Publicidad
La Puntita · 31 de Octubre de 2020. 21:13h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Catalunya ¿la nueva Francia?

 

¿Puede pasarnos lo que está pasando actualmente en Francia?

1) Al fin y al cabo somos la comunidad autónoma con más musulmanes de España. Unos 600.000. Nadie lo sabe a ciencia cierta porque los sin papeles no salen en las estadísticas y los nacionalizados -tras diez años de residencia oficial- dejan de salir.

2) Los papeles de Wikileaks demostraron ya en el 2010 que Catalunya es una de las bases del islamismo radical en Europa. ¿Se ha hecho algo desde entonces más allá de la estricta vigilancia policial?

3) Mohamed Atta durmió en dos hoteles de Salou antes de emprender el viaje a Estados Unidos en el que acabaría estrellando un avión de pasajeros contra una de las Torres Gemelas de Nueva York, según el The 9/11Comission Report, el informe que elaborado tras los ataques. A ver si no va a ser casualidad que pasara por la Costa Dorada.

4) Los salafistas controlan en Catalunya una de cada tres mezquitas según una información de El País del 18 de junio del 2016. Nadie lo desmintió en su día. Recuerdo que pregunté entonces, sucesivamente, a los consejeros Homs, Munté y Jané. Nadie supo qué decirme. Todos escurrieron el bulto. El primero hasta pidió "respeto" para el salafismo. El salafismo no supone necesariamente gihadismo pero no deja de ser una visión radical del Islam.

5) El atentado de las Ramblas confirma que hay musulmanes catalanes -o catalanes musulmanes- impermeables a los valores occidentales e incluso capaces de bajar a toda velocidad por las Ramblas haciendo zig-zag para matar a cuanta más gente mejor: niños, mujeres, hombres.

6) El gobierno catalán -y en general todas las administraciones- ha mirado insistentemente hacia otro lado. La política de inmigración de la Generalitat no ha cambiado nada en los últimos años. La prueba es que el máximo responsable, Oriol Amorós, d’Esquerra, ya tenía el mismo cargo con el tripartito. Con CiU estuvo en manos de un hombre de confianza de Àngel Colom, Xavier Bosch, exsecretario general del PI.

7) Bajo la presión ambiental -medios de comunicación, ONGs, Síndic de Greuges, Ada Colau- se ha primado más una política de papeles para todos, refugees welcome, cerrar los CIEs, que de dar derechos pero exigir también deberes.

8) Tras el atentado de las Ramblas ya se vio que se había pecado de exceso de confianza -seguramente basado en la tradición de acogida de Barcelona- porque el Ayuntamiento hasta desoyó la recomendación de Interior de instalar bolardos en las vías más concurridas tras los atentados de Niza o en un mercado navideño de Berlín. Ambos con vehículos, no armas de fuego.

9) En pleno proceso -faltaban dos meses para el referéndum- ni las autoridades ni TV3 extrajeron conclusiones tras el atentado. No ha habido una investigación independiente -como si hicieron los Estados Unidos después del 11-S- y continuó lanzándose mensajes optimistas ("No tenim por") en vez de intentar hacer frente al problema.

El Ayuntamiento de Ripoll y el resto de autoridades también miraron a otro lado cuando se demostró que la familia de los terroristas e incluso una parte de la comunidad islámica de la localidad percibió la radicalización de los jóvenes. El imán de Ripoll, Abdelbay Es Satty, hablaba abiertamente en la mezquita de yihad, de lucha armada y de "matar infieles”. Y la hermana de uno de los abatidos decía una cosa en público y practiba otra en privado.

10) La política de la Generalitat ha sido de una tremenda ingenuidad. O más que ingenuidad se ha basado más en razones electorales con la esperanza de que los nuevos catalanes se sumen al electorado de las respectivas formaciones políticas en cuanto puedan votar -en su mayoría de izquierda- o incluso al proceso. ERC incluso promovió a un dirigente de origen a magrebí a consejero -que lo hizo pésimamente con las residencias- como muestra de superación y ascensor social. A los inmigrantes, por supuesto, tanto les da pertenecer a España o a una hipotética República Catalana mientras puedan tener papeles.

11) Catalunya favoreció la inmigración musulmana en detrimento de la latinoamericana. El catalanismo -el pujolismo- pensó que los latinoamericanos eran una amenaza para la lengua. Que como ya tenían el castellano no tendrían necesidad de aprender catalán. Y que, en cambio, los magrebíes lo aprenderían a la larga y se integrarían. Craso error a la vista de los acontecimientos.

La verdad es que la primera vez que yo oí esa teoría me pareció absurda. Fue durante un míting de la ultra Plataforma por Catalunya en l’Hospitalet durante la campaña de las elecciones del 2011 que fui a cubrir porque ya se veía que podían entrar en el Parlament.Con 75.000 votos estuvieron a punto. Lo dijo el doctor Armengol, un médico de El Vendrell que había alcanzado cinco concejales. Un tipo curioso porque, pediatra, había estudiado en Lovaina.

Puede objetarse que esto es una impresión personal o incluso que el orador lo dijo en el calor de un acto electoral pero un día, hablando con un alto cargo de Extranjería, me remitió a los hechos: la Generalitat abrió la primera oficina para atraer inmigración en Casablanca (Marruecos) y nombró al citado Àngel Colom. Cuando el tripartito la cerró, Colom se quedó en el país donde abrió una champañería. No entendí nunca que un local así pudiese ser negocio en un país islámico donde está prohibido beber alcohol. Pero él sabrá.

Recuerdo también una sabatina de Gregorio Morán en La Vanguardia en un lejano ya 2010, hace ya diez años. Decía así:

"En Catalunya, en mayor medida que en el resto de España, se da la particularidad de que la emigración musulmana, magrebí en su mayor parte, fue promovida con mayor benevolencia que la latinoamericana, por razones políticas. Los cerebrinos mandris del pujolismo juzgaban más útil la integración de quienes debían optar por una lengua nueva, que aquellos que traían su condición de castellanohablantes”.

“Que yo sepa -continuaba-, no se llegó a formular de manera explícita, pero sí se llegó a practicar de manera implícita. Y así hoy se da la más surrealista de nuestras paradojas, y es que las zonas catalanas donde se vive más directamente del cerdo y sus derivados están dominadas por el islamismo militante. O lo que es lo mismo, los trabajadores abominan todo lo que producen. ¡No me dirán que no parece humor negro!” (1)

Para mí, lo que diga Gregorio Morán -periodista donde los haya- va a misa. Y me temo que en este caso, de nuevo, acertó. Tras haber militado en el PCE en plena dictadura y vista su impecable trayectoria profesional posterior -con varios libros a sus espaldas- nadie podrá acusarle de connivencia con el racismo, la xenofobia o la islamofobia. Es que ni siquiera con la derecha.

12) Una última reflexión final para acabar de amargarles el día. El sábado ya detuvieron en Barcelona a un magrebí por enaltecer en las redes la decapitación del profesor francés. Espero que no pasemos del enaltecimiento a los hechos. Cuando empezaron a acuchillar a gente primero en Israel y luego en Francia yo -que soy de talante más bien pesimitas- enseguida pensé en el efecto domino. Porque, para cometer semejante acto, sólo se necesita un chuchillo y voluntad de matar. Si en Catalunya hay 600.000 musulmanes, sólo que uno de cada cien -sin duda una cifra a la baja- sea radical me salen 6.000. ¿Cuántos de éstos son capaces, además, de cruzar la línea roja que separa la vida de la muerte?

Bienvenidos a la cruda realidad. Nos la han ocultado durante mucho tiempo.


(1) La Vanguardia: “Fundamentalistas son los otros”, 6 de marzo del 2010

Publicidad
Publicidad

10 Comentarios

Publicidad
#8 JOSÉ MANUEL GARRIDO GÓMEZ, BADAJOZ, 03/11/2020 - 17:20

Sigue. Mi familia fue emigrante en Alemania a finales de los años 50 y con los únicos que tenían problemas los digamos occidentales era con las personas practicantes del islam, (fuese cual fuese su nacionalidad) sobre todo en lo concerniente al sexo femenino y lo que exijian con respecto a las de su misma religión.

#7 JOSÉ MANUEL GARRIDO GÓMEZ, BADAJOZ, 03/11/2020 - 17:14

No acabo de enteder como elegimos líderes tan cortos de vista y de liderazgo. Esto no se acabará hasta que no pasemos a un sistema de elección de personas No hace falta estudiar sociología para entender en que época viven algúnos creyentes del Islam y como nos consideran a los occidentales.

#6 Gustavo, Badalona, 02/11/2020 - 14:16

Una cosa tan razonable, democrática y sensata como clausurar mezquitas radicales. Lo hacen en Francia. Por ahora sólo 3 partidos en CAT lo piden: VOX, SOMI y Front Nacional de Catalunya. Porque luego te saldrá la Miriam Hatibi de turno acusándote de racista y asegurando que ella es catalana. Con velo. Curioso feminismo. Curiosa integración.

#5 Onofre de Dip, Barcelona, 01/11/2020 - 17:45

Per a qui trobi interessant, i greu, el tema de l'islam a Europa, em permeto recomanar-li la lectura de l'obra d'en Bat Ye'or. Adjunto remeto dos enllaços:

https://es.wikipedia.org/wiki/Bat_Ye%27or

https://www.libertaddigital.com/opinion/ideas/el-apartheid-musulman-1276229692.html

Són tres volums però es poden llegir independentment.

#4 A., Barcelona, 01/11/2020 - 11:53

España (inclosa Catalunya) sempre va 7-8 anys per carrera França. Tot el que passa a França passa al cap d'uns anys a España. Sí, no estem lluny on començarem a veure zones on la Sharia serà la llei que substituirà la Constitución i l'Estatut i on viuran comunitats separades. No s'integraran i els pitjors els de tercera generació