Publicidad
La Puntita · 22 de Enero de 2018. 12:43h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Avergüenza ir por el mundo diciendo que eres catalán

 

Empieza a dar vergüenza ir por el mundo diciendo que eres catalán. Yo, cuando era joven, siempre decía: “‘I’m Catalan”. En plan Pau Casals. Aunque luego tenías que explicar que Catalunya estaba en la Península Ibérica. "Arriba, a la derecha", aclaraba. Y que forma parte del Estado español.

Este verano mi mujer y yo hicimos un periplo por los países bálticos -periplo, que no crucero- y ya cambié de fórmula: “I’m from Barcelona”. A pesar de que el proceso también ha dado al traste con la imagen de la ciudad. El ayuntamiendo anda ahora poniendo anuncios en televisión sobre lo acogedora que es. Y he visto con mis propios ojos el bus turístico medio vacío.

Porque a Pujol, corrupto o no, lo recibían en todas partes. Los emperadores de Japón y el rey de Marruecos. El presidente de Rusia (Boris Ieltsin), de Argentina (Raúl Alfonsín) o de Egipto (Hosni Mubarak). Incluso los primeros ministros de China, Holanda, Bélgica, Hungría, Portugal o Suecia.

Desde luego, también todo los líderes europeos de la época: Helmut Kohl, Jacques Chirac, Sandro Pertini, Romano Prodi, Jean-Luc Dehaene o Ruud Lubbers. Hasta lo recibió George Bush padre en la Casa Blanca. Supongo que en este case pagando un pastón a uno de esos lobbies que se mueven tan bien por Washington

Puigdemont lleva casi tres meses en Bruselas y no lo ha recibido ni el conserje del edificio Berlaymont, sede de la Comisión. De hecho, ya fue de viaje oficial a Bélgica cuando era presidente y no pasó de la Feria Floral de Gante. Eso sí, lo atendió el alcalde de la localidad. Nacionalista flamenco para más señas.

Los procesistas alegan que a Pujol lo recibían porque no iba pidiendo la independencia. Y es verdad. Pero tampoco fue fácil poner en el mapa una simple “comunidad autónoma de España” en expresión del propio expresidente. Al principio lo confundían con el presidente de Generali. La multinacional italiana de seguros que, todo hay que decirlo, dio su primer empleo a Franz Kafka.

¿Cuál era el secreto? Él mismo lo cuenta en sus memorias: “Haciéndolo bien. Muy bien” (1). “A las naciones sin estado -añade- la vida nos es muy difícil. Tienes que ir por el mundo con mucho tiento, hemos de tener muy elaborado el mensaje que queremos hacer llegar porque si no fácilmente nos pueden ignorar” (2).

Con Puigdemont, pues, lo tenemos muy difícil. El hombre sigue en Bruselas animando al Girona, yendo a la ópera -por obligación según su abogado-, colgando vídeos de Hitler y haciendo tuits a diestro y siniestro. También declaraciones fuera de lugar. Como aquella de que la UE era un “club de países decadentes”. Secundada incluso por Pilar Rahola en directo durante un programa en TV3. Vatua l'olla, Pilar!.

En realidad, lo han advertido repetidamente el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker; el del Consejo Europeo, Donald Tusk -y eso que es polaco como nosotros-; y el del Parlamento Europeo, Antonio Tajani: que así no vamos a ningún lado.

Sin olvidar a jefes de estado o de gobierno como Merkel, Macron o Valls, entre otros. El último en sumarse a las advertencias hace apenas una semana ha sido el vicepresidente Frans Timmermans, un viejo zorro de la política europea.

Yo lo digo siempre: no es que los catalanes no podamos romper con el marco constitucional español si hay una holgada mayoría social. Al fin y al cabo, los norteamericanos rompieron con los británicos y no les ha ido tan mal. Lo que no puede ser es plantearlo con menos de la mitad del censo electoral: el 47,7% según las últimas elecciones.

El soberanismo permanece estancado en los dos millones de votos. Y no se puede hacer la independencia con la mitad del país. De aquí vienen todos los males. Haríamos bien los catalanes en pasar página, mirar hacia adelante, olvidar a Puigdemont e intentar recuperar en la medida de lo posible la imagen de seriedad que tuvimos antaño.

Hay que empezar a reparar ya los daños que ha dejado el proceso. O serán irreparables.

 

(1) Página 353 del segundo volumen de memorias: “Temps de construir (1980-1993), Proa, Barcelona 2009

(2) Op. cit página 352

 

Publicidad

45 Comentarios

Publicidad
#31 Bernat, Barcelona, 29/01/2018 - 20:14

I si no fos per l'Estat Espanyol, Catalunya seria un país paupèrrim, una vergonya com diu la notícia. L'estat Espanyol sempre a mirat d'afavorir en tot el que ha pogut i més a Catalunya, és història, les guerres, el dret de conquesta, el centralisme extractiu...etc. això només són llegendes mal intencionades. Espanya generosa i gran

#30 Bernat, Barcelona, 28/01/2018 - 19:32

En canvi, quin orgull anar pel món i dir que ets espanyol! La marca España té un gran prestigi i admiració per tot arreu del món, quina satisfacció ser español! no cal dir res més, quedes com un privilegiat de la vida, un exemple de grandesa i honorabilitat, una excel.lència incomparable! fantàstic!

#29 Pepón, Bcn, 26/01/2018 - 09:24

"Lo que no puede ser es plantearlo con menos de la mitad del censo electoral: el 47,7% , según las últimas elecciones." Error. Correcto si es sobre el voto emitido pero si es sobre el censo es un 39%. Y eso en unas elecciones autonómicas, que la gente vota sabiendo que no va a pasar nada. Con la amenaza de irte de la UE ese 39% baja al 30% o más.

#28 Pepón, Bcn, 26/01/2018 - 09:19

Yo hace ya muchos lustros que digo que soy de Barcelona, España. Que es lo más fácil de identificar para los extranjeros. Si viene un alemán y nos dice que es de Hesse o de Renania Westfalia qué pensaríamos?

#27 Jaume , Balaguer, 25/01/2018 - 20:47

Molt be la reflexio diriem que molt correcta entre línies però als catalans la majoria de l'estat ens tenen nomes per sostenir el benestar de les autonomies mes desfavorides i després de molts anys de pagar i pagar nosaltres ens hem convertit gairebé en l'autonomia més feble i enrraderida en tot i les diferències entre el que aportem i rebem e

#27.1 Juanico, Barcelona, 26/01/2018 - 17:12

Això no interessa, Jaume, em aquest s notícies....

#27.2 pepe.----, andorra, 30/01/2018 - 13:31

a los catalanes solo? y a los madrileños y a los riojanos y a los baleares.....Si la region española de Cataluña no ha hecho mas q ir hacia abajo desde la transicion se debe unica y exclusivamente a los gobiernos separatistas de pujol y sus mamporreros. La autonomia de Cataluña ya ni siquiera esta entre las q mas aportan. Es la cuarta.....

#27.3 pepe.----, andorra, 30/01/2018 - 13:32

y todo gracias al separatismo y a la ruina q supone el mantenimiento de los pesebres de los politicos, llamadas en España, autonomias, q deberian estar todas cerradas.