Publicidad
La Puntita · 2 de Julio de 2018. 09:26h.

JAVIER GARCÍA

Donde estamos los catalanes, donde hemos de ir y cuanta vergüenza pasaremos aún...

Los catalanes estamos ahora en un momento clave de nuestra historia, donde hay cuatro datos que afortunadamente identifican el final del “Procés independentista” tal y como lo conocemos.

En primer lugar tendremos que aplaudir la acertada decisión de Mariano Rajoy de judicializar dicho “Procés”, frente a todo el resto que le pedía que fuera una cuestión política. Algo que ahora no podríamos frenar si se hubiera solo politizado como ellos querían…., visto que tras el cambio a Pedro Sánchez sigue teniendo la misma respuesta… aquí mandan los jueces…

En segundo lugar y tras haber conseguido de nuevo y de forma vergonzante un gobierno en la maltratada Generalitat, las injerencias de Puigdemont que respetuosamente cada día se parece más al electricista de los Beatles, ha conseguido desvelar el autentico “life motive” de su política para Catalunya desde su “Consell Exterior”, que es que pase el tiempo sin que lo encarcelen, pues el gobierno escogido es la pandilla perfecta para no hacer nada que no sea política de escenario o postureo como se dice ahora, no teniendo dudas de su voluntad pero estando seguro de que ninguno de los elegidos está ahí por su talla personal, profesional y política para crear y definir un nuevo plan de gobierno de Catalunya, pues ya era inexistente con el anterior gobierno y ahora son los mismos pero sin lideres en libertad y más mediocres, incluido el Sr. Maragall que por edad tiene mi respeto, pero que por talante ha perdido toda oportunidad cuando sigue siendo tan beligerante frente a la realidad del fraude del “Procés”, como ya han reconocido varios de sus antecesores, la última la Sra. Ponsatí sin olvidar que los nombramientos recientes de cargos de confianza han sido todos para devolver favores a amiguetes y personajes ya conocidos y totalmente amortizados en política, que los ponen para agotar una legislatura que va encaminada hacia el hundimiento.

En tercer lugar y por mucho que amenacen, la ya contrastada estampida de la CUP de un desastre anunciado junto con la rebelión silenciosa por el poder en ERC, frente a un líder encarcelado que dolorosamente observa que su sacrificio ya no es valorado y pronto olvidado en favor seguro de otro mediocre de los que quedan…., lo que deja “Junts pel Sí” en una asociación de defensores desesperados de un “Procés” absolutamente falso desde el principio, que no pueden reconocer para que los cientos de miles de personas lamentablemente manipuladas no se rebelen contra ellos y los manden al ostracismo político y profesional para el resto de sus vidas.

En cuarto lugar y como en toda guerra perdida, los que no reconocen su derrota acaban por perder los nervios y hacer uso de la violencia unilateral para justificar su injustificable delirio de supremacismo, en este caso el independentista, algo que ya estamos empezando a conocer en las noticias diarias y que lamentablemente todavía perdurará, pues el arraigo ideológico es fuerte aunque nunca se les dotó de un sólido argumentario que lo sostuviera frente a la CEE.

Los Catalanes hemos de ir ahora más que nunca en la dirección de no señalar ni juzgar vencedores ni vencidos, los catalanes seguimos siendo todos uno, hayamos estados acertados o equivocados frente a un dilema creado por políticos corruptos que teniendo tan reciente la guerra civil del 36, han sido capaces de volver a dividirnos para enfrentarnos. Algo imperdonable.

La mejor lección debe ser ahora recomponer la imagen de los catalanes como personas serias, honestas, trabajadoras e innovadoras que somos, no renunciando en absoluto a nuestra cultura, lengua y particularidades que nos hacen Catalanes, explicando a quien no lo entienda que a nuestros hijos los dormimos con nanas en catalán, con cuentos en catalán y amor en catalán como han hecho nuestros antepasados durante cientos de años…, capaces entre otras cosas de haber instaurado el propio derecho catalán que aún hoy es referencia jurídica de “Seny”.

Aunque para los independentistas de corazón a los que respeto, esto será difícil de conseguir hasta que el dolor del fracaso se vaya alejando como en un desengaño sentimental…, hemos de aprender la lección de que para próximas aventuras de cierto calado, las mayorías cualificadas del 65% o 70% en participación y en resultados son importantes e imprescindibles para que todos las aceptemos sin división ni enfrentamiento.

No hemos de olvidar que salvo que pongamos remedio, vamos a pasar mucha vergüenza, pues nadie con sentido de la responsabilidad y de la dignidad puede comprender que la criticada justicia española esté juzgando y condenando a todos los políticos de todos los colores que van entrando en la cárcel uno a uno, incluido al cuñado del rey y querido marido de su hermana como ella está demostrando, y nosotros tenemos a los Pujol libres y homenajeados sin vistas de ser juzgados salvo el Oriol, que por la tontería de las ITV pagará sus culpas haciendo creer a la sociedad, que él es suficiente sacrificio por los presuntos expolios de la familia.

Como podremos los Catalanes levantar la cabeza con orgullo si de los Pujol se tienen datos fehacientes de que su fortuna en efectivo llegó a rondar los 3.000 millones de euros en paraísos fiscales, como afirmaban en 2015 y 2017 entre otros la razón y libertad digital mientras los Pujol seguían haciendo negocios con las oficinas del banco de Santander, comprando el puerto de Rosario en Argentina y otros que todavía no conocemos pero que seguro sorprenden por su magnitud en millones de euros, lo que nos ha de hacer reflexionar y cabrear a todos que trabajando honradamente no se ganan 3.000 millones de euros y que además los tienen en paraísos fiscales para dar ejemplo a los pobres catalanes, para que sigamos pagando sumisamente los impuestos de la fiscalidad más elevada de España.

No permitamos que los Pujol se vayan riendo de nosotros como ejemplo que no son, de honradez y catalanismo, exigiendo que los juzguen y se defiendan como todos los demás, consiguiendo los catalanes la paz de la vergüenza tanto si son inocentes o culpables, pues la justicia nos lavará la cara liberándolos o encarcelándolos, pero con sentencia firme….

Sin son inocentes que reclamen el “Molt honorable” junto con mis disculpas y si son culpables los catalanes podremos ir por el mundo con la cabeza bien alta…., demostrando de nuevo como en los 60 y 70 que tras nuestra propia reconciliación y sin rencores, queremos seguir siendo la sociedad más avanzada de Europa.

Visca Catalunya plena d'espanyols que ens respecten, i són molts.

Atentamente en Barcelona a 1 de juliol de 2018.

Javier García.

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#4 Juan José, Barcelona, 12/07/2018 - 00:22

Excelente artículo, Sr. García. Me quito el sombrero.

#3 el último que cierre, Canovejas, 08/07/2018 - 21:45

La abducción es tan grande y está tan avanzada que nunca admitirán la derrota, pero eso es problema única y exclusivamente de ellos mismos y de esa supremacía que practican pero no reconocen. Allá ellos por llevar a no sé donde este "independentísmo de ocasión" que tanto daño ha hecho. A mí, los líderes radícales hace tiempo me dán asco

#2 Veciana, Barcelona, 02/07/2018 - 19:19

Hoy día es como para los alemanes en 1945,da vergüenza decir que uno es catalán.

#1 José Antonio, Sant cugat, 02/07/2018 - 11:01

Lo ves muy fácil. No veo a los dos millones de fanáticos del procés con una mínima autocrítica, necesaria a todas luces. Ni quieren ni saben. Seguirán dando la matraca siempre, ya no hay march atrás en l decandencia de Catalunya. Cada sociedad tiene lo que se merece.

#1.1 M. Pilar, Barcelona, 02/07/2018 - 18:08

No estoy de acuerdo con lo que dices. Creo como Javier que, aunque de manera lenta, las aguas van a ir volviendo a su cauce, con graves perjuicios para todos, eso sí. Por otra parte, no creo que la sociedad catalana se merezca el castigo que se nos ha infligido, aunque no hemos sabido responder a tiempo.

#1.2 Albert, BCN, 02/07/2018 - 19:15

Hay media Cataluña que deberia pedir perdon al resto, porque gracias a ellos vamos a vivir mucho peor durante muchos años, yo no los compadezco, por culpa de ellos todos los demas vamos a sufrir las consecuencias. Me da igual si los han engañado porque ya somos mayorcitos y deberiamos ser mas maduros, dejar de vivir de quimeras que parecemos tontos