Publicidad

Es muy curioso que la Sra. Laura Borrás ayer, se ofenda porque le falten al respeto y sienta miedo de unos señores de paisano que se manifestaban reclamando sus derechos.

No parece importarle, cuando políticos y otras personas agitados por estos en Catalunya, insultan y agreden a los policías de uniforme, actuando en  cumplimiento de su deber. 

Algunos tienen la piel muy fina, para juzgar las actuaciones de los que no representan sus sentimientos o ideología y poca empatía para los servidores públicos que garantizan nuestra convivencia.

Seguramente los policías deben sentirse muy contentos cuando les insultan y agreden, mientras los políticos, en vez de defenderles, animan a los manifestantes a generar tensión y agresiones. Tal vez le resulte aleccionador haber  probado su propia medicina.

Fernando López Clarós

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad