Cartas al Director · 18 de Agosto de 2021. 10:53h.

Caminos convergentes

Fernando López Clarós

Así titulaba en la página 14 La Vanguardias el domingo 15 de Agosto, al hablar del libro de Jordi Pujol.

La verdad es que se han empeñado en crear artificialmente un camino divergente con el resto de España. No quieren reconocer nada de lo sucedido.  

Seguidamente recojo algunas de las conclusiones que se pueden extraer, al leer este artículo.

La crisis económica de Cataluña solo tiene origen en el cóvid.  La inestabilidad del procés, la inseguridad jurídica, etc.  No ha existido.

El delito de los Pujol, solo fue tener un dinerillo en Andorra. No su origen de “presunto” saqueo institucionalizado.

Si no se hubiera rechazado el Estaut del 2006, Cataluña hubiera sido leal, como lo ha sido históricamente. La culpa es del Tribunal Constitucional.

Cataluña ha tenido 125 presidentes antes de Pujol. La lista de los reyes godos que aprendimos en la escuela, eran en realidad la relación histórica de presidentes de la Generalitat.

Ahora toca seguir ordeñando una vaca llamada España, consiguiendo más prebendas que debiliten al Estado, para esperar una nueva oportunidad de seguir con el procés, con una Generalitat con más competencias y recursos.
“España quiere aniquilar Cataluña”, ellos no quieren liquidar España.

Ahora conviene decir que es bueno seguir con la mesa de diálogo, para así poder decir que España no dialoga, cuando quieran saltarse de nuevo las leyes.

Estas y muchas cosas más se deducen de este artículo del “bien engrasado” diario La Vanguardia.
Me avergüenzo de este país, que se construye sobre la deslealtad más absoluta, que se inventa sus raíces, que desprecia la lengua ajena y que adora a personajes como Pujol, que es uno de los máximos culpables de la situación caótica que padecemos.

Gracias a E-Noticies, por seguir diciendo la verdad y permitir que otros también lo hagamos. La Vanguardia me censura cuando soy demasiado claro. Ustedes no.

Fernando López Clarós

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad