Publicidad
La Puntita · 22 de Enero de 2020. 17:18h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Balance de daños

Todavía es pronto para hacer un balance del proceso. 

Incluso a pesar del tiempo transcurrido.

Pero vamos a intentarlo.

La clase dirigente se cargó, de entrada, la posibilidad de que Catalunya sea independiente

Al menos a corto y medio plazo. A largo ya no lo sé.

Quizá los hijos de Junqueras, de Rull, de Turull, de Cuixart lo vuelvan a intentar dentro de quince o veinte años traumatizados por lo que les pasó sus padres.

Soy incapaz de pedecir el futuro.

Pero, de momento, parece imposible.

Fíjense que los objetivos del proceso ahora son sacar a Junqueras de la cárcel, que el Parlamento Europeo no apruebe el suplicatorio de Puigdemont, que el Gobierno español se siente a una “mesa de diálogo”. Una foto con Torra en Palau, en definitiva.

Que lejos quedan los días de la DUI, de la República, del marxem. De cuando íbamos -iban- de machotes.

Sólo hay que ver como han modulado el lenguaje.

Ahora hablan de “conflicto político”, de "negociación", de “sit and talk”.

Pero no sólo se han cargado la posibilidad de independencia sino que se han cargado una cosa todavía más importante: el futuro de Catalunya.

Ya no mencionó los daños políticos, económicos, sociales.

La marcha de empresas, la fractura social, el cabreo, el bloqueo político, la parálisis legislativa, la inseguridad jurídica.

Los daños morales serán superiores a los materiales y tardarán todavía en salir.

Me refiero a que lo hemos tirado todo por la borda apenas 40 años después de recuperar el autogobierno.

Se puede discutir si era poco o mucho. Y desde luego no era la independencia.

Pero comparado con otros regiones de la Unión Europea el nivel de autogobierno era notable: competencias en eduación, sanidad, función pública, medios de comunicación.

¡Hasta en prisiones! No las tienen ni los vascos. ¡Y una policía propia!

Teniendo en cuenta por otra parte de que ha sido el período de más autogobierno en los últimos 300 años.

¿Valía la pena jugárselo todo a una carta?

La famosa Ley de Transitoriedad derogaba hasta el Estatut.

El último en hacerlo fue Franco en 1938, cuando sus tropas estaban a las puertas de Lleida.

Por lo que respecta a los daños materiales se han cargado también varias cosas construidas trabajosamente desde la Transición.

De entrada la Función Pública. Al fin y al cabo el funcionariado tiene que ser neutral.

Aquellas imágenes de funcionarios recibiendo con aplausos a Ernest Maragall y Chakir El Homrani tras la levantamiento del 155 hicieron mucho daño.

¡Hasta los funcionarios del Parlament han protagonizado actos a favor del proceso!

Me ahorro polémicas sobre los lazos amarillos o la utilización de espacios públicos porque son de sobras conocidas.

En segundo lugar, se han cargado también TV3 y Catalunya Ràdio.

La Corpo se ha convertido en una correa de transmisión del proceso. Más aún: en su conciencia crítica. Al que se desvía un pelín lo atizan.

Además, todo el mundo sabe que una televisión pública con 1.500 trabajadores no es sostenible. Tarde o temprano alguien tendrá que tomar decisiones.

Se ha cargado en tercer lugar los Mossos. El despliegue de los Mossos -pactado por Pujol y Felipe González- está pillado con pinzas porque ni siquiera fue corroborado con una ley orgánica.

Las declaraciones de estos días del mayor Trapero en la Audiencia Nacional -al que le deseo mucha suerte desde aquí- confirman al menos una cosa: ¡nadie se atribuye la paternidad del proceso! ¡Ahora nadie sabe nada! ¡Fue por arte de magia!

Lástima que el mayor no dijera antes, cuando ejercía su cargo, que la DUI era una “barbaridad”.

Todo el mundo calló. En fin, la justicia tendrá que decidir ahora -hay más causas abiertas- si los Mossos se pusieron de perfil.

Sospecho que, entre la fidelidad al poder político y al poder judicial, optaron por el primero.

Pero hay que ser conscientes de una cosa: un Estado -cualquier Estado- difícilmente tolerará titubeos en un cuerpo de 17.000 personas armados hasta la cintura.

Por último, el proceso se ha cargado la escuela catalana. No entró en las polémicas periódicas de si adoctrina o no.

No tengo pruebas aunque tengo sospechas. Al fin y al cabo en cualquier aturada de país -nombre con el que llamamos aquí a las huelgas generales- es la consejería que más se apunta a la protesta: hasta un 30%.

O recuerdo aquella vez que detuvieron a dos alcaldes de la CUP por el corte del AVE. Eran profesores ¿Qué deben enseñarles a los alumnos?.

Tengo incluso mi propia experiencia personal porque algunos de los que me han insultado más y más vehemente en twitter son … ¡maestros!

Pero no sólo nos hemos cargado el sistema escolar, nos hemos cargado una cosa más importante: la educación.

La cultura del esfuerzo, el principio de autoridad, el respeto a la propiedad. Todos ellos factores necesarios para la cohesión social y el progreso. A pesar de su mala fama.

Catalunya se ha convertido en un país en el que se puede cortar la Meridiana -una de las principales arterias de Barcelona- durante cien días sin que pase nada.

¡Al contrario, todavía sales en TV3!

O en el que los trenes están llenos de grafitis diez años después del traspaso de Cercanías. Nadie se atreve a tomar decisiones. A gobernar.

Felicidades a todos, hemos hecho el negocio de las cabras.

Desde luego, sobre todo, a los dirigentes que nos llevaron hasta aquí.

Pero también a los que no se atrevieron alzar su voz a tiempo como el mayor Trapero, el exconsejero Santi Vila o el extitular de Interior, Jordi Jané, entre muchos otros.

Tiempo habrá de hacer la lista completa para que nuestros hijos o nietos sepan quienes fueron los responsables.

No sólo por activa sino también por pasiva.

- ¿Papa, tú que hiciste durante el proceso?

- Calle

Los que callaron, en efecto, fueron casi tanto o más responsables como los que llevaron la voz cantante.

El daño ahora ya está año. Y tardaremos mucho tiempo en arreglarlo. Quizá incluso décadas. Si tiene solución.

 

Publicidad
Publicidad

15 Comentarios

Publicidad
#12 josep miquel, calella, 27/01/2020 - 12:59

Molt be la seva constatció del que estan fent alguns mestres. Recordo com es vanagloriava un mestre el dia 2 d´octubre , del morat que portava , per haver-se enfrontat a la Guardia Civil en un col.legi de fora del su poble. Cal reflexionar seriosament el que estant ensenyant mestres com aquest.

#11 recordad6y7septiembre, Barcelona is not Catalonia. Fuera colonos catalanes de Barcelona. Cataluña nos roba miles millones, 27/01/2020 - 09:39

el patriotismo catalanista acérrimo siempre ha sido el modo de asegurarse buenos ingresos para esa burguesía catalana que vive exclusivamente del dinero público en lugar del esfuerzo empresarial y que han sido los impulsores, desde siempre, de la creación de un clima de victimismo entre la población bienestante del que sacar buenos réditos

#10 Laughter, L'H - España, 23/01/2020 - 22:16

Sr. Rius: TV3 tiene 2.300 trabajadores y no 1.500 como refleja su artículo

#9 pepe, andorra, 23/01/2020 - 14:14

La cultura del esfuerzo, el principio de autoridad, el respeto a la propiedad, es curioso, pero precisamente las tácticas militares de JFC Fuller indicaban q las nuevas guerras no se harían con tanques, si no con ingeniería social, han hecho el experimento en Argentina y Mexico y ahora con esos resultados han pasado a Europa. IKE was right....

#8 pepe, andorra, 23/01/2020 - 14:13

Estamos de acuerdo en q el Mal no mola nada, pero hay una clase de Mal todavía peor q el Mal mismo y me estoy refiriendo a la indiferencia de las buenas personas, ese mal es el peor de todos.