Publicidad
La Puntita · 6 de Agosto de 2020. 08:00h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Así no, Majestad

Se veía venir que, con la filtración casi permanente de presuntos affaires de la vida del rey emérito, iba a suceder algo, pero no se sabía que. Por eso, cuando me enteré por los medios que Juan Carlos de Borbón se había marchado de España me quedé perplejo. Y me parece que como yo cienos de miles de conciudadanos.

Es cierto que con el reguero de noticias que han ido saliendo en los últimos tiempos sobre supuestas actividades poco virtuosas del emérito se podía prever algún movimiento en la cumbre, pero no parecía que sería tan pronto ni tan contundente.

Con esta iniciativa de poner tierra (o mar) de por medio el Borbón está admitiendo de manera tácita que, efectivamente, hizo cosas que nunca debería haber hecho. A los ciudadanos poco nos ha de importar que los hechos que se le atribuyen fueran en el ámbito público o en el privado. Tampoco nos ha de importar que ocurrieran antes o después de su abdicación a la Corona. Hay cargos de los que uno no se desprende hasta que se muere, y en ocasiones ni así. 

En la carta que Juan Carlos envío a su hijo, el Rey Felipe VI, decía que: “…guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a las instituciones y a ti como Rey, te comunico mi medida decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España…”

Sobre los asuntos de faldas nada voy a comentar porque, aunque sean poco o nada edificantes, pertenecen a la esfera personal. Otra cosa son las supuestas irregularidades fiscales, y ahí sí. Como ciudadano que paga sus impuestos y cumple sus obligaciones con todas las administraciones, necesito y quiero saber que hay de cierto y de falso en lo que se ha publicado sobre el particular.

Como no puede ser de otra manera, mientras no haya un pronunciamiento jurisdiccional, al rey emérito como a cualquier otro ciudadano, le protege la presunción de inocencia; y, por lo tanto, nadie le puede privar de su capacidad de libre movimiento.

No obstante, por pura dignidad, si el emérito ha cometido alguna irregularidad al realizar sus operaciones financieras, lo que debería haber hecho es salir corriendo a regular su situación con el fisco, porque Hacienda somos todos y como él mismo dijo en alusión a su yerno Iñaki Urdangarin, “todos somos iguales ante la ley”. Ese sería el mejor servicio a los españoles. Y es que, claro, si el ciudadano Juan Carlos de Borbón no cumple con sus obligaciones fiscales, la pregunta es obvia: ¿Por qué tenemos que hacerlo el resto de ciudadanos?

Esta crisis, se quiera o no, acabará salpicando a la Corona. De hecho, ya está ocurriendo. La Monarquía es una institución basada en la transmisión histórica mediante lazos de sangre. Y lo que menos necesitamos en estos momentos es añadir a las crisis que estamos soportando, como la de la organización territorial, la social y la económica (ocasionadas estas dos por la pandemia), la de la jefatura del Estado.

A los agoreros de turno como, Pablo Iglesias, les ha faltado el tiempo para hablar de “huida al extranjero”, y la alcaldesa Colau ya ha pedido “que se someta el apoyo a la Monarquía a referéndum”. ¿Cuándo nuestros gobernantes tendrán sentido de Estado y de la oportunidad política?

Desde luego, el gobierno ha de dar explicaciones claras y transparentes del estado de la situación a la mayor brevedad posible. Hay que dar garantías de que Juan Carlos de Borbón atenderá los requerimientos de la justicia si estos se llegan a producir. Otra cosa sería letal para nuestro modelo institucional y, con toda seguridad, la Monarquía parlamentaria quedaría seriamente afectada.

Además, como miembros, que somos, de una sociedad madura y compleja tenemos derecho a saber. Y en esta ocasión no valdrá con un “lo siento, me he equivocado y no volverá a suceder”.

Soy republicano por tradición familiar, por credo político y, sobre todo, por convicción. No quisiera dejar este mundo sin ver el advenimiento de la III República española, pero como diría aquel personaje de triste recuerdo: “ahora no toca”.

 

Bernardo Fernández

 

 

 

 

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#3 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 08/08/2020 - 00:35

"Otra cosa son las supuestas irregularidades fiscales, y ahí sí. Como ciudadano que paga sus impuestos y cumple sus obligaciones con todas las administraciones, necesito y quiero saber que hay de cierto y de falso en lo que se ha publicado sobre el particular."
En cambio no le preocupa lo de Pujolone. Más que curioso.

#1 pepe, andorra, 06/08/2020 - 14:57

caballero, no entre al trapo, con amigos como usted, la monarquia no precisa enemigos, el Rey sigue siendo Rey aunque no reine, en lugar de hacer seguidismo de la manipulacion, como distraccion del desastre de gobierno q tenemos, lease la constitucion, el rey no ha cometido ningun delito, y es el unico español q podia mandar al cuerno ha hacienda