Publicidad
La Puntita · 4 de Junio de 2019. 10:33h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

El futuro en juego

Las brillantes victorias del PSOE, primero en las elecciones generales del 28 de abril y después, en las europeas del 26 de mayo han hecho que el socialismo español se convierta en un referente para buena parte de la alicaída socialdemocracia europea.

La combinación de resultados de los distintos grupos políticos puede convertir al socialismo español, a poco que se lo proponga Pedro Sánchez, en el catalizador de los grandes pactos y acuerdos políticos de la UE.

Los comicios del 26 de mayo acabaron con la gran coalición de hecho que formaban populares y socialistas y que controlaba la Eurocámara. Por eso, no fue casualidad que pocos días después de las elecciones se reunieran Emanuel Macron y el presidente en funciones del Gobierno español para entre otras cosas explorar la posibilidad de un acuerdo entre socialdemócratas y liberales con el fin de arrebatar la presidencia de la Comisión Europea al Partido Popular. El multipartidismo también ha llegado a la cocina política de Europa.

Tras unos años de irrelevancia política en la esfera internacional, por la falta de ambición y desidia del presidente Mariano Rajoy, Pedro Sánchez ha querido volver a la élite sin complejos y sin tabús, por eso, se ha alineado con Francia.

Los problemas internos y la imposibilidad de entenderse con Ángela Merkel han dejado a Emanuel Macron bastante tocado. En esas circunstancias, el presidente del Gobierno francés necesita reivindicarse, y para eso nada mejor que tejer complicidades para lograr una gran alianza europea progresista. Ahí Pedro Sánchez puede jugar el papel de gran gurú de los nuevos líderes europeos.

Será bueno para nuestro país que nuestro Gobierno y el primer partido político estén en el núcleo duro de la política europea. No obstante, donde Sánchez se la juega es en la política interior. Los desafíos que tiene sobre la mesa son muchos y muy importantes. Por eso, ya sea con un gobierno monocolor o de coalición necesita una mayoría parlamentaria muy sólida para sacar adelante una serie de reformas en las que está en juego nuestro futuro.

En mi opinión, a día de hoy, el único partido de ámbito estatal que es capaz de entender la diversidad cultural, lingüística y territorial de nuestro país es el partido socialista. No olvidemos que la convivencia está en juego y eso es algo que sólo se podrá afrontar desde la justicia social y la defensa de la igualdad desde la diversidad.

Por consiguiente, urge afrontar un paquete de reformas en el que se incluyan, la reforma territorial, el mercado de trabajo, la educación, las pensiones, la transición energética, la financiación autonómica y una reforma fiscal que sea justa y equitativa.

Con toda seguridad, cuatro años no serán suficientes para culminar una remodelación de tanto calado. Sin embargo, si el socialismo es capaz de elaborar una hoja de ruta sensata, veraz y creíble, además, de ponerse manos a la obra, tendremos Pedro Sánchez para rato en La Moncloa.

La derecha de las tres cabezas bastante ocupada está en despedazarse, como para preocuparse de lo que verdad importa a la ciudadanía.

 

Bernardo Fernández

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad