Publicidad
La Puntita · 29 de Abril de 2019. 00:30h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

El principio del fin de Puigdemont

 

La primera conclusión de la noche electoral del 28-A es, paradójicamente, que el proceso está pasando factura a Puigdemont. Incluso a pesar de los 15 diputados de ERC.

Y de los relativamente buenos resultados de JxCat: siete diputados, 497.000 votos, un 12%. Las primeras encuestas a pie de urna les daban cinco escaños.

Es sólo uno menos que en las elecciones del 2016 pero se han estancado a la baja. Obtuvieron 481.000 sufragios, casi un 14%.

Si retrocedemos a las elecciones del 2015 -entonces con la marca Democàcia i Llibertat- fueron ocho diputados, 565.000 votos y un 15%.

Y si llegamos hasta las del 2011 el descenso es todavía más acusado. Con Duran  i Lleida de cabeza de lista, alcanzaron 16 escaños, un millón de votos y casi un 30%. Por primera vez ganaron unas elecciones generales.

¿Qué ha pasado porque en menos de ocho años la fuerza catalanista hegemónica se haya quedado incluso sin grupo parlamentario? Y una sino dos veces porque ahora tampoco.

Ustedes mismos: uno de los ejemplos más contundentes de hara-kiri político que se recuerdan en Europa occidental.

Por supuesto, Puigdemont se ha apesurado a afirmar que han sacado "un buen resultado, muy superior al que le ha augurado todo el mundo".

Mientras que su candidata in pectore, Laura Borràs, ha manifestado que lo tenían todo en contra y que el resulado final ha sido "casi un milagro".

Pero Pedro Sánchez tiene ahora dos opciones sobe la mesa: la primera es un pacto con Ciudadanos.

Suman un total de 180 diputados: 123 + 57. La mayoría absoluta en el Congreso está fijada en 176. 

Aunque en Ferraz, militantes socialistas han gritado “con Rivera no”. Y el propio Albert Rivera se pasó toda la campaña diciendo que con el PSOE, tampoco.

La segunda es un pacto con Podemos (42) y con Esquerra (15): 180 escaños.

Pero, en este caso, tampoco necesita los siete diputados de JxCat en una época en que ERC se muesta un pelín más partidaria del diálogo que Puigdemont.

Esquerra ha concurrido a estas elecciones definiéndose significativamente como “soberanistas” y con gente no independentista en sus filas como Joan Josep Nuet.

Por eso habrá que ver cómo influyen las elecciones -y las negociaciones posteriores- en el interior del gobierno catalán.

Al fin y al cabo la fuerza política del presidente del que se autodefine como presidente legítimo ha quedado cuarta fuerza por detrás de Esquerra, PSC, Ciudadanos y En Comú Guanyem-Podem.

Probablemente es pronto para llegar a conclusiones porque a la vuelta de la esquina hay unas elecciones muncipales y unas europeas.

Los mapas políticos en cada convocatoria son distintos pero falta menos de un mes y obviamente puede tener repercusión. Todo está en el aire.

Torra, desaparecido en esta noche electoral, está ahora al frente de un gobierno en el que su propio partido es cuarto.  Això va de democràcia, decían.

¿Convocará elecciones? Previsiblemente, no. Más bien se aferrará al cargo. De hecho ha cambiado de opinión porque en agosto iba diciendo todo lo contrario.

Pero JxCat está peor ahora que cuando forzaron la caída de Pedro Sánchez: ha perdido autoridad moral.

Y estaría bien también que, en el campo soberanista, alguien llegara a la conclusión de que Puigdemont es un estorbo para intentar la vía del diálogo sobre el conflicto.

Hasta que el independentismo no empiece a pasar página de Waterloo no hay nada que hacer.

 

Publicidad
Publicidad

15 Comentarios

Publicidad
#13 Jordi BR, L'H, 30/04/2019 - 20:07

Sr rius, estic força d'acord sobre Puigdmont, però espero algun article sobre la patacada d'Arrimadas y Cayetana y una rectificació sobre VOX que s'han quedat curtíssims respecte les expectatives que vostè mateix avalava.

No s'amagui home i ens faci un Boadella que des del Diumenge està calladet

#13.1 Albert, BCN, 01/05/2019 - 09:51

La insignificancia del clan de los puigdemont-torra en los proximos años podria titularse el articulo.
ERC es la nueva convergencia, ahora que se han desradicalizado Oriol aspira a ser el nuevo Pujolone de la politica catalana, les han calado tanto dentro como fuera de Cataluña en el resto de España.

#13.2 pepe, andorra, 02/05/2019 - 12:10

mejor sigue tu haciendo un joel joan, q se te da bastante bien, lo de Vox se explica por la brutal campaña de lavado de cerebro desde las televisiones y diarios de toda España, desde ABC hasta el mundo, pasando por los habituales mamporreros del regimen como el pais o la vanguardia. En votos, psoe y podemos, han perdido.

#12 Lobisome, BCN, 30/04/2019 - 11:50

Puchi (nada que perder) es ahora, que ve el final cerca, más peligroso que nunca. Sentencia +elecciones autonómicas. Después de eso, si todo se ha estabilizado, podremos intentar, poco a poco, calmar las cosas. Hasta entonces todo pende de un hilo, fino, demasiado fino. Ojalá me equivoque, pero pudiera ser que lo peor esté aún por llegar.

#11 PepetCabrejat, Deutchsland , 30/04/2019 - 08:36

A Alemania els de la SPD tb havien dit que no tornarien a pactar amb la Merkel, al final ho van tornar a fer tot i que els hi va costar el cap d'en Martín Schulz. Les trucades de Brusel.les fan miracles.

#6 pepe, andorra, 29/04/2019 - 13:16

por una España de todos, la escuela en español y Barcelona autonomía......,

#5 Pepe, Alacant, 29/04/2019 - 13:16

Comparando las elecciones generales de 2016/2019, en 2019 JxCat ha ganado 15.800 votos. Los que se han estrellado, son En Comú Podem: -233.788 y el PP: -262.428 votos menos. En 2019 los partidos de ámbito español han ganado 885.000 votos más que los partidos soberanistas, en 2016 fué al revés por 270.000 votos.