Publicidad

Me desperté a las cinco de la madrugada en el centro de las Ramblas de Barcelona. Allí, sentado en un banco, me di cuenta paulatinamente que me habían robado la cartera, móvil y reloj entre otros. Cuando fui consciente me presenté, nervioso, a los Mossos. Todo para hacer la denuncia pertinente. Ante la sospecha de que me hubieran drogado con escopolamina para robarme, los Mossos me derivaron al Hospital Clínico para las pruebas pertinentes. Allí me ingresaron durante unas seis horas y me aplicaron el protocolo establecido. Al final, y con los informes clínicos, cursé la denuncia de nuevo a los Mossos.

Esto ocurrió en junio pasado y ahora, siete meses más tarde, me llega una factura de más de 300 euros a pagar al Clínico para las pruebas médicas realizadas. Se ve que no estoy en régimen de la Seguridad Social al tener mutua a través de Muface. Hasta aquí estoy de acuerdo, y legalmente debería pagar, pero hay tres paradojas difíciles de entender.

La primera que fueron los Mosssos quien me derivó al Clínico para el protocolo médico. La segunda que el Clínico en ningún momento me informó del coste ni de la obligación de abonar ese servicio de urgencias. Y la tercera y más sorprendente, es que los recién llegados sin papeles no se les pide ningún pago por los servicios médicos y yo, que hace décadas que pago impuestos aquí, y por tanto cubro servicios del Clínico, debo volver a sufragar. Esto se llama, cornudo y apaleados. O en otro caso, ¿donde está la lógica?

1 Comentarios

Publicidad
#1 Mufacero, Mundo, 01/02/2018 - 13:50

En primer lugar acude a reclamar a tu servicio provincial de Muface. No creo que tengas que pagar al haberte derivado a un centro público las fuerzas de seguridad. En segundo lugar efectivamente pagas tus impuestos y tienes el ¿privilegio? De elegir que sanidad quieres, si pública o privada, con todas sus consecuencias.