Mejor un gañan que un zombie.