Publicidad
Cartas al Director · 28 de Julio de 2020. 12:35h.

De la testosterona, a la oxitocina. Toca cooperar

Martín Martínez

La desigualdad extrema es peligrosa. Pues, la rabia del pobre es el motor de las revueltas. La desigualdad es peligrosa y la asimetría es fea. No podemos asegurar que sea peligrosa. El cuerpo humano tiene dos partes no del todo simétricas. Una asimetría casi siempre imperceptible, y el cuerpo, funciona a pesar de ello. 

Europa también tiene dos partes asimétricas. El norte y el sur. La asimetría y la tensión derivada es demasiado perceptible. Sin embargo, los 27, han alcanzado un acuerdo: "Europa se ha endeudado para que los países más afectados puedan superar la crisis". Con este acuerdo pierden los que esperaban que las cosas empeoraran: Los que quieren que España se rompa, y los que quieren que el PSOE se hunda. 

Hace poco leía algo curioso, que me llamó la atención. Me sorprendió, tal vez, porque no domino estos temas. Esto: "Cuando los políticos en guerra, contra el estado o contra el gobierno, se vean obligados a cooperar, bajará la testosterona y subirá la oxitocina". (...). Espero que pronto, se note en sus discursos. Aclaración1: La testosterona, es la hormona de la competición. La oxitocina, es la hormona de la cooperación. Aclaración2: El discurso de Puigdemont, aún no ha cambiado.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad