Publicidad

Lo más triste de esta excelente entrevista, y que no se menciona, es que hoy, Jordi Canal no podría trabajar en Barcelona.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad