La Puntita · 12 de Mayo de 2022. 20:16h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Centrem sin futuro

 

La exconsejera de Empresa Àngels Chacón fue elegida el pasado fin de semana líder del nuevo partido Centrem, que ella mismo ha impulsado.

La hasta hace poco secretaria general del PDECAT recibió 153 votos a favor mientras que su rival, Teresa Pitarch -la habitual tapada de Germà Gordo para estos menesteres- sólo 35, según informó Europa Press.

No se crean, no es para tirar cohetes: sólo votaron 197 personas, 14 de forma telemática y hubo ocho votos en blanco.

Personalmente no me inspira ninguna confianza. Hace apenas unos meses todavía se fotografiaba con el lema “Comprometidos con el PDECAT". O sea que imaginen.

El último exsecretario general de un partido que hizo algo semejante fue Pere Esteve, que se pasó der CDC a ERC a los inicios del tripartito. Fue recompensado con una consejería.

De hecho, Chacón fue también la cabeza de lista del PDECAT en las últimas elecciones al Parlament. Al menos sirvió para que Laura Borràs no llegara a la presidencia de la Generalitat. Obtuvieron 77.000 votos pero no entraron.

Centrem son las escorrialles de CDC, los restos del naugrafio. Los mismos que ayudaron a hundir Convergencia ahora quieren reflotarla, a ver que pillan. El catalanismo está muerto. Lo han matado entre todos.

Porque, en efecto, en la operación de rescate participan los de siempre: los de Lliures, Convergents, Lliga. Quedan al margen, aparte del propio PDECAT, el Partit Nacionalista de Catalunya (PNC) de Marta Pascal deprisa -apenas 4.500 votos el 21-F- y los de Units, cobijados dentro del grupo parlamentario del PSC.

Supongo que su gran objetivo es entrar en el Ayuntamiento de Barcelona con uno o dos concejales. Sobre todo ahora que Elsa Artadi ha dejado tirados a los de Junts a menos de un año de de las municipales y a la espera de lo que haga Sandro Rosell, al que le tientan los cantos de sirena.

Pero todos ellos tienen un problema de autoridad moral. En pleno proceso, cuando este país se dirigía a toda velocidad hacia el precipicio, no oí a nadie levantar la voz o alertar de los riesgos. Más bien al contrario.

La propia Àngels Chacón no dimitió sino que la echaron del Govern en septiembre del 2020, tres semanas antes de que el propio Torra fuera inhabilitado.

Y Santi Vila aguantó hasta el último día porque, si no, se quedaba sin nada. No era era diputado. Ahora parece que tienen mono de la política. Probablemente, a pesar de las apariencias, no saben vivir laboralmente fuera de ella.

Lo mismo pasa con la exconsejera de Empresa. Al final no han incluido el derecho de autodeterminación en la ponencia estratégica pero recuerdo aquella ocasión que, en un acto oficial en Foment con asistencia de Pedro Sánchez, no se quedó a la cena en solidaridad con los presos.

Sin olvidar tampoco aquel reportaje en La Vanguardia en el 2018. Tras la marcha de 3.500 empresas, la periodista le pregunó qué pensaban hacer. Y ella contestó: “Tenemos mucho trabajo. No subestimo la marcha de las empresas, pero no puedo quedarme encallada en eso”. ¡Y era la titular de Empresa!

Por eso, no sólo tienen un problema de autoridad moral -de liderazgo al fin y al cabo, lo primero que se exige a un político- sino que tampoco han superado el marco mental del proceso.

Es como David Bonvehí, al que he visto por última vez haciéndose una foto contra el denominado catalangate junto a ilustres cupaires como Eulàlia Reguant, Carles Riera y David Fernández; además del presidente de Òmnium Xavier Antich; o el todavía secretario general de Junts, Jordi Sánchez. ¡David, que tu partido se dirige hacia la irrelevancia! Pero de él mejor ya hablamos otro día.

  bonvehi.jpg

 

Publicidad
Publicidad

8 Comentarios

Publicidad
#9 Coque, El Centro de Tabarnia, 16/05/2022 - 10:29

"Ahora parece que tienen mono de la política. Probablemente, a pesar de las apariencias, no saben vivir laboralmente fuera de ella."

Grandisima verdad. Fuera de la política y en la empresa privada no sirven para nada

#7 Arnat, Barcelona, 14/05/2022 - 17:49

Aquesta i la camarilla que l'envolta no tenen més ambició que tornar a formar part de la secta d'estomacs agraits, col.locats amb salaris d'escandol i amb prebendes que mai podrien aconseguir al mon real. Ni arrepentiment ni mala consciencia per haver format part de la banda de farsants que va destrossar aquest territori, i ella tornaria a fer-ho

#6 Sergi Sergio, Barcelona, 14/05/2022 - 17:44

El momento de bajarse del barco y cantar las verdades fue el 6-7 de Septiembre del 2017, luego ya todo fue tarde, el mal ya estaba hecho y el desastre ya estaba en marcha.

#5 Onofre de Dip, Vigo, 13/05/2022 - 14:18

A veces pienso si no es mejor que el catalanismo haya muerto. Muchos lo añoran. Y en ocasiones un servidor también. Pero ahora sabemos realmente a qué nos enfrentamos ,y ya no podemos dudar ante la ambigüedad estratégica que el nacionalismo catalán mantuvo con tan gran provecho político durante los años de Pujol. En Cataluña y Madrid.

#4 FERRANOT, BARCELONA, 13/05/2022 - 09:35

Volent tornat a la puta i la ramoneta de sempre. Però, com que han participat en escindir en dos la societat catalana, ara no n' hi ha lloc pels tebis: o ets constitucionalista, o ets un lazi. Voler anar de gent raonable ja no val. Que s'ho haguessin pensat abans.