Publicidad
La Puntita · 24 de Junio de 2019. 19:36h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

El factor religioso del proceso

 

Yo, la verdad, siempre me he resistido a creer que el proceso tuviera raíces carlistas.

Quizá porque soy agnóstico y tampoco creo en conspiraciones.

Incluso a pesar de que Catalunya padeció tres guerras carlistas –y por lo tanto civiles- durante el siglo XIX.

O la opinión de dos reputados expertos como Joan Coscubiela y Josep Antoni Duran i Lleida.

El primero habla en su libro de “una especie de neocarlismo, como respuesta a los temores y a la inseguridad generada por un futuro incierto” (1).

El segundo admite sin ambages que “el independentismo vive en buena medida del y para el medio rural, vive en un carlismo actualizado a los parámetros de los tiempos modernos, pero carlismo al fin y al cabo” (2).

Quizá la opinión de Duran tiene más mérito puesto que militó más de treinta años en un partido demócrata-cristiano. De cosas de religión debe entender un rato.

Porque lo que pasó en Santa Coloma de Farners no es normal.

Primero por las formas.

El presidente de la Generalitat impidiendo in extremis un pacto con el PSC, la alcaldable socialista rompiendo a llorar, la de JxCat quejándose amargamente en TV3.

No me digan que no es puro carlismo. Como aquellos caciques que ordenaban a su antojo. Això va de democràcia, proclamaban a los cuatro vientos.

Y luego por el localismo. Porque cuando por la mañana dijo vía twitter que todavía quedaban unas horas "para cambiar pactos" ... ¡Lo decía por su pueblo!.

Santa Coloma de Farners debía continuar impoluta, no podía quedar manchada con un pacto con los del “bloque del 155”, las “bestias con forma humana”. ¡Los socialistas están contaminados!.

Por eso, al final será verdad de que el proceso tiene una base foralista. De hecho, Marta Rovira y Marta Pascal son de Vic. También Carles Mundó.

Y Carme Forcadell es de Xerta, no lejos del Maestrazgo, donde Ramón Cabrera -apodado precisamente lo Tigre del Maestrat- campó a sus anchas. El hombre tuvo vista y acabó casándose con una rica viuda inglesa.

Si me apuran hasta hay un factor religioso. No sólo porque anunciaron la tierra prometida (Ítaca), siguieron a un mesías (Puigdemont) y creen en la penitencia ("lo volveremos a hacer") sino porque han empezado también a adorar reliquias.

Fui consicente de ello el día que vi a la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas; y al presidente de la Diputación, Pere Vila, homenajear en la Diada del año pasado el faristol en el que Puigdemont hizo su último discurso antes de salir por patas.

A Vila lo había conocido en el Parlament y me pareció, hasta la fecha, persona juiciosa y con los pies en el suelo. La última vez que nos vimos -él ya no era diputado- hasta me saludó muy amablemente cosa que no hacen otros.

Pero el proceso, como el alcohol, se nos ha subido a la cabeza. Eso sí: a unos más que otros. Y a resaca será terrible.

 

(1) Joan Coscubiela: “Empantanados. Una alternativa federal”. Península, Barcelona 2018, Página 171

(2) Josep Antoni Duran i Lleida: “El riesgo de la verdad”, Planeta, Barcelona 2018, página 3432 versión kindle

Publicidad

27 Comentarios

Publicidad
#14 Pep, Barcinona, 04/07/2019 - 15:21

El nacionalismo catalán es todo lo contrario del carlismo. El nacionalismo tiene raíz liberal (es decir, anticarlista) y se basa en la autodeterminación de la sociedad y del individuo. El carlismo, por el contrario, es antiliberal, y se basa en todo lo contrario: el acatamiento del hombre y de la sociedad a Dios, a la Ley Natural, a la Tradición...

#12 Javier, Madrid, 26/06/2019 - 18:19

Qué pobreza de artículo. "No me digan que no es puro carlismo." Pues no. Vamos, ¿qué entiende usted por carlismo?
Carlismo es Dios Patria Fueros Rey. Esta gente no tiene ni Dios, ignoran y deforman su historia patria, ni buscan Fueros (pues el Fuero implica un pacto entre dos), ni por supuesto tienen Rey.

#12.1 Tabarnes puro, Barcino, 26/06/2019 - 23:17

En efecto, coincido en gran parte con la crítica: las raíces podían ser carlistas, pero la "actualización" que le han imprimido al discurso nacicatalanista los cachorros del movimiento ("la generación Supertres", que deciá el Tardá) tras décadas de autoexaltación y adoctrinamiento son mucho más macabras y perversas. Con más webs, un GIA.

#12.2 pepe, andorra, 27/06/2019 - 13:13

No es pobreza, es ver de donde viene el invento y ver a donde va, las cosas evolucionan y el separatismo catalan nacio de la iglesia despues de q esta perdiera las guerras carlistas, el objetivo final era fastidiar al estado liberal, la evolucion hace q ahora lo q toca fastidiar es a todos los españoles. Gracias iglesia catolica por inventar esto.

#11 Decebut, bcn (tbn), 25/06/2019 - 21:08

Solo hay que ver los altavoces que pusieron en Vic recientemente , o aquellos anuncios de CiU en los 80 que acababan diciendo "amén!" o el escándalo que se produjo cuando el primer gobierno de Pujol hizo una campaña a favor de los anticonceptivos: tuvieron que retirarla inmediatamente! Etc...

#10 ferran, rugby, 25/06/2019 - 19:40

són una secta destructiva...

dignes hereus del reverend jim jones...

i ja sabem com va acabar la cosa a jonestown...

#9 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona, 25/06/2019 - 18:58

más que una religión como tal es una secta peligrosa, con sus creyentes desneuralizados y fanatizados, sus iluminados y visionarios y, ante todo, sus gerifaltes vividores a costa de la adoración de los anteriores; obviamente la recuperación de los sectarios para la sociedad requiere de técnicas de desprogramación contundentes y profundas