Publicidad
La Puntita · 24 de Marzo de 2020. 12:21h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Crisis de prestigio

La Monarquía es una forma de política sutil y muy delicada. Consiste en el ejercicio de la Jefatura del Estado por los miembros de una familia en régimen de monopolio. Ese privilegio solo se puede entender de manera democrática si esa familia se singulariza por su exquisitez moral, el prestigio ganado a pulso, el reconocimiento de haber prestado grandes servicios a la comunidad, la ejemplaridad y la transparencia en el comportamiento de todos sus miembros con respecto a la sociedad en la que reinan.

Estas virtudes son exigibles a todos y cada uno de los miembros de la Dinastía. Entre otras cosas porque todos ellos viven de la remuneración que perciben de los ciudadanos que conforman su reino. Por lo tanto, en la medida en que alguno de sus integrantes falta a sus obligaciones, la Monarquía puede empezar a perder legitimidad.

Por eso, el comunicado difundido por la Casa del Rey el pasado domingo, 15 de marzo, cuando no hacía ni veinticuatro horas que el Gobierno había decretado el estado de alarma, sonó a huero y oportunista. Huero porque en el mismo Felipe VI renunciaba a la herencia de su padre ?cosa que jurídicamente no tiene ningún valor? y le retiraba la asignación económica prevista en los presupuestos de la Jefatura del Estado ?algo que no ha de afectar demasiado al Rey emérito si se confirma que tiene importantes sumas de dinero fuera de España. Y oportunista porque hacer público ese comunicado en estas fechas, con la pandemia que estamos padeciendo, es al menos sospechoso. Sobre todo, porque también se ha sabido que hace un año un despacho de abogados británico se puso en contacto con La Zarzuela, para comunicar lo que ahora hemos sabido, y el Rey acudió, entonces, a un notario para renunciar expresamente a cualquier beneficio que pudiera corresponderle por las cuentas que Juan Carlos I tuviese presuntamente en paraísos fiscales. Por lo tanto, ¿a santo de qué ese comunicado ahora?

En La rebelión de las masas Ortega y Gasset nos dice que no se puede gobernar contra la opinión pública; se puede alargar la situación más o menos, pero a la larga se impone el dictamen de esta. El ejercicio del poder exige de muchos requisitos, entre ellos, el crédito y el tiempo son inexcusables. En consecuencia, cuando el crédito se agota el tiempo para ejercer el poder empieza a ser escaso.

La práctica de la Monarquía no se revalida de manera periódica en las urnas. Por eso es de vital importancia que los atributos a que se hace referencia al principio de este escrito sean percibidos por la ciudadanía con absoluta claridad. Sin embargo, desde hace demasiado tiempo la Dinastía que reina España aparece a menudo enfangada en asuntos poco claros.

Hace unos años fue el yerno del entonces Rey del Juan Carlos I. Iñaki Urdangarin, el que apareció envuelto en turbios asuntos de corrupción en el famoso caso Noós. Tan turbios que acabó con sus huesos en la cárcel. El papel de su esposa en todo el affaire, la Infanta Cristina que, aunque absuelta por la Justicia, nunca quedó claro a nivel de opinión pública. También por esa época saltó a los medios de comunicación la caza de elefantes en Botsuana por parte de Juna Carlos I, cuando aquí más fuerte estaba pegando la crisis económica. Eso por no referir los líos de faldas del ahora Rey emérito.

Todo esto viene a colación porque se ha hecho público recientemente que existen dos fundaciones en el extranjero, no declaradas en España, en las que Juan Carlos de Borbón aparece como beneficiario y su hijo Felipe en una de ellas, según dice el Monarca sin su conocimiento (?). Una de esas fundaciones habría recibido pagos de Arabia Saudí.

No entraré en martingalas jurídicas de si el Rey emérito puede ser o no juzgado. Eso lo dejo para los expertos. La cuestión es que la justicia española lleva tiempo trabajando en el caso. La Fiscalía Anticorrupción y la Audiencia Nacional están esperando, desde hace meses, que les llegue de la justicia suiza la documentación que acredita una presunta cuenta bancaria en el país helvético de Juan Carlos I. Según parece el celo de las autoridades de aquel país para estas cosas y la burocracia están retrasando la entrega de los papales solicitados.

Por otra parte, en septiembre de 2018, el juez Manuel García Castellón sobreseyó una pieza separada sobre las cintas de Corina Larsen y las supuestas cuentas suizas de Juan Carlos de Borbón. Sin embargo, ahora, esta nueva vía de posible corrupción que se abre por las obras del AVE a la Meca podría dar pie a reabrir la causa de Corina y las grabaciones con el Rey que se tuvieron que archivar por falta de pruebas.

“la mujer del César no solo debe ser honrada, sino que además debe aparentarlo”, dice un conocido adagio. No sé si el día que lo explicaron en la escuela, el entonces niño Juan Carlos de Borbón no asistió a clase o, quizás, con el tiempo se le ha olvidado, pero hay cosas que son imperdonables. Considero que como sociedad nos hemos de marcar unas prioridades. Desde luego lo primero es la salud y entre todos hemos de ganar a la pandemia. Después, deberemos recuperar, lo más rápido posible, el pulso económico que teníamos los primeros días de marzo y todo lo que eso conlleva. Más tarde, deberíamos empezar a replantearnos el modelo de Estado que más nos conviene bien entrados en el siglo XXI.

Madurez para eso y mucho más la hemos demostrado de sobras.

 

Bernardo Fernández

Publicidad
Publicidad

10 Comentarios

Publicidad
#8 CMR, BCN, 26/03/2020 - 16:43

Para crisis de prestigio el PSOE, por encumbrar a una banda de mamelucos incompetentes con Pedro el guapo a la cabeza.

Ustedes tenían gente buena en su partido, es una desgracia lo que han dejado hacer por inacción o comodidad.

#7 Lula, Bcn, 26/03/2020 - 16:17

Por lo menos hoy ha hecho acto de presencia visitando las instalaciones de ifema a dar ánimos...

#6 CMR, BCN, 26/03/2020 - 10:41

Vamos a centrarnos en la monarquía, mientras el inútil del ministro de Sanidad - cuota PSC - termina de rematarnos a todos.

Usted siga a lo suyo, Fernández. Este gobierno criminal acabara por imponerle una medalla.

#5 Polloloco , Tabarnia , 25/03/2020 - 01:39

Vale! Nos planteamos el modelo de estado. Y lo de las autonomías. Y lo de los conciertos económicos de los vascos y navarros. Y la estulticia e incapacidad manifiesta de los representantes de los partidos políticos. Y el excedente de diputados, senadores, diputaciones. Y la supresión de partidos independentistas. Y no acabo. Nos lo planteamos

#4 Nil Pernil, Cunit, 24/03/2020 - 23:46

Bernad Fernandes, quin gran treball de zapa.

Quant tot aixo acabi el Pablo Iglesias li donarà un patò de tornillo.