Publicidad
La Puntita · 8 de Julio de 2019. 10:41h.

JOSÉ GONZÁLEZ

Dame algo para la republiquilla que más triste es robar

Por causa de esta ola de calor sahariana me he hecho amigo de un japonés de nombre Mitsubishi y de apellido inglés Inverter. Solo a él agradezco haber podido pensar en los 32 millones de euros presupuestados y fundidos en 2018 en las embajadas exteriores de la republiquilla. Sumados a los 27 millones que se pulieron en 2017, tocamos a ocho euros de donativo forzoso por cada catalán contribuyente. Poco es si ello hubiera ido a un noble o justo fin pero, en realidad, esos gastos eran para propaganda política de destrucción masiva de la realidad española y, ya puestos, de la catalana también.

Feo asunto que poco importa a los recaudadores y dilapidadores de fondos públicos que campan por sus respetos en Cataluña. Esta historia va por el camino de que nos coloquen el eslogan de “Más circo y menos pan”. Este despropósito es comparable a aquello de “Vivan las cadenas” que gritaban los partidarios de Fernando VII para justificar el absolutismo. Habrá que dejar clarito que con el pan no se juega. Y explicarles que el circo no consiste en cachondearse de buena parte del público mientras otros tantos aplauden, en la pista 1, a la máquina que quema euros.

Con el mismo viento fresco que el de mi nuevo colega japonés se fue y se va la pasta del gobierno de la Generalitat en asuntos no emparentados con el bien común.  Según el  Tribunal de Cuentas, el fasto del nefasto referéndum del 1-0 supuso, al menos y ya documentados, un quebranto de 1,8 millones de euros para las arcas públicas. Me consuelo cuando imagino la felicidad de los chinos que vendieron las urnas de plástico del referéndum de la discordia. Y qué decir de la abnegada labor de los observadores internacionales, abueletes egregios que vinieron a dar fe de aquella rara fiesta de la democracia y, de paso, a dar cuenta del  minibar de su hotel.

Otra salida de la pista fue aquella de los 17 millones de euros que se gastaron en los preparativos de la agencia tributaria para la república virtual. Me hubieran tocado 2 euros y medio si se hubiera repartido ese dineral entre todos los catalanes. Siento pena por el paquete de 6 cervezas que pudo ir para mi nevera pero se fue a esa agencia mortadelo-filemónica de marras. Ya ven que solo con estas tres estructuras para la creación de la choza del lazo nos tocan a 11 euritos por cada catalán. Les da igual que usted o yo no queramos pagar sus fantas amarillo-limón. Aquí se paga y punto porque los catalanes somos gente seria aunque se nos vayan los presupuestos en unicornios abigarrados o en repúblicas de Playmobil.

A cosa hecha he dejado para el final lo peor. Según una noticia conocida hace unos pocos días, el Tribunal de Cuentas está mirando con su lupa contable el incremento de más de un 220% de la partida de cooperación y ayuda al desarrollo del presupuesto catalán de 2017. Hay sospechas de que ha podido haber financiación de la causa independentista con ese capítulo al que se podría haber pervertido su finalidad para con los desfavorecidos. Ya solo faltaría que hubieran metido la mano en esa partida para desviar fondos y meterlos en la picadora de la republiqueta, electrodoméstico singular que solo habla –y sobre todo gasta- en catalán.

Habrá que estar atentos porque si ese abuso se confirmara quedaría claro, de nuevo, el rasero de la moral pública y política de los que mecen la cuna del tinglado de “ja ho tenim a tocar”. Se diría que en esa oración el pronombre “ho” sustituye no solo al dinero público sino que también lo hace a las narices ajenas. De igual modo que cuando se afirma que “Ho tornarem a fer” en este caso “ho” sustituye a circo del malo. Esta última es otra historia pero ya ven que dominar los “febles” es fácil a veces. Pasen ustedes un buen verano y vigilen la cartera.

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#3 José González , Barcelona , 16/07/2019 - 09:36

Os agradezco, Sarah y Adolfo, vuestras lecturas y los comentarios del artículo. Que tengáis un buen verano.

#2 Adolfo, Masquefa , 10/07/2019 - 23:40

Una vez más nos muestras genialmente la cruda realidad i el modus operandi de toda esta fauna. Pero ya sabes amigo mío; para el pruses todo vale porque el pruses todo lo blanquea cual detergente mágico. (Todo menos la “mureneta” la cual según ellos también les bendice ) Por cierto mi amigo japonés se llama Fujitsu San....

#1 Sarah, Tabàrnia, 09/07/2019 - 09:44

Ya sé que no es la primera vez que te lo digo, pero... es un verdadero placer leer tus artículos. Tanto por el contenido como por la forma. Mil gracias.