Publicidad
La Puntita · 7 de Junio de 2018. 07:38h.

ANGEL GUILLÉN

Concejal de C's en La Garriga

El dream team de Pedro Sánchez

Llevaba un tiempo alejado de publicar en este digital y no porque lo haya hecho en otros lares, más bien ha sido producto de los quehaceres diarios que apenas le dejan un resquicio para una afición que le encanta al que hoy escribe esto.

Y es que hay una parte de España que por las redes sociales, por la calle y por la opinión publicada anda entusiasmada cual aficionado al futbol con los flamantes fichajes de su equipo con el nuevo gobierno de Pedro Sánchez lo cual me ha llamado la atención y de ahí estas líneas.

En efecto, Pedro Sánchez ha formado una suerte de Dream Team de gobierno con estrellas mediáticas y gente mayormente solvente en sus disciplinas. Eso es lo que se vislumbra del entusiasmo al que me refería en el párrafo anterior.  No obstante, a estas horas, no sabemos si este equipo de gobierno dirigido por Sánchez va a jugar al ataque, al catenaccio, al contraataque o a la posesión. Esto no es baladí, saber cuál va a ser la política del gobierno, qué tiene pensado hacer y cómo es quizás más importante que los nombres "galácticos".

Lo único que ha trascendido es que va derogar la reforma laboral y algunos artículos de la ley mordaza aparte del compromiso de Sánchez con la igualdad, la UE y el progresismo. Parole, parole, parole.

Dicho esto habrá que ver el recorrido que tiene más allá de una buena operación de marketing llevada impecablemente, dosificando en varios días quienes serían los nombres de los ministros y ministras los cuales conforman el Dream Team socialista. Lo deberemos ver pronto porque Sánchez ha entrado a mitad de la temporada y no dispone de pretemporada alguna y se le piden títulos importantes.

Pedro Sánchez, cuando el revuelo informativo por estos nombramientos vaya amainando con el paso de los días se enfrenta a un problema: el terreno de juego. Un terreno de juego poco apto para el equipo que ha montado. Con 84 diputados más el apoyo del diputado Quevedo de Nueva Canarias la geometría variable que le permita gobernar establemente mientras piensa Sánchez si agota la legislatura o no, se ha de llevar a límites donde las matemáticas quizás no han llegado. Y es que una cosa son los compañeros de viaje en un objetivo común que era derribar al PP con Rajoy a la cabeza lastrados por un pasado de casos de corrupción espeluznante y otra bien distinta es una vez logrado el objetivo el ¿y ahora qué?.

Veamos. Los separatistas del Pdecat y ERC no van a apearse del burro que les ha llevado a transitar por el camino de la inconstitucionalidad y los lamentables episodios que se viven en el Parlament en especial desde septiembre de 2017. Solo hace falta ver cómo han recibido el nombramiento de Josep Borrell en exteriores para percatarse lo acertado que hace unos días escribía un amigo mío: "si pica es porque cura". Efectivamente, Borrell no es Dastis ni Margallo al que Junqueras toreó en un debate en 8TV en tiempos de Josep Cuní si no voy errado. Precisamente Borrell le dio uno de los mayores repasos que recuerdo a Junqueras en el mismo programa de Josep Cuní. Borrell no es dudoso barruntar que hará positivamente lo que los ministros de AAEE del PP hicieron horriblemente: comunicar a Europa lo que es el separatismo catalán y eso claro, escuece a Puigdemont y a su parroquia. Por otro lado tiene al PNV que se aprovecha como nadie de que la nación española no se ponga de acuerdo y tengan que recurrir a ellos como bien recordó acertadamente Aitor Esteban el día de la moción de censura a Rajoy. Una cita que nos debería sonrojar a estas alturas.  Por último echemos de comer en otro plato a Podemos que seguramente viendo la composición de un gobierno que vira al centro empiece a hacer lo que mejor se les da: la crítica destructiva y demagógica. En fin, un Dream Team para jugar en un patatal puede dar muchas portadas de gloria un pequeño tiempo pero es sinónimo inequívoco que los del patatal se salen con la suya por estar habituados al terreno.

Hablaba de viraje al centro y es que me ha llamado poderosamente la atención el perfil de algunos miembros de ese gobierno que los acerca en algunos casos más al liberalismo progresista que la socialdemocracia que se le presume al PSOE. Si a eso le añadimos el mensaje de Pedro Sánchez de ayer cuando decía que los ministros eran un conjunto de personalidades que han aparcado sus carreras exitosas para servir a España me encuentro con ingredientes que ya los he escuchado antes. Los tengo en casa. Los tengo en Ciudadanos. A las pruebas me remito: ¿cuántas veces no hemos escuchado a Albert Rivera decir que hay que incorporar talento, personas que hayan cobrado una nómina, que sepan lo que es vivir fuera de la política para que durante unos años sean servidores públicos? ¿Cuántas veces no hemos escuchado a los dirigentes de Ciudadanos decir que somos de centro por más que exista un empeño de querer orillarles a espectros ideológicos diversos?

En una estrategia de Sánchez encaminada no solo a deshacerse de Podemos sino a comerle parte de la tostada a Rivera no se trata evidentemente de copiar todo de Cs pero sí de escoger algunas ideas-fuerza por parte de los socialistas pues entienden en Ferraz que las elecciones se ganan desde el centro no yéndose hacia los extremos. Se ganan buscando el equilibrio entre lo liberal en lo económico y lo progresista en lo social y en esto Cs ha hecho bandera y demoscópicamente no le estaba yendo mal.

A todo esto se repite también una historia que yo he vivido muchas veces: la de los agoreros que vuelven a vaticinar la debacle de Ciudadanos y el fin de la carrera política de Albert Rivera. De esto ya hablaré en otra ocasión porque es una película que se repite cada cierto tiempo  en el que el final es siempre una posición reforzada al alza del partido naranja. Basta repasar la historia de Cs

Así que ojo a los enterradores políticos de Cs y a los notarios que quieren dar fe del final de la carrera política de Rivera que no está todo dicho.

La partida de las próximas Elecciones Generales se juega en el centro y en el respeto al ordenamiento constitucional. Aquel que conecte más y mejor con ese electorado se llevará el gato al agua. En este momento hay dos partidos que han visto la jugada muy claramente: uno hace tiempo el otro hace menos de una semana. Uno tiene un bloque, un equipo que se ha fajado en campos duros como en Cataluña o la Comunidad de Madrid y ha dejado de ser el equipo revelación para ser un candidato sin tapujos al título; otro de momento es un Dream Team que tiene que demostrar si pasará a la historia como un gobierno que generó muchas expectativas y quedó en nada o no. El tiempo lo dirá

Sígueme en Twitter: @ang_guillen

Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Júlia, Barcelona, 07/06/2018 - 23:53

Excelente análisis de ANGEL GUILLÉN. En efecto es un gobierno más bien de "diseño",..pero Podemos ya está afilando las navajas. No saben en que berenjenal se han metido con sólo 80 y pico diputados..y más teniendo en cuenta que un dia Pedro dice una cosa y al siguiente la contraria....