Publicidad
La Puntita · 11 de Marzo de 2019. 07:51h.

JOAN FERRAN

Joan Ferran

¿De qué sindicatos me habla?

Si una fuerza sindical y un gobierno -que, por cierto, gobierna fatal- coinciden en convocar un conato de huelga general, algo no cuadra. Si pocos días después el sindicato en cuestión recibe un resultado inesperado en unas elecciones sindicales, algo huele a chamusquina. Y puesto que hablamos de representantes del movimiento obrero, a más de un burócrata impenitente habría que recordarle el origen y la función de los sindicatos. Este tipo de asociaciones emergieron en el siglo XIX como instrumentos de resistencia y defensa de los trabajadores ante los bajos salarios y las condiciones de trabajo impuestas por el capital. Su fuerza creció en la misma medida que lo hizo el proceso de proletarización de la sociedad.  Su consolidación como organización de masas fue pareja a su conversión en organismos al servicio de  ideologías propugnadoras de cambios sociales. Como es sabido, en los albores de la España del siglo XX, CNT y UGT se convirtieron en sindicatos hegemónicos incorporando a sus discursos la propuesta de la huelga general como método para abatir el sistema. Bueno será recordar también que, a lo largo de la historia, han sido muchos y variados los intentos de obstruir y laminar la acción sindical. El pontífice León XIII predicó en la encíclica Rerum Novarum la colaboración entre patrones y obreros como antídoto contra la lucha de clases. Con anterioridad, en las postrimerías del siglo XIX, se creó en Francia (Saone y Loira) un sindicato de mineros y profesionales que rechazaban las huelgas como procedimiento de presión y lucha. Las ventanas del local donde se reunían lucían un papel transparente amarillo y, para diferenciarse del rojo socialista, adoptaron ese color identificativo. Los sindicatos ‘amarillos’ rompe huelgas comenzaron a funcionar… Pero dejemos por un momento la historia. Recientemente empresas de ámbito internacional como Siemens, Citröen, Santander y algunas más, han sido acusadas de crear, promover o favorecer sindicatos amarillos, organizaciones de trabajadores que abdican de su cometido para asumir otros intereses y causas.

Cuentan los periódicos, quizás con algo de exageración, que en la administración catalana han triunfado sindicatos alentados por el Govern. Mal asunto. Al final tendrá razón el Marx de ‘Salario, precio y ganancia’ cuando afirmaba: “los sindicatos trabajan bien como centros de resistencia… pero fracasan, en algunos casos, por usar poco inteligentemente su fuerza”. Cualquier sindicato que obvie una acción de gobierno caracterizada por una fuga de empresas sin precedentes, los recortes y el deterioro de la calidad y las prestaciones de los servicios públicos, no sólo no es inteligente sino que yerra. Y si en su haber hay convocatorias de huelgas patrióticas, amparadas desde el poder, es que la cosa tiene la pinta de ser amarillo limón. ¿O no?

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#6 XMB, Barcelona, 15/03/2019 - 12:28

El sindicato mayoritario en Cataluña es el sindicato del Programa 2000 de Jordi Pujol que impregna todo, el sindicato del 3-5-20%, prebendas, enchufes, menjadoras, lacitos amarillos, agitación y propaganda, nepostismo, soborno, peculado, abusos, colusión, conspiración , tráfico de influencias, enriquecimiento oculto

#5 pepe, andorra, 13/03/2019 - 14:39

los sindicatos actuales no sirven mas q para ser pesebres, salvo alguna honrosa excepcion. Es mas practico hacer un convenio solo para la empresa en la q uno esta y contratar entre todos los trabajadores a traves de una cuota mensual unos buenos abogados laboralistas. Los sindicatos actuales son una ruina para trabajadores y empresarios. Unos jetas

#4 Pedro Vidal, Barcelona, 12/03/2019 - 20:29

Un sindicato cuyo jefe es un terrorista condenado y que se ha creado por "generación espontánea". Pero CCOO y UGT también tienen lo suyo: si se hubiesen puesto de culo en lugar de darle el culo al nacionalismo, otro gallo cantara.

#3 M. Pilar, Barcelona, 12/03/2019 - 08:58

O, si? (a veure si ara teniu a bé publicar-ho!!!)

#2 Marta, Barcelona, 11/03/2019 - 10:54

Hay sindicatos finanziados que tiene a su cabeza gente con historial violento poco reomendable. Si encima los untan con subvenciones se prstana convocar huelgas ridiculas . Lo triste es que los sindicatos historicos no los denuncien como deberia ser

#2.1 Uuuuuhhhh, Ole, 14/03/2019 - 14:33

El sindicato indepe este es un submarino amarillo