Publicidad

El Departamento de Educación publicó el 24 de abril una resolución que afectará en el próximo curso, y muy negativamente, a la formación profesional, a su profesorado y su alumnado. Es obvio que el consejero Bargalló tiene mucha prisa en hacer demasiadas reformas rápidas ante unas posibles elecciones en otoño. Ejemplos de ello están siendo el paso de maestros de primaria a secundaria, la habilitación de centros concertados a públicos y la reforma de la formación profesional. El Departamento tiene prisa en hacer reformas a corto plazo y a la educación no se la puede mejorar con medidas inmediatas. Como otros, esta reforma de la FP no ha sido acordada ni publicada con tiempo suficiente.

El hecho es que profesorado, sindicatos docentes y sindicatos de estudiantes ven que esta resolución reducirá horas de clase, calidad y cantidad en los contenidos formativos más un claro aumento de la burocracia en las tareas del profesorado. Todo ello con una posible pérdida de puestos de trabajo entre doctos instructores. Por todos estos motivos el pasado martes 28 de mayo se presentó en la mesa sectorial un manifiesto para pedir la parada de esta resolución que perjudica gravemente la calidad y cantidad de los contenidos formativos a impartir en los ciclos profesionales.

De continuar la aplicación de esta resolución el nivel de enseñanza y formación de nuestros futuros técnicos se verá desgraciadamente descabezada, un hecho que atenta contra el valor profesional y la competitividad de un país.

David Rabadà i Vives

Professor de Ciències Geològiques.

Departament d’Ensenyament - Generalitat de Catalunya.

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad