La Puntita · 8 de Enero de 2023. 11:18h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

¿Cómo salir del pozo?

 

Una de las conclusiones más crueles del proceso es que los cuerdos, los críticos, los escépticos, los que tenemos los pies en el suelo en detinitiva estamos solos.

Nos han abandonado. Peor: nos han dejado tirados.

Los socialistas, en teoría el primer partido de la oposición, no ejercen tal menester.

Illa es de los que pone una mejilla y luego la otra.

En el anterior período de sesiones ya se ofreció repetidamente para pactar los Presupuestos.

Sólo consiguió desplantes.

Al final ERC y Junts lo pactaron … ¡con los Comunes!

Pero el hombre siguie insistiendo.

Parece Aragonès, que tampoco quiere elecciones anticipadas.

Lo que tendría que hacer es forzar una convocatoria electoral.

A pesar de que difícilmente arreglará las cosas.

Todo el mundo sabe que no se puede gobernar con 33 diputados de 135.

Pero a los socialistas catalanes no les interese arreglar el lío catalán, sólo la permanencia de Pedro Sánchez en La Moncloa.

Tampoco es de ahora, es de siempre.

Es la cruz del PSC.

Reventós ya no pudo dormir la noche electoral de las primeras elecciones al Parlament (1980) porque temía ganar.

Pujol lo mismo porque temía perder. La anécdota es de Tarradellas.

Luego pusieron a Obiols -que no era precisamente la alegría de la huerta- hasta tres veces.

Dormía a los votantes hasta en los mítines.

Van por el mismo camino.

Lo he dicho siempre: mientras el PSC no supere el marco mental del pujolismo en el que ellos son los malos y los otros los buenos no harán nada.

Creo que viene de Banca de Catalana y hasta de la Loapa. No han superado los complejos, los temores, la timidez adolescente.

Como mucho pueden aspirar a gobernar con Esquerra, que no es gobernar.

Ya le pasó a Pasqual Maragall, que dejó consejerías clave en manos de los republicanos.

El proceso, en buena parte, empieza ahí.

Ciudadanos está en pleno desmoronamiento.

Alentado además por unas primarias caníbales.

Los seis diputados en el Parlament hacen lo que pueden. Incluso han inaugurado una nueva sede del partido.

Pero en el 2021 pasaron de de 36 a seis. Se dejaron nada menos que treinta en el camino.

Luego los hundimientos en Andalucía, Madrid, Castilla-La Mancha.

Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Si Arrimadas se hubiera quedado al pie del cañón ahora tendría serias posibilidades de construir un alternativa.

La votarían más allá de los límites electorales estrictos. Todos los desencantados con el proceso. O la mayoría.

Vox, claro, va a lo suyo.

Sospecho que es el único partido del Parlament que sube visto el panorama.

Hacen una oposición dura al proceso. Incluso bronca.

Pero gracias a los socialistas -y a TV3- se han convertido en el proceso antisistema si por sistema entendemos el proceso.

Es como el tema de inmigración o el de la inseguridad ciudadana.

Sólo hablan ellos. Craso error.

Illa no visita los barrios problemáticos -como sí hace Ignacio Garriga- y de la inmigración no habla ni el PP.

El PP, por cierto, sólo tiene tres diputados.

Lo fían todo al efecto Feijóo pero yo no me fio ni de los efectos -¿qué se ha hecho del efecto Illa?- ni de Feijóo

Nunca sabes si viene o va. Gallego en el sentido político del termino, no geográfico.

Valents, por su parte, es un misterio.

Se lo juegan todo en las municipales de mayo.

Mejor dicho: se la juega Eva Parera en el Ayuntamiento de Barcelona.

Personalmente no me acaban de convencer. Sólo hacen que fichar a gente que ha pasado por Ciudadanos o por el PP o por los dos.

Yo, en la intimidad, les llamo el Partit dels Arreplegats.

En fin, estamos solos.

Con el agravante de que, del lío catalán, sólo saldremos los propios catalanes.

Los cuerdos, los críticos, los escépticos, los que tenemos los pies en el suelo.

Lo que no sé es cómo.

Yo sólo soy un plumilla. Como mucho un youtuber.

La alternativa tiene que salir de la propia sociedad catalana.

O, al menos, de la parte que está harta y quiere salir del pozo.

Porque no basta con pasar página como insisten los socialistas.

Hay que hacer balance de daños.

Y, sobre todo, ponerse a gobernar.

Al fin y al cabo los procesistas no es que no hayan hecho autocrítica. Es que todavía te miran por encima del hombro.

Publicidad
Publicidad

29 Comentarios

Publicidad
#15 De Catalunya a catalunyeta, Barcelona, 10/01/2023 - 07:10

Mentres hi hagin catalans amb tanta llana el clatell, i amb la llei electoral espanyola que no interessa canviar als indepes per no perdre el momium, cobrar i rapinyar per fer el gamarús tot el dia, a Catalunya ho tenim pelut, quan més anem menos valem, Catalunya cada cop més irrellevant, y lo que te rondaré morena

#15.1 Ramonet, Tarragona, 10/01/2023 - 08:59

Si per Catalunya rellevant hi entens una Catalunya que visqui amb el cap cot, dependent i posat servil....

#14 Lolo , Barcelona, 10/01/2023 - 02:06

La alternativa, como ha ocurrido tantas otras veces a lo largo de la historia en situaciones similares, es el pendulazo.
Y eso, en Catalunya, se llama Vox.
Que no se quejen luego, porque ellos también lo han alimentado.

#13 Nitato, Navarcles, 09/01/2023 - 12:29

Totalment tirats. A més no hi ha alternativa que no passi per nacionalisme (espanyol).El contrari al nacionalisme català hauria de ser el no nacionalisme,pero ens trovem amb partits que competeixen en veure qui la té més grossa(la bandera). Els socialistes han abandonat totalment aquest paper i l'esquerra cada cop està més perduda. Totalment tira

#12 Lobisome, Barcelona, 09/01/2023 - 11:27

Solo hay UNA solucion posible a la situacion actual: 10 años de BUEN gobierno desde una Generalitat NO nacionalista (cuento al PSC como partido nacionalista), ya sé que parece imposible, pero no hay otro camino. Cualquier otra "solucion" es mas de lo mismo. No pinta bien...

#11 Chris, Lleide (RIP Cromañonia), 09/01/2023 - 11:00

Lo mejor es desvincularse totalmente al catalanismo,impuesta por esta clase política mediocre

Con mezquindad: alteran,ocultan,y adaptan la historia para sus fines con nuestro dinero
No exagero: el 2017 se alcanzaron las cotas equiparables al fascismo ideológico

Esta doctrina nacionalista llegó al punto de no retorno. No son de fiar