La Puntita · 11 de Marzo de 2022. 13:28h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

El Zelensky catalán

 

La guerra de Ucrania ha servido al menos para una cosa: ha desnudado el proceso.

Porque Zelensky se ha quedao en Ucrania. ¡Y rodeado de tanques rusos!

El excorresponsal de TV3 en Moscú Llibert Ferri recuerda también en su último libro (1) -que recomiendo encarecidamente aunque quizá no le haga ningún favor- el caso de Aleksei Navalny.

Tras intentar envenenarlo, regresa a Moscú y le caen diez años de cárcel. Ahí sigue.

En cambio Puigdemont huyó como un cobarde.

Ahora al menos ha tenido la gentileza de aclarar que no se fue escondido en el maletero sino en el asiento posterior del vehículo.

Magro consuelo. Companys se quedó en Palau tras el 6 de octubre. Le cayeron 30 años pero fue amnistiado y volvió a la presidencia.

Lo dije siempre porque le conozco: No tiene madera ni de líder ni de héroe.

Imposible alcanzar la independencia con él. No és George Washington ni un Braveheart ni un Mahatma Gandhi por mucho que algunos lo comparen.

Como Junqueras. Aunque al menos éste se quedo y dio la cara.

Recuerdo aquella vez que, a instancias de una persona, dio dos besos a la bandera española en un aeropuerto.

Era un friki. Ni siquiera un comando de la extrema derecha.

En la jura de bandera te hacían dar sólo uno. El dio dos. Para que no quedara ninguna duda.

Me acuerdo también del 1-0, que estuvo jugando al gato y el ratón con la Guardia Civil.

En vez de irse a votar donde le tocaba se fue al pueblo de al lado después de pegar el cambiazo de coche debajo de un puente.

En TV3 lo vendieron como una heroicidad. Supongo que filtró el vídeo Pere Martí, que estaba de jefe de prensa, tras grabarlo con el móvil.

Pero si se hubiera ido a votar a Sant Julià de Ramis y hubiera recibido un porrazo de la Guardia Civil quizá ahora Catalunya sería independiente.

Puigdemont ensangrentado o con la nariz rota habría sido portada en el Time o habría salido en la CNN.

Sin olvidar otras heroicidades. Como hacer ver que estaba en Palau o cerca del Parlament y estar en realidad a cientos de kilómetros. 030ab83c-0ef8-46d1-8bc4-04460733768b.jpg

 

Pero no es solo Puigdemont, es todo el proceso. Porque éstos estuvieron coqueteando con Putin hasta la invasión de Ucrania.

Al fin y al cabo el propio expresidente dijo que, en caso de independencia, sería “amigo” de Moscú.

Y envió su hombre de confianza, Josep Lluís Alay, a sondear el Kremlin.

Sin olvidar la Operación Volhov. Yo creo que eran sólo pájaros en la cabeza de Víctor Terradellas. Pero éste hombre llegó a estar en la dirección de CDC como secretario de relaciones internacionales.

Estoy convencido de que los rusos debieron creer que los independentistas catalanes no eran de fiar. Los rusos, incluso para las cosas malas, son gente seria.

Pero, en plena invasión de Ucrania, da mucho que pensar que a alguien se le pudiera pasar por la cabeza importar diez mil mercenarios rusos sin que se notara.

Además para hacer el trabajo sucio. Los tiros que los peguen otros. Ellos seguirían veraneando ricamente en la Cerdaña o en Cadaqués a la espera del resultado final.

¿Cómo pensaban traerlos? ¿Camuflados de jubilados rusos en Lloret y con el kalashnikov en la maleta?

Tampoco sé quién lo pagaría. Según otro libro, éste de Ferran Brunet, la deuda de la Generalitat asciende a casi a 80.000 millones. Casi 60.000 es con el Estado (2).

Parece cachondeo o digno de una película de Berlanga pero no es para reirse.

Al fin y al cabo tuvimos también un presidente, Quim Torra, que soñaba con una guerra corta como la de Eslovenia.

Y tardó 48 horas en condenar la violencia de la Plaza Urquinaona. Cuando lo hizo, claro, nadie le hizo caso.

Ahora continua con su retiro dorado. Paseando perros y colgando fotos de paisajes en insta. Eso sí, con una pensión vitalicia de 92.000 euros. Tócate los cojones.

 

(1) "Putin trenta anys després del final de l'URSS", Edicions de 1984, Barcelona,  octubre del 2021

(2) "Economía del separatismo catalán", Deusto, Barcelona, enero 2022, página 390

captura-de-pantalla-2022-03-11-a-las-13.37.30.jpg

Publicidad
Publicidad

16 Comentarios

Publicidad
#11 SILVIA, SANT HIPOLIT, 14/03/2022 - 16:25

Sr. Rius, el voste el Putin Català, resentit i censurador, no he trobat cap company seu que parli be de voste... es un manipulador!!!
Faci el favor de fer periodisme serios, que ja no el creu ni el tato... només els quatre fanatics que el seguiexen en aquest panfleto.
No li fa vergonya fer aquest tipus d´articles?

#9 LoisA, Tabarnia, 12/03/2022 - 10:55

Puigdemont no tiene entereza como político para mantenerse firme. La presión de un par de centenares de personas en la plaza Sant Jaume, el simil de las 155 monedas de Rufián, los lloros de Rovira le hicieron quebrar y huir.

#8 FERRANOT, BARCELONA, 12/03/2022 - 10:49

Un Puigdemont con la nariz rota tampoco hubiese logrado la independencia de Cataluña. Pero, al menos, hubiera dotado de cierta dignidad a un personaje que no deja de ser un payasete que vive a pie de rey gracias a unos acólicos absolutamente abducidos por una ideología populista y totalitaria.

#7 Gent, De pau, 12/03/2022 - 08:21

Para hacer una tortilla hay que romper huevos. Y ésta gente no estaba por la labor. Todo de boquilla.

#6 Capit@n España, Purgandus populus!!, 12/03/2022 - 00:07

"Demà tots als despatxos" me parece un buen epitafio para él..jajajajaja