Publicidad
Cartas al Director · 25 de Julio de 2018. 08:22h.

Criticando la democracia

Una cosa es defender la dictadura y otra muy diferente, señalar los defectos de la democracia. El filósofo Jason Brennan hace esto último. Dice que las personas que no entienden de política, tal vez no deberían votar. Y lo dice, porque los responsables de ciertos triunfos son precisamente estas personas. 

Con el voto de los no entendidos, triunfan opciones racistas, y movimientos nacionalistas. Si el voto de los poco informados valiera menos, el Reino Unido no abandonaría Europa, y Trump no sería el presidente de EEUU. Y en muchos lugares, los que mandan estarían en la oposición. Todo esto ocurre porque los que no pueden tener una mirada global, ni razonar sobre acciones y reacciones, ni ver las causas, ni prever las consecuencias, a menudo concentran su voto a favor de estas opciones. Esto ocurre porque tocar la fibra de estos sectores es fácil. Pasa porque para convencerlos no hay que ser objetivo. 

Una cosa es defender la dictadura y otra muy diferente es señalar los defectos de la democracia. Defienden la dictadura los que se oponen a la retirada de los símbolos franquistas. Y también los que actúan como lo hacía Franco. Critican la democracia los que querrían mejorarla.

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad