Publicidad
La Puntita · 23 de Abril de 2019. 07:34h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Carta a un indeciso

Señor indeciso: según un estudio del CIS, hecho público hace un par de semanas, usted forma parte de una legión de ciudadanos que aún no han decidido si irán a votar en las elecciones generales del próximo 28 de abril y, si va, por quien lo van a hacer.

Son ustedes más del 40% de las personas con derecho a voto en esos comicios. La cifra inquieta porque son diez puntos más que en 2016 y se equipara con los indecisos de 2015 que fue el récord desde los años noventa. O, dicho de otro modo: unos quince millones de personas aún no han tomado una decisión.

Desde luego razones no les faltan: corrupción, falta de liderazgos sólidos, inexistencia de auténticos hombres de Estado, promesas incumplidas… En definitiva, el alejamiento de los políticos de los verdaderos problemas de los ciudadanos ha generado la desafección a la política. Las consecuencias son evidentes:  la indiferencia y la indecisión que a menudo se acaba convirtiendo en abstención.

Sorprende la diferencia de orígenes socio políticos de los integrantes de ese macro club del no sabe no contesta. Quienes más reticentes se muestran son los jóvenes de menos de 24 años. Lo mismo ocurre con las mujeres. Sin embargo, las estadísticas nos dicen que al final los jóvenes votan menos y las mujeres igualan en porcentaje de votación a los hombres.

Resulta llamativo que la indecisión gane adeptos entre gente con estudios. En 2008 los indecisos se repartían por igual entre gente con formación o sin ella. En cambio, desde 2015 se está detectando un fuerte aumento de las personas que no sienten “ningún interés por la política” entre votantes potenciales con mayor nivel académico.

La política tiene razón de ser cuando sirve para mejorar la vida de las personas; si no, no es política, es otra cosa. Lo estamos padeciendo en primera persona con propuestas no solamente imposibles, sino, también, excluyentes. Ha llegado el momento de pasar página y apostar por un proyecto integrador.

Es preciso que el próximo 28-A elijamos a unos gobernantes que se marquen como objetivo la calidad en la sanidad y en la educación, que crean en la innovación con la misma intensidad que en la justicia social. Necesitamos que las pensiones de los mayores además de ser dignas estén garantizadas. De la misma manera que necesitamos y queremos a las mujeres en igualdad con los hombres.

Nuestro país se ha de abrir al mundo y hemos de hacerlo basados en la igualdad y la justicia social. Si queremos afrontar los grandes retos de la sostenibilidad y la globalización, solo con políticas públicas de calidad y fuertes inversiones en I+D+i, podremos aspirar al éxito.

La visión reduccionista de las amnistías fiscales a aquellos que nos defraudaron a todos; al igual que las reformas laborales que solo favorecen al empresariado rancio y sin capacidad de renovación no tienen viabilidad alguna. No podemos volver al pasado, ahora nos toca encarar el futuro.

Hay quien dice que estas elecciones son las más importantes que hemos tenido nunca. Todas lo son porque de un modo u otro nos marcan el camino a seguir. Cada una en su ámbito. Incluso en las que se escoge al representante de la comunidad de vecinos tienen su importancia. Como se elija a un plasta obsesionado en reformar la fachada y adornar la escalera estaremos apañados, nos dará el año.

Pue bien, algo parecido puede suceder si escogemos a unos individuos para que nos gobiernen con mentalidades retrogradas. Nos retrotraerán a la España casposa y mojigata. La ley del aborto de 1985, las mujeres atadas a la pata de la cama, una buena sanidad para quien se la pueda pagar, más pobreza, más precariedad y hasta un 155 indefinido si genera rentabilidad partidista, son el armazón del programa electoral que presentan en estas elecciones.

Por todo eso señor votante indeciso, le pido que lo piense tanto como quiera, pero que el 28-A vaya a votar y vote pensando en el futuro, no pensando en aquella España de charanga y pandereta que pasó y nunca más ha de volver.  

Confío en usted y espero que no me defraude.

Atentamente, 

Bernardo Fernández

Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 Bolskan, Alnorte, 25/04/2019 - 09:04

Menos cuentos con el mensaje del miedo, que aburrís a las vacas. Soy de izquierda, y el problema que tengo para votar no está en la derecha, está en la izquierda. Venga hombre, llevamos desde Alfonso Guerra al grito de "que viene la derechona". Presentad un programa creible, coherente y cohesionado para toda España y dejad de culpar a los demás.

#2 pere, Barna, 24/04/2019 - 16:18

Otro artículo lleno de lógica y sentido común de Fernández. Como ganen las derechas y puedan formar gobierno lo harán y, entonces, haremos un viaje en el tiempo de 50 años... atrás

#1 Lula, Bcn, 24/04/2019 - 11:02

¿"Empresariado rancio"?..... ayyyy... del grande ni queda... y el pequeño ya es clase sufriente ... aquí ya solo viven bien los que chupan de la gran teta pública y tienen sueldos más altos que directivos y desde luego mucho más que muchos empresarios. Que hay que tener valor para ser emprendedor hoy en día....