Publicidad
La Puntita · 30 de Mayo de 2020. 18:52h.

JAUME BARÓ I QUERALT

Abogado y Director de Seguridad

Colau: El buenismo frente a la pandemia

Si hay un dirigente ¿o dirigenta? Que haya pasado desapercibida en esta pandemia es sin dudad Ada Colau, la flamante alcaldesa que tras repetir mandato poco, o nada, ha hecho por la ciudad. Su imagen, las pocas veces que a aparecido en público, es la típica de podemita-guay, ¿Qué hay miles de muertos? No pasa nada. ¿Qué hay centenares de muertos en las residencias de ancianos? No pasa nada, ¿Qué la ciudad esta colapsada? Sigue sin pasar nada… Dirá que no es su competencia, la culpa será siempre de otros: del gobierno autonómico o central… Mientras el paro aumenta, los pequeños comercios cierran, grandes multinacionales se plantean marcharse… Y lo más desesperante de todo son dos cosas, por una parte su entorno, con la justificación del tipo “no es competencia del Ayuntamiento”, como hemos apuntado y, quizás lo peor, una oposición inexistente, no se sabe si por miedo a la pandemia, la simple gandulería habitual de la clase política o por que me temo que no sabían que hacer. Una falta de previsión total, casi todos los funcionarios en casa y cobrando, en este momento, por ejemplo siguen sin abrir archivos, bibliotecas, centros cívicos… Cerca de 200 miembros de la Guardia Urbana en confinamiento y sin EPIs ni pruebas ante el COVID 19.

Ante tal desgracia, tanta gente mayor muriendo en residencia y sola en su casa surge la pregunta ¿dónde estaban los servicios sociales del Ayuntamiento? Al final tuvo que ser el Ejercito de Tierra, sí ese que es increpado cada año en el Saló de l’Ensenyament y al que la misma Colau les dijo “no sois bienvenidos”, el que tuvo que montar varios espacios para la gente más desfavorecida. Y, como siempre la marca de la casa, su pésima educación y falta de respeto: amontonando ataúdes en parkings, ni una señal de duelo, miembros de su gobierno “festejando” que bien se está en Barcelona sin coches”.

Los trabajadores de cementerios desbordados, muchos con auténticos problemas psicológicos con lo que estaban viendo, mientras el Ayuntamiento ponía letreritos para que nos quedásemos en casa… Cuando empezamos a ver la luz al final del túnel, ¿con que nos sorprende? La enésima campaña del buenismo progre llena toda Barcelona de farolas con frases del tipo ”Ens en sortirem”, curiosamente utilizando los colores de la bandera de la II República, y para colmo de males la señora alcaldesa corta calles como le da la gana y sin avisar. Remata su gran aportación publicando en redes sociales una foto estirada en la cama y riendo. La suya no es solo una acción que raya el delito si no que es de mal gusto, ya no por los miles de muertos, si no por sus familiares. En breve esperamos que todo siga su curso, es decir una ciudad a medio gas, “gobernada” por una inútil llena de buenísimo, en el que se volverá la delincuencia, los okupas seguirán a sus anchas y los impuestos municipales por los aires. Pero tranquilos, que la alcaldesa se ha comprado, con nuestro dinero, un coche que no contamina, la acción más destacada durante esta pandemia, esta y los letreritos… Realmente los barceloneses tenemos lo que nos merecemos…

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#1 Salvador Marcer Borras, Barcelona., 30/05/2020 - 21:38

Totalment d´acord amb el seu comentari.
Entre ella i la inclita Janet Sanz aprofitant la pandemia per DESTROSSAR la ciutat.

#1.1 pepe, andorra, 06/06/2020 - 13:09

pues q la proxima vez q voten, lo hagan con la cabeza y no con la entrepierna, a mi me parece bien lo q hace colau, esta destrozando la ciudad, asi el turismo se ira a donde estaba antes, la costa brava y los precios empezaran a bajar, eso si, el nivel de impuestos tambien bajara y tendra q bajarle el sueldo a sus enchufados podemitas