Publicidad
La Puntita · 21 de Julio de 2019. 10:57h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Es la inmigración, estúpidos

 

¿Pero como quieren que no suba la inseguridad ciudadana en Barcelona si Colau ha estado al frente del Ayuntamiento de Barcelona?

¡No sólo eso sino que lo estará cuatro años más! Ya entiendo que entre Ernest Maragall y Colau muchos la prefirieran a ella. Yo incluido.

Pero no se puede dejar la seguridad en manos de un progre com Amadeu Recasens, comisionado de seguridad del ayuntamiento hasta su oportuno cese por Albert Batlle.

Le conozco desde hace años. Fue jefe de estudios del Ministerio del Interior con Margarita Robles y luego director de la Escuela de Policía de Mollet.

Aunque quizá el mejor cargo que ha tenido nunca es el de director general de Modernización de la Administración de la Generalitat (2007-2011).

Lo dice todo: no han hecho nada.

Pujol ya creó en 1998 una Comisión Asesora par la Modernización de la Administración -y eso que la Administración de la Generalitat la creó él- y Mas otra Comisión de Expertos para la Reforma de la Administración Pública qunice años después (2013).

¡Cómo van a despedir a funcionarios si son los suyos! Sólo hay que recordar el día que Ernest Maragall y Chakir El Homrani se incorporaron a sus respectivas consejerías tras el 155. ¡Los funcionarios aplaudiendo a rabiar!

Pero a lo que iba: Recasens ya decía en una entrevista en noviembre del 2018 que “la izquierda ha de tener un modelo propio de seguridad”. ¡Así nos ha ido!

El único progre que conozco que ha entendido la seguridad es Manuel Valls, que fue ministro francés del Interior y tiene incluso un libro sobre el tema

La seguridad no es de derechas ni de izquierdas, es seguridad: el respeto a la propiedad privada, el cumplimiento de las leyes, la seguridad jurídica. En fin, el sentirse seguro a nivel personal y familiar. Es lo primero que hay que pedir a las administraciones.

También decía entonces que sería una “irresponsabilidad” utilizar la inseguridad ciudadana como argumento electoral.

Claro, no te jode, estaba por los suelos y él era el máximo responsable.

Ya nos acordamos tampoco de la concejal en Ciutat Vella, Gala Pin, diciendo en otra entrevista que “en estos tres años hemos descubierto que la policía es imprescindible para Barcelona”.

¡A buenas horas mangas verdes!

Esta es aquella que se despidió del último pleno municipal tapada con una capucha. No sé si en señal de protesta porque lo ha hecho tan mal -recuerden los narcopisos- que se le ha acabado finalmente el chollo.

En fin, el balance hecho por la última Junta de Seguridad de Barcelona no puede ser más desastroso: un incremento de la delincuencia del 9%.

¡Pero si es lo que todo el mundo sabía! Incluida aquella alto cargo coreana que, la pobre, falleció tras un tirón. El culpable sigue libre.

El aumento de robos ha sido del 31% ¡Y los atracos el 66%!

Se producen más de 40 robos violentos al día de los cuales unos 1.800 son tirones.

Y no lo dicen, claro, pero una parte es atribuible a la inmigración.

No a toda la inmigración, por supuesto. No hay que criminalizar un fenómeno tan complejo pero tampoco mirar hacia otro lado.

Es absurdo negar el impacto de la inmigración en la inseguridad ciudadana como es absurdo negarlo en la educación, el sistema sanitario o las ayudas sociales.

En efecto, hay que poder hablar de la inmigración si que te llamen racista, xenófob, islamófobo o “porquería”, que es lo último que me han dicho.

screensnapz064.jpg

Colau ha sido víctima de sus propios perjudicios ideológicos.

¿Qué respeto le puede merecer la propiedad privada si está a favor de los okupas y el top manta?

Ahora ya nadie niega tampoco que algunas violaciones o agresiones sexuales son perpetradas por extranjeros e incluso por menas.

Que yo recuerde: la de Santa Coloma, la de las Atarazanas, las dos de Manrsea, la de Sabadell, la última del PobleNou 

¿Ya no nos acordamos de la ola de agresiones sexuales de Nochevieja en Alemania en el 2015? Fue un aviso pero los medios lo relativizaron.

Desde luego también hay violadores españoles y catalanes, pero es también absurdo negar que hay culturas más machistas que otras.

La izquierda, el progesismo, los bienpensantes han hablado siempre de la inmigación con una tremenda ingenuidad.

Pensando sólo en los votos que le puede reportar -cuando en realidad no les votaran a ellos, votaran a los suyos- o defendiendo el multiculturalismo porque así no hay que hablar de conviencia.

Claro, pero ellos viven en Sarrià -como el president Torra- o en Sant Cugat. No en ca n'Anglada, Rocafonda o Salt. Así cualquiera.

Meritxell Budó tenía una pancata con el "Refugees Welcome" en la fachada del ayuntamiento de La Garriga antes de que la nombaran consejera.

Este municipio del Vallés tiene un 6,46% de inmigración. Es perfectamente asumible. Y no sé si ella ha acogida nunca a nadie en su casa. En una ocasión se lo pregunté por twitter pero todavía espero respuesta.

¿No se acuerdan que con el tripartito en el Govern y Jordi Portabella, de ERC, de segundo teniente de alcalde legalizaron las bandas latinas como asociaciones culturales?

Ahora ya nadie discute que de asociaciones culturales tienen más bien poco y que luchan por el control del territorio o del tráfico de drogas. Incluso ha habido muertos entre ellos.

Como el tema del top manta. Hay unos 4.000 en Barcelona. El día que un concejal decida poner orden habrá una batalla campal.

Ya ha ocurrido. Acuérdense de que se metían en el Metro -sin pagar, por supuesto- y lanzaban a los polícias las piedras de las vías.

O la agresión que sufrió un turista norteamericano en plena Plaza Catalunya. Creo que el ayuntamiento ni siquiera se personó como acusación particular.

Acuérdense también de que en Salou, en el 2016, tomaron el centro de la localidad e interrumpieron el tráfico ferroviario durante ¡ocho horas!

Todo por la muerte accidental de uno de ellos que, cuando le iban a registrar el piso, intentó escapar por el balcón y cayó accidentalmente. Culparon a los Mossos.

Luego se demostró que un verdadero Corte Inglés en minatura en su casa. Todo de productos falsificados. Jaume Asens lanzó acusaciones infundadas contra la Polícia de la Generalitat vía twitter.

¿Saben cómo acabó aquello? Con los coches patrulla de los Mossos llevando a su casa a los detenidos tras prestar declaración. ¡Ni siquiera les abrieron expediente de expulsión! El consejero de Interior era Jordi Jané, uno de los que se ha tragado el proceso.

Sin olvidar tampoco los carteristas en el Metro, que ha desbordado a todos los cuerpos policiales. Antes era un negocio casi exclusivo de rumanos, más bien dicho, rumanas.

Las hay con más de 1.000 identificaciones -lo decían el otro día en el TN- pero cuando los detienen por una puerta casi salen por la otra. ¡Cómo no van a delinquir!

Lo mejor es que los jueces dictan órdenes de alejamiento. ¿De alejamiento? Lo que tienen que hacer es cumplir condena -y por delito, no por falta- y ser expulsadas tras el cumplimiento de la pena.

En fin, de todos los actos delictivos cometidos por nacionales y extranjeros quizá el peor de todos -además de las violaciones- es cuando estafan a gente mayor.

Los últimos detenidos son “españoles y magrebíes” pero cuando dicen esto probablemente son españoles de origen magrebí. Y francamente, no tienen vergüenza de querer estafar a jubilados.

screensnapz063.jpg

Por eso, lo que decía: hay que poder hablar de inmigración. Sin crear leyendas negras pero también sin tapujos. Sin miedo, en definitiva.

El Gobierno de Quim Torra celebró una cumbre en Palau antes de las elecciones -a la que se sumaron Ciudadanos y PP, que grave error- cuya principal conclusión es que no había hablar de inmigración durante la campaña electoral.

¡Claro, excepto acoger menas -tirados por las comisarías o por la iglesia de Santa Anna- no han hecho nada!

Y el Ayuntamiento de Barcelona ha publicado una guía de comunicación inclusiva según la cual no se puede decir “inmigrante” o “terrorista yihadista

Coño, no me jodan. ¿Y los terroristas de las Ramblas qué eran? ¿Hermanitas de la caridad? ¿Atacantes venidos de Marte? Pero si el Daesh reivindicó el atentado a las pocas horas.

Ya basta de cogérsela con papel de fumar.

No hablar de inmigración sólo genera actitudes xenófobas y el auge de la extrema derecha. Que es lo que ha pasado en toda Europa.

Lo peor es que Barcelona ha entrado en un largo proceso de decadencia del que la inseguridad ciudadana es sólo un botón de muestra.

La ciudad sufre tres crisis sucesivas: la crisis económica del 2008 que todavía colea, la crisis por la gestión de Colau y la crisis generada por el proceso.

Yo soy agnóstico pero si existe que Dios nos coja confesados.

 

Publicidad
Publicidad

14 Comentarios

Publicidad
#12 Un musclu, Bcn, 23/07/2019 - 21:30

Mes clar impossible....

#11 Charlie Harper, Castellon, 22/07/2019 - 19:25

El ínclito Amadeu Recassens, cuando trabajaba para Interior del PSOE, en una conferencia en 1995, afirmo que el modelo policial español estaba caducado, eso después de modificarlo totalmente en 1986, un águila, supongo que cambiándolo de nuevo pillaría mas, que es lo que siempre ha hecho. Un sinvergüenza.

#10 Kropotkin, Vic, 22/07/2019 - 19:05

Me da la impresión de que a la Inmakulada se le está poniendo la tipica cara noble e inteligente de los estelados. Es raro... Jua, jua, jua,...

#8 pepe, andorra, 22/07/2019 - 12:56

pues por mucho q digan q es lo q han votado, yo no me creo q le hayan votado pq si, me lo creere cuando me dejen contar las papeletas en lugar de quemarlas y dar por sentado y por bueno lo q se lleva a la junta electoral, pq si todos se ponen de acuerdo, es perfectamente posible manipular una parte de los votos. El sistema no es perfecto.

#7 fidelio, barcelona, 21/07/2019 - 22:54

Rius... ves a confesar... lo llevas crudo! Extra ecclesiam nulla salus! "Catalunya serà cristiana o no serà", pues eso... Psoe/Podemos Colau/PSC , Torra/Puchi/Junqui&co., ¿qué puedes salir mal?

#7.1 Protágoras, bcn.España, 22/07/2019 - 12:02

La Nueva Iglesia de los Progres ha establecido sus dogmas sobre inmigración, inmersión y feminismo. Rius debería ser más cauto a la hora de exponer sus opiniones heréticas; se arriesga a ser anatemizado y sus escritos a ser quemados como el cuento de Caperucita.