Publicidad
La Puntita · 19 de Noviembre de 2018. 07:17h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Cumbre inútil

Si hiciéramos una relación con los errores que se han cometido en la política catalana en los últimos tiempos el listado sería largo. De todos ellos, podríamos atribuir al PSC unos cuantos.  Ahora bien. Lo que no se le puede negar a los socialistas catalanes es su capacidad para insistir, sin desfallecer, en dialogar y, a ser posible, pactar.

Fruto de esa perseverancia fue la convocatoria, por parte del president Quim Torra, de la Mesa para el Diálogo el pasado fin de semana. Esa iniciativa socialista, dicho sea de paso, es tan loable como inservible porque sentarse a la mesa con alguien que, a la primera de cambio, ya dice que su objetivo es negociar el derecho a la autodeterminación y bla, bla, bla, es como esperar que “llueva café en el campo” como cantaba Juan Luís Guerra a principios de los años 90.

El caso es que los socialistas han hecho bien, primero en insistir para que se convocara la reunión y después en asistir con los deberes hechos. Miquel Iceta puso sobre la mesa una reforma federal de la Constitución, un nuevo Estatuto y modelo de financiación, que ahora se denomina: “la hacienda federal”. Además de que Cataluña sea reconocida como nación (Igual ese reconocimiento es la solución a todos los problemas, vayan ustedes a saber).

Por su parte los comunes, tras constatar el fracaso de la unilateralidad propusieron un “pacto de claridad” que viene a ser un corta y pega de la ley hecha en Canadá para encauzar las demandas independentistas.

Y poco más dio de si la reunión. Los secesionistas empeñados en lo suyo que es lo de siempre y el PP, Ciudadanos y La Cup que no asistieron por motivos distintos, pero al final convergentes. La verdad es que se está mejor y más a gusto de fin de semana en la casita de la montaña, haciendo alguna escapada o yendo a Andalucía a echar una mano a los compañeros que allí están de campaña electoral que encerrado en un salón de la Generalitat escuchando monsergas.  Y es que algunos han olvidado que eso también forma parte de la política y va con el sueldo.

Inés Arrimadas intentó justificar su ausencia con el argumento de que con esas reuniones se hurta el debate en el parlamento. Falso. Esos encuentros no deberían ser inconveniente para que en el Parlament se hagan tantos plenos y debates como se tengan que hacer. Lo uno no quita lo otro.

De todos modos, la verdad es que el país está paralizado. Funciona por su propia inercia. Lejos quedan aquellos tiempos en que venían de todas partes a ver como se inventaba aquí y Cataluña era un referente.

Hoy la realidad es bien distinta. Las agencias de turismo sugieren a sus clientes que eviten acercarse a nosotros por la situación política. Las listas de espera en la sanidad ya son las más largas de todas las comunidades autónomas y tenemos el triste récord de tener más niños que nadie estudiando en barracones. A todo esto, hay que añadir que, hasta 30 entes u organismos públicos, como el Consejo de Garantías Estatutarias, el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) o el consejo social de diferentes universidades están pendientes de renovación, en algunos casos de todos sus miembros.

Además, más de 3.000 empresas ya han trasladado su sede social de Cataluña a otros lugares con mayor seguridad jurídica y tranquilidad social. Algunas también la sede fiscal y de perseverar esta situación que nadie dude que se llevarán los centros de producción que, por cierto, es lo que sucedió en Quebec. No olvidemos que el capital no tiene patria.

La razón de ser de esta parálisis tiene sus raíces en el proceso independentista que venimos soportando desde hace seis años.

Por todo ello, y aunque la reunión de la Mesa por el diálogo fuera inútil, tan irresponsable es continuar con el mantra independentista de siempre, como no sentarse a dialogar siempre que se pueda, aunque se intuya que el esfuerzo será estéril.

En esta situación, adquiere plena vigencia aquel argumento de Antonio Machado dirigiéndose a los jóvenes en una conferencia pronunciada en el Ateneo de Madrid, a principios de los años 30, cuando les dijo: “haced política, porque si no hacéis política la harán otros y lo más probable es que la hagan en contra de vosotros”. Como siempre, inmenso Don Antonio.

 

Bernardo Fernández

 

 

 

 

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Pere, Barna, 19/11/2018 - 20:35

Otro buen artículo del Sr. Fernández que dice las cosas claras y que las entiende todo el mundo.