Publicidad
Diario de campaña · 15 de Diciembre de 2017. 17:04h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

El fichaje estrella de JxCat

Eduard Pujol

 

 

Todavía recuerdo la bronca que me echó hace unos años, por teléfono, Eduard Pujol. Ahora fichaje estrella de Junts per Catalunya. Va el octavo en la lista. Inmediatamente después de unos de los consejeros en el exilio, Lluís Puig, el de Cultura.

Habíamos publicado en e-notícies que, cuando era subdirector de Barça TV, había presentado un acto de Convergencia antes de unas elecciones municipales. Alegó que él y el entones alcaldable de CDC por Martorell, Xavier Fonollosa, eran amigos de la infancia.

Pero es que, en efecto, la nota de prensa enviada por la propia agrupación del partido decía que había presentado el acto. Y, en mi opinión, los periodistas de medos públicos o privados no pueden presentar actos de políticos.

Me pidió que descolgaramos la noticia. No lo hice. Creo que desde entonces dejó de hablarme. O, al menos, sólo lo imprescindible. La vida da muchas vueltas -y más que dará- porque Fonollosa ha acabado en la dirección del PDECAT como responsable de Área Metropolitana y su amigo de portavoz de Junts per Catalunya.

ep2.jpg

Tanto picar piedar -Martorell sigue siendo un feudo convergente, al menos en las municipales- y para mí que su amigo de alma lo ha dejado sin escaño. Si Fonollosoa no era diputado al Parlament en esta legislatura difícilmente lo será nunca vistas las expectativas futuras del PDECAT.

El tercer amigo del alma, por cierto, era el alcaldable de ERC, Adolf Bargués. Estaba clarísimo tras las últimas elecciones municipales que acabarían pactando. Fonollosa es alcalde, Bargués teniente de alcalde y Eduard Pujol ha descubierto ahora su vocación política. Mejor la ha revelado porque creo que la ha tenido siempre.

Empezó en Ràdio Martorell -a mí no me invitan ni a agua- y luego retransmitiendo los partidos del Lleida para la Ser cuando el equipo subió a primera. Más tarde entró en Catalunya Ràdio. No sé si por ser amigo de Oriol Pujol y Francesc Homs: habían coincidido en el GEN, el Grup d’Estudis Nacionalistes.

En la misma órbita estaba Joan Capdevila, de Unió, que con los años ha acabado de diputado de ERC en Madrid. También tenía amistad con una de las hijas de Jordi Pujol. Las conexiones quizá ayudan. Espero que no. Deberíamos juzgar siempre a la gente por lo que vale, no por lo que piensa.

Fue la mano derecha de Jordi Basté -incluso presentaba él el programa los viernes- cuando se emitía el No ho diguis a ningú pero cuando éste se fue a Rac1 no se lo llevó. Cuando llegó el tripartito estuvo unos meses en el purgatorio. Entonces sí que me contaba cosas. Era la época de Montserrat Minobis. Yo me lo habíe encontrado entonces alguna vez en bicicleta.

Hace poco el colega de El Mundo Rodrigo Terrasa publicó un reportaje sobre la prensa en Catalunya y me pidió mi opinión: le dije que era más fácil hacer carrera si eres soberanista. Siempre tienes un colchón. Cuando la prouncié pensaba, entre otros, en Eduard Pujol. Nunca sé si su carrera profesional, meteórica todo hay que decirlo, ha sido por méritos profesionales o políticos visto el desenlace final.

Como en Catalunya Radio no tenía futuro lo colocaron de director en Barça TV durante el mandato de Laporta cuando Jordi Badia era jefe de prensa. A cambio, cuando Laporta se lo sacó de encima por conspirar con la oposición y los medios durante la moción de censura, Badia entró como jefe de prensa del Ayuntamiento de Martorell con Salvador Esteve de alcalde. Jordi Badia, que ha acabado siendo alcalde de Calaf por ERC, ni siquiera vivía en el muncipio.

Eduard Pujol acabo siendo reemplazado por Vicent Sanchis. Otro crack, sólo hay que ver las entrevistas que hace en TV3 a la oposición. Se le nota tanto. El crítico de televisión Ferran Monegal lo definía este viernes en su artículo en El Periódico con estas palabras: “Es un artista, mitad gladiador, mitad timbaler del Bruc. Vive por y para el agitprop de la misa processista. Gran idea ponerle de director de TV-3”.

Pujol entró después de adjunto a la dirección en Rac1. Asistí un día a la presentación de la temporada y no me quedaron claras sus funciones. Parecía que ejerciera de ayudant del fotógrafo -en esa ocasión Pedro Madueño, el de las escaleras- porque ayudaba a las estrellas a ponerse bien para la foto.

Cuando Eugeni Sallent se fue a la dirección de TV3, propuso a Eduard Pujol de sustituto. Al fin y al cabo son de la misma cuerda. Sallent, que antes había sido gerente de Catalunya Ràdio, dejo la cadena en febrero del 2016. Espero que no esté trabajando para Mediapro porque sería incompatible.

Sea como sea con Eduard Pujol de director, Rac1 ha conseguido los mejores resultados de audiencia de su historia. Aunque no sé si es por su labor profesional al frente de la emisora o porque es un barco que funciona sólo. En todo caso innovo algunas cosas como la ràdio cap per avall: en la que los presentadores se hacían cargo, por un día, de un programa que no era el suyo.

Me sorprendió que, cuando anunció su pase a la política, no hubo en La Vanguardia ni una línea de agradecimiento. Apenas una frase en la crónica de política. Pero ni siquiera pusieron su foto. Prefirieron poner antes a Pilarín Bayés, Marina Geli, Jaume Cabré o Anna Tarrés. Tampoco un semáforo verde o unas palabras de agradecimiento.

En todo caso, el pase de Eduard Pujol de la dirección de Rac1 a portavoz de Junts per Catalunya pone de manifiesto los vasos comunicantes que hay, en Catalunya, entre la prensa y el poder político. Si la prensa fuera más independiente seguramente no hubieramos llegado a la vergüenza de ver como nos aplicaban el 155 y nos convocaban elecciones desde Madrid.

Y una pregunta inquietante: ¿Si el director de Rac1 va en la lista de Puigdemont qué neutralidad tiene la emisora del grupo Godó? Sin saberlo, Eduard Pujol ha puesto en entredicho todo los programas: no sólo los informativos sino también los de entretenimiento o hasta las tertulias.

Su primer acto público fue un debate en la Pompeu en el que llamó “neofranquistas” a los de Ciudadanos. Inmediatamente pensé: ¿Cuando era director de Rac1 qué hacía si saludaba a Arrimadas, Iceta o Albiol antes de ser entrevistados? ¿Iba raudo al lavabo para descontaminarse la mano?.

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Telamarinera , Vilanova, 16/12/2017 - 09:07

Con lo cómodo y agradecido q es ser soberanista cooperativo, sus reflexiones son valientes.
El tejido urdido para servir (saquear) a CAT, no a los catalanes, espero sea objeto de otra Enciclopedia. No habla de comisiones; hablo de sueldos, subvenciones......”el pesebre, es inmenso”.