Publicidad
La Puntita · 1 de Mayo de 2021. 20:54h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

El fin del catalanismo

La consejera de Salut, Alba Vergés, durante el último pleno del Parlament

 

En respuesta a una pregunta de su propio grupo parlamentario -de aquellas que se hacen para lucirse-, el consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, afirmó el pasado jueves que “estaremos de acuerdo que el catalanismo político, en todas sus formas, ha procurado siempre -siempre, enfatizó- por el progreso”. “Ha procurado también poner este país en la vanguardia para ser un país moderno”, insistió.

Tengo mis dudas pero me recuerdan unas palabras que, desde el mismo hemiciclo, pronunció el entonces conseller de la Presidència, Francesc Homs, durante una sesión de control al Govern el 21 de enero del 2014.

“Cuando gestionamos las cosas desde Catalunya el servicio es mucho mejor”, manifestó. No sé si, en este caso, la pregunta iba sobre Rodalies o sobre otro cualquier otro agravio comparativo.

Por la tarde, se debatieron las cuentas de la Generalitat correspondientes a los años 2016 y 2017 previa presentación del informe de la Sindicatura de Cuentas.

Voy a ahorrarme la que dijo el representante de ERC, Lluís Salvadó, porque elogió la “gestión econòmica rigurosa y exemplar” de Oriol Junqueras, entonces vicepresidente y consejero de Economía. No me extraña: era su jefe.

Incluso lamentó que estuviera en la cárcel por “haber organizado un referéndum, no por los maletines de Kazakhstan ni por las comisiones del petróleo”. Se nota que había visto el último reportaje de TV3 sobre el rey emérito.

Pero la descripción que hizo la oposición ponía los pelos de punta, incluso a mí. Cosa harto difícil.

Antonio Gallego (Vox) empezó poniendo de manifiesto el retraso con que se aprobaban las cuentas.

“Si le dijera a cualquier persona que trabaje en el sector privado que hoy, en la primera intervención que tengo que hacer en este Parlament, es hablar sobre la cuenta general de 2016 y 2017, pues estoy seguro de que su primera reacción sería de estupefacción, ¿no?”.

Luego hizo un repaso del savoir faire del que presumían Jordi Puigneró y Francesc Homs. “Este año 2021 estamos con los Presupuestos prorrogados del 2020, pero es que lo mismo ocurrió en el 2016. Lo mismo ocurrió en el 2018. Lo mismo ocurrió en el 2019”.

“En los últimos siete años sólo ha habido dos Presupuestos. Dos. Y el del 2020 se aprobó fuera de plazo y sin tener en cuenta las consecuencias de la pandemia. Por lo tanto, nacieron muertos, eran papel mojado”.

Gallego, economista de profesión y que ya venía rodado porque había sido diputado en el Congreso por el PP, añadió: “seguimos siendo la comunidad autónoma con más deuda pública de España, triplicándola en los últimos diez años"

"Hemos triplicado -reiteró- la deuda de Cataluña en los últimos diez años. Seguimos con el rating de bono basura. Nadie en el mundo nos deja un euro. Nadie, nadie. Bono basura".

"Hemos crecido en el año 2020 por debajo de la media española. Madrid nos supera en términos de PIB con un millón menos de habitantes y acapara seis veces más inversión que Cataluña. Y 5000 grandes empresas menos que en 2017".

Sin duda, un panorama desolador.

Joan García, de Ciudadanos, destacó por su parte que “estamos en un escenario, y tampoco se ha comentado, de quiebra insostenible. Cualquiera empresa por lo menos privada así lo aceptaríamos o así al menos se debería aceptar”.

“Seguimos dependiendo del Fondo de Liquidez Autonómica y ahora veremos qué hacen con los fondos Covid y los fondos europeos”, advirtió.

Mientras que Eva Parera, del PP, se preguntó: ¿Dónde está la información relativa al Diplocat? No se presentó la información y tanb tranquilos”. “Mucho me temo que las tendremos que conocer a través de las comparecenciuas del Tribunal de Cuentas” continuó a manera de zasca.

¿Con estos números querían hacer la independencia?

Me dirán que he recogido sobre todo los testimonios de la oposición pero es que el propio síndic major, Jaume Amat, reveló que el endeudamiento en el 2013 era ya de más de 65.000 millones y en el 2015 había crecido un 6%.

Las liquidaciones del CatSalut, por otra parte, “no incluyen parte del gasto realizado" por un importe superior a los 1.400 millones. “Es lo que se conoce por gasto desplazado. Es decir, gastos reales que no caben en el Presupuesto porque ya se ha agotado y pasan al año siguiente”, explicó. Pura ingeniería financiera.

Y eso que el hombre iba con pies de plomo porque con el mandato caducado -el plazo legal expiraba el 7 de marzo del ¡2017!- fue elegido en su día a propuesta de la extinta CiU.

Por cierto, el 80% de este “gasto desplazado” corresponde al Departamento de Salut -cuya titular es la persona que ilustra este artículo- y como se pueden imaginar "se volverá a disparar con el tema covid" en palabras del Síndic.

A ello quizá habría que añadir que, a 31 de diciembre del 2016, había 124.028 funcionarios en la Generalitat aunque recuerden aquella carta pública de Salvador Illa en plena campaña -publicada el pasado 9 de febrero- por el que la cifra total -incluidas empresas públicas y organismo autónomos- era de 324.629 personas.

Sin olvidar que proclamaban que "això va de democràcia" pero tendrían que haber renovado ya total o parcialmente -en algunos casos desde hace años- el consejo de gobierno de la CCMA, el Síndic de Gregues, el CAC el Consell de Garantías Estatutariasm, el CONCA o hasta el comité de expertos para el cambio climático.

Quieren construir un estado y son incapaces hasta de formar gobierno.

A la hora de escribir este artículo -en el atardecer del 1 de mayo- llevamos 131 días con el ejecutivo en funciones y 77 desde las elecciones al Parlament sin que se vislumbre en el horizonte, al menos de momento, un nuevo consell executiu.

Todavía recuerdo algunos periódicos que auguraban, supongo que citando fuentes de ERC o de Junts, fumata blanca por Sant Jordi aunque luego ya se pospuso al Día del Trabajo.

El propio Pere Aragonès aseguraba el pasado 25 de abril que “si el 1 de mayo no hay acuerdo tendremos que explorar vías alternativas con Junts”. Supongo que para dar miedo pero que manera de erosionar tu propia autoridad.

En fin, al grano: lo de que el catalanismo sirve para gestionar mejor ha pasado a mejor vida. Es cierto que surgió como contraposición a la crisis de la España del 98.

Y la Mancomunidad alimentó la leyenda al llevar a cabo una ingente obra de gobierno con un zapato y una alpargata.

Josep Pla, en su primer homenot -el que le dedicó a Prat de la Riba- cita las normas ortográficas del catalán, la Biblioteca de Catalunya, el Museo de Arte Moderno, el salvamento de las pinturas románicas, las excavaciones de Empúries, el Museo Arqueológico, la Escola del Treball, etc.

Pero esto se ha acabado. Basta ver -además de los números de la propia Generalitat o de TV3-, el fiasco de Spanair, la gestión de Rodalies, el sobrecosto de la Línea 9 —¡16.000 millones! según la CUP-, la construcción del Vao o la privatización de les Aigües Ter-Llobregat para darse cuenta.

El proceso se ha cargado también el catalanismo.

Publicidad
Publicidad

33 Comentarios

Publicidad
#14 Pan con tomate y jamón ibérico, El Trabuco catalán...!!, 08/05/2021 - 11:06

"El fin del catalanismo"

Es como aquello de... el abuelo hace la fortuna, el hijo la mantiene y el nieto se la funde. Bueno, todo mas o menos...
Las grandes fortunas raramente son limpias, en el caso Pujolone claramente sucia, el hijo, l'Arturet, hipotecó la herencia y los nietos Puchi y el Torrat han terminado de fundir el invento...

#13 Fernando, Mataró, 05/05/2021 - 22:18

Más se perdió en Cuba.

#13.1 pepe, andorra, 07/05/2021 - 22:02

entre otros, fue gracias a los oligarcas catalanes, q hacían pingues beneficios con los esclavos y el azúcar cubano. Como no. Fueron ellos quienes mas beligerantes fueron siempre con la concesión de la autonomía a Cuba. Revise usted la prensa de la época y vera q risa.

#13.2 Joanet, Bcn, 08/05/2021 - 09:13

Catalunya no tenia sobirania i no podem dir que Catalunya va fer maldats a Cuba. Si algun català va fer alguna cosa mal feta ho feia com espanyol, recolzat amb les lleis de l'estat sobirà espanyol. Tal com ho va fer el general espanyol Weyler apodat "el Carnicero" per la seva extremada violència contra el poble cubà encara recordada avui.

#13.3 pepe, andorra, 09/05/2021 - 10:16

claro, claro, por eso los esclavos negros cantaban quien fuera blanco aunque fuera catalan.....El hecho de q manipules y falsifiques la realidad, como siempre hace cualquier separatista, no me importa, pq cualquiera q quiera puede comprobar q dices esta manipulado o es falso, Yo digo nada del invento ese de Cataluña, hablo de oligarcas catalanes.

#13.4 pepe, andorra, 09/05/2021 - 10:20

y ademas, el amigo joanet, no lo niega, solo lo justifica y tira balones fuera con lo del general Weyler, un mallorquin, es decir, según tu filosofía, uno de los paises catalanes esos....Vamos, q si q mola explotar esclavos y llevarse el azucar y no darles la autonomía si eso lo dicen los oligarcas catalanes con las leyes de España, como ERC hoy

#11 recordad 6 y 7 de septiembre, Barcelona is not Cataluñistan, 05/05/2021 - 10:44

son muy evidentes las similitudes de la actual clase política catalanista con la de aquella aristocracia austracista que se oponía al más mínimo cambio por miedo a perder sus prerrogativas y su dominio feudal del territorio y, al igual que entonces, el empobrecimiento de la población y de la región en general lo consideran un detalle menor

#10 recordad 6 y 7 de septiembre, Barcelona is not Cataluñistan, 05/05/2021 - 10:42

la crisis puso de manifiesto la falta de reinversión, el saqueo continuo de beneficios y el poco intereses por diversificar hacia nuevos sectores emergentes; con todo ello, y con la "ayuda" de una clase política parasitaria, la región, que podría haber sido un punto estratégico y tecnológico del sur de Europa ha ido agonizando muy lentamente

#9 recordad 6 y 7 de septiembre, Barcelona is not Cataluñistan, 05/05/2021 - 10:38

esa inversión masiva en Cataluña lo fue a costa de otras regiones que se vieron empobrecidas y produjo un proceso migratorio interior que alimentó con mano de obra barata la industria catalana

pero ello no bastó, ya que gran parte de los burgueses catalanes se apoltronaron y la decadencia industrial llegó con la crisis de los 70