Publicidad
La Puntita · 10 de Febrero de 2011. 17:19h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Es internet, estúpidos

El corresponsal de TV3 en Pekín, Sergi Vicente (@ sergivicente) dio la alarma el pasado martes vía twitter: "Gurú chino de internet @ isaac (de visita en BCN y Madrid) dice 'no power, no wifi, on high-speed train'. Bienvenido al Tercer Mundo tecnológico".

Como era importante me apresuré a rettwitearlo al nuevo director general de Telecomunicaciones, Carles Flamerich (@ Flamerich) gracias a uno de nuestros expertos en la materia, Albert Cuesta (@ albertcuesta).

Tengo muchas esperanzas depositadas en el mencionado Carles Flamerich, pero espero que no las defraude. No porque venga del sector y haya sido presidente del Ctecno (Cercle Tecnològic de Catalunya), sino porque no le costará mucho superar el nivel de sus predecesores.

El primer secretario del tripartito fue Oriol Ferran, un gol de Vicent Partal a Esquerra -otro quiero decir- porque creo que ha acabado de concejal de Iniciativa en Arenys. Ferran estaba obsesionado con el software libre. Al final sólo consiguió reconvertir su Secretaría.

A Oriol Ferran lo tuve -junto con otra perla: David Domingo- en un curso de periodismo digital de la UOC de infausta memoria. Era tan malo -iba a cargo de la productdora Lavinia, que ahora trabaja para TV3- que a mitad de curso hubo un motín. Tenía que ser muy malo si, en un curso a distancia, los alumnos se pusieron de acuerdo para presentar una prostesta formal. Por eso me quedé de piedra cuando a uno de sus profesores le nombraron para un cargo tan importante como éste.

El segundo fue Jordi Bosch sobre quien, como Carles Flamerich, también tenía depositadas uchas esperanzas al comienzo. Pero al final pasó a la historia por haberse subido el sueldo 20.000 euros al año, según revelaba un informe de la Sindicatura de Cuentas.

La política del tripartito en materia de nuevas tecnologías era tan floja que le dieron un Premio Nacional de Comunicación a una de las empresas del fiasco de Hereu con la Diagonal. Ya saben, aquella vez que hizo el ridículo haciendo ver que votaba vía electrónica. El principio del fin -junto con las fotos de las putas en la Boqueria- del todavía alcalde de Barcelona.

Pero con Internet no podemos perder más tiempo: llevamos diez años perdidos y diez años en la época de las nuevas tecnologías es como cincuenta durante la Revolución Industrial. La facilidad de acceso (free wifi) y la conexión de alta velocidad ahora es el equivalente a las vías férreas durante el siglo XIX. No podemos volver a perder el tren.

Catalunya ya ha sufrido varias tropiezos: ¿se acuerdan de Retevisión? debía ser uno de los polos de desarrollo tecnológico de Catalunya. El edficio donde tenía la sede -en la Diagonal de Barcelona, delante de la Illa- ahora hay una tienda de moda: H&M. ¿Y Al pi, otro proyecto emblemático? Terminó en manos de Orange. Ahora una empresa privada ofrece fibra óptica con 50 megas, que es lo que hubiera tenido que hacer la Generalitat desde el comienzo.

Los vascos, en esto, sí que lo han hecho mejor que nosotros: al menos tienen a Euskaltel. El senador del PNV Iñaki Anasagasti explicaba el pasado 29 de octubre, en una entrevista en TV3, que cuando pactaron la primera investidura con Aznar -ni siquiera eran necesarios sus votos, ya tenía los de CiU y Coalición Canaria- pidieron el segundo operador de telefonía móvil: el que luego sería la mencionada Euskaltel.

¿Se acuerdan de la campaña del Som 6 milions, la más emblemática de Jordi Pujol?. Una de las frases del anuncio era: "desde la Generalitat damos la bienvenida a la informática y a las nuevas tecnologías. Porque queremos ser los primeros". Pues estamos a la cola. Lo primero que hicieron los estonios después de alcanzar la independencia fue ponerse las pilas con internet. Nosotros todavía estamos en pañales.

Este mismo ejemplo se lo puse a la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, en la primera conversación de pasillos después de su nombramiento el pasado miércoles en el Parlament. Me dejó preocupado: alegó que el Ayuntamientos de Barcelona ya había puesto en marcha el free wi fi. Mal asunto cuando una Administración desvía hacia otra. Además, sólo se puede utilizar una hora al día y siempre que tengas una estación cerca.

La periodista Ester Vera -mira por donde ahora jefe de prensa de Mas-Colell- ya contaba en un artículo en El País el 3 de septiembre de 2009 ("Barcelona, Tenemos un problema") que era un wi fi "de juguete". De hecho, a finales de enero fui a la rueda de prensa de Jordi Portabella para explicar su acuerdo con Reagrupament y no había wi fi ni en el Ayuntamiento. Como si estuviéramos en la edad de piedra.

El pasado 20 de agosto leía un reportaje de Antonio Cerrillo y Xavier Cervera en La Vanguardia y en el municipio noruego de Longyearbyen -el más septentrional del planeta- tienen "conexión wi fi en la calle". La localidad en cuestión, con sólo 2.000 habitantes y a tan sólo 1.300 km del Polo Norte, goza por cierto de cuatro meses de oscuridad al año y temperaturas de 20 grados bajo cero.

También tuve la oportunidad de expresar mis inquietudes a Carles Flamerich durante el último consejo nacional de Convergència, cuando todavía recibía felicitaciones a diestro y siniestro. Pero lo vi más preocupado por la telefonía móvil que por el acceso a Internet de alta velocidad y el free wi fi.

De momento, lo único que sabemos es lo que dijo el consejero Mena en su última intervención en el Parlament este miércoles cuando dijo que las nuevas tecnologías nos podían ayudar a salir de la crisis y habló de "mejorar la conectividad y la accesibilidad de banda ancha". Lo cito para pasar cuentas al final de legislatura.

"Creemos -añadió- que las empresas de Catalunya se deben meter de lleno, en el intercambio de datos, el comercio electrónico, el business to business, el business to consumer, y creo que avanzaremos con materias de simplificación administrativa y de trámites administrativos". Vamos, consejero. Hechos, no palabras.

Como dijo el catalán Francisco Belil, el CEO de Siemens para el suroeste de Europa, el pasado 5 de febrero en una entrevista en el TN: "No podemos perder tiempo. El mundo se mueve con nosotros o sin nosotros". El directivo -de las pocas cosas que exporta Cataluña son directivos- había dado el día anterior una conferencia en Cornellà sobre las claves del futuro industrial del país. Quizá que le hagamos caso.

Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#6 Josep, Barcelona, 15/02/2011 - 10:34

Li sugereixo que s'informi del pla Catalunya Connecta impulsat pel tripartit. Pels seus comentaris dedueixo que no en té coneixament (http://www.youtube.com/watch?v=q4eGWYe9GuU).
Totalment d'acord en que l'accés ha internet ha de ser un dels principals objectius del nou govern.

#5 emilio, a@a.com, 11/02/2011 - 20:35

que pasá? es delito subirse 20 mil euros al sueldo?

#4 Xavier, Barcelona, 11/02/2011 - 16:01

Coincideixo en gran part, però no en la gran necessitat de wifi. Hi ha vàries tarifes planes per menys de 20 euros al mes, per a mòbil i/o ordinadors amb modem 3g.
Qui necessita mobilitat en les connexions ja en pot tenir, el wi-fi no és tan necessari.

#3 Manuel Sanromà, Tarragona, 11/02/2011 - 13:23

Sr. Rius: l'ha clavat. El felicito pel excel.lent article.

#2 Sergi Vicente, Pequín, 11/02/2011 - 12:23

Bon article, boníssim títol