Publicidad
La Puntita · 9 de Noviembre de 2019. 10:32h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Espero no ser el primer muerto

 

El pasado lunes, mientras estaba cubriendo el acto oficial del Rey en Barcelona, recibí un mail en mí correo personal con el siguiente mensaje: “Que sàpiga el Rius que com molts altres periodistes ‘catalans’ es un venut més a les èlits de l'Estat. I per això ho denunciem al carrer. Prou de botiflers”.

No sé si precisa traducción: “Que sepa Rius que como muchos otros periodistas ‘catalanes’ es un vendido más a las élites del Estado. Y por eso lo denunciaremos en la calle. Basta de traidores”.

Acompañaba el mail con fotos de los cartelitos en los que aparecían también Xavier Sarda, Joan Guirado, Mayka Navarro, Laura Fábregas y Estefanía Moreno.

Y el lema “Terroristes de la Informació. Al servei de l’Íbex. Sicaris del poder”. Creo que en este caso no precisa traducción.

Aclarar, de entrada, que los señalados no formamos ni una peña ni un contubernio ni una conspiración.

Con algunos no he cruzado nunca una palabra y sólo los he visto en TV3. Supongo como cuota constitucionalista. Otros ni siquiera sabía de su existencia porque no soy telespectador habitual de las tertulias de La Sexta.

Tampoco entiendo la clasificación. Xavier Sardà es una estrella y yo soy un mindundi de la información. Cosa que, por otra parte, aspiro a seguir siendo.

En mi caso ponían -además del cargo- mi localidad de residencia y la condición de “ex-convergente”. El Ayuntamiento de Martorell debería agradecerme la publicidad gratuita.

El día de autos recibí la llamada de dos personas, ambas me perdonaran la indiscreción: la delegada del Gobierno español, Teresa Cunillera -a la que he metido caña en más de una ocasión-; y el maestro de periodistas Arturo San Agustín.

Duran se ofreció, por mail, de escolta. Le respondí que daría la talla como ministro de Exteriores, de Fomento e incluso de Economía pero que tenía mis dudas como guardaespaldas.

Eso sí: tuve innumerables muestras de apoyo públicas o por whatsapp. Gracias a todos ellos desde aquí.

Por lo que respecta a la calificación de “exconvergente” no lo he ocultado nunca que, entre los catorce y los dieciocho -quizá un poco más tarde pero seguro que antes los veinte- fui un indisciplinado militante de la JNC y de Convergencia. Hasta coincidí con Carles Puigdemont, entre otros que ya recordaré en otra ocasión. De esto hace casi treinta años. Hoy cumplo 56. Como pasa el tiempo.

Incluso tengo documentos gráficos que lo atestiguan. No lo he escondido jamás -como mi cambio de apellidos- pero tampoco lo voy contando cada día. El primero por la izquierda en la segunda fila -con el pelo ensortijado y gafas de sol- soy yo. Como ven con mucho más pelo del que luzco en la actualidad. El periodismo digital es muy duro, sobre todo en Catalunya.

xavier-rius-jnc.jpg

 

A mi derecha Oriol Puig, casi eterno director del Servicio Meteorológico de Catalunya -hasta su cese- y detrás mío el decano del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, que llegó a diputado de CiU  en el Parlament y prestó su apoyo sin ambages a la huelga de hambre de los presos independentistas. Hasta compareció en una rueda de prensa al lado de Jordi Pina.

En la foto aparecen también dos hermanos de la presidenta interina de la CCMA, Núria Llorach -lo que sin duda tampoco me ha servido para medrar en TV3- y en el extremo derecho a la imagen Joaquim Forn, que con los años llegaría a consejero de Interior.

Ni que decir que Quim y yo habíamos ido a manifestaciones juntos -también el exconsejero Germà Gordó- y gritábamos lo que gritan los jóvenes: "In-inde-independència!", entre otras consignas.

Le escribí a la cárcel. A él y a Junqueras. Él me contestó. Muchos ánimos, Quim. Aquí me tienes si necesitas algo porque la amistad esta para eso a pesar de que, como sabes, soy muy crítico con el proceso Y sobre todo en cómo lo habéis hecho.

Me ahorro el que sale al lado de Miquel Roca porque no quiero hundirle el negocio de joyería -al menos las ventas a clientes españoles- que tiene en Paseo de Gracia. Me quedé de piedra el día que lo vi, detrás de Puigdemont, en la portada de El País al día siguiente de las elecciones al Parlament del 2017 porque había sido -junto a Charles Lindbergh, que cruzó el Atlántico en solitario- uno de mis ídolos de juventud. La vida da muchas vueltas.

Por eso, tampoco entiendo la calificación de "botiflers". Echo en falta en la lista a colegas con muchos más méritos que yo -profesionales, no ideológicos- como Albert Soler, Miguel Giménez, Gregorio Morán, Manuel Trallero, Arturo San Agustín, Salvador Sostres, Cristian Segura, Guillem Martínez o Sergi Fidalgo, entre otros.

Y perdonen si me dejo alguno porque siempre es un riesgo hacer listas. Pero que sepan todos, incluso los que haya podido olvidar, que sería para mí un honor estar en una lista negra junto a todos ellos.

Además, ya puestos, Joan Guirado, -que como el presidente Torra empezó en e-notícies- es un exconvergente más reciente. Todavía le recuerdo en el congreso del partido celebrado en Reus con una estelada (a la derecha de la imagen). Y luego, si no recuerdo mal, de jefe de prensa de Pere Macias cuando andaba por Madrid.

 

64674-1.jpg

 

El día que coincidí con él en la primera rueda de prensa del conseller Buch tras los disturbios ya le pregunté: “¿Joan, has visto la luz?” porque, en el turno de preguntas, se lanzó a la yugular. Me confesó entonces, para mi sorpresa, que estaba en Ok Diario, el periódico de Eduardo Inda.

No pasa nada porque todo el mundo tiene derecho a evolucionar ideológicamente. Siempre que expreses por las ideas que dejas atrás el mismo respeto que por las nuevas.

De hecho, el proceso se ha nutrido de conversos: políticos (Ernest Maragall, Comín, Romeva, el propio Mas), mediáticos (Pepe Antich) e incluso intelectuales (Josep Ramoneda) aunque, en la mayoría de los casos, permítanme dudar de que su conversión sea sincera.

Respecto a Mayka Navarro es conocida en la profesión como la correveydile porque es la periodista que el entonces directdor general de los Mossos, Manuel Prat, recogió en su coche oficial tras haberse entrevistado con el director de Método 3, Francesc Marco, en los turbulentos tiempos de aquella agencia de detectives conocida por poner micrófonos en el restaurante La Camarga. Supongo que de algo debían de hablar en el coche.

Mayka mantuvo silencio durante tres semanas a pesar del run-run que corría por la profesión. Posteriormente pasó de El Periódico a La Vanguardia -espero que no sea por los servicios prestados- pero ahí ya no me meto. Ya sabrán en La Vanguardia qué fichajes hacen.

La última pieza que le leí era digna de TV3. En realidad, la cadena pública-siempre tan neutral en el tema del proceso- hizo una crónica similar antes de que aquella secretaria judicial que tuvo que salir por la azotea del Departamento de Economía y Finanzas declarara ante el Supremo. Parecían ambos que querían blanquear la situación. De hecho, hasta los Mossos la han premiado recientemente.

Sostenía Mayka que “en los últimos días, varios han sido los testigos que han detallado cómo la funcionaria tuvo que abandonar las dependencias ‘saltando por los tejados y las azoteas’” pero que ella lo había probado y “en su recorrido no hay tejados ni azoteas” En fin, recordaran los lectores que la declaración de la citada secretaria judicial fue contundente.

Pero, volviendo a los jodidos carteles, lo que más me duele son dos cosas: la primera es que a mí ya sólo me insultan en catalán. Incluso en las redes.

A mí que, en octavo de EGB, compraba cada día el Avui e iba a la escuela con una señera gigante en forma de bufanda que me había zurcido mi abuela.

Como era privada y estaba llena de fachas -era moda llevar el aguilucho en la parte posterior de la cadena del reloj- recibí en más de una ocasión. Creo que era el catalanista oficial de la escuela. Probablemente el único.

La bufanda acabó en más de una ocasión en el water y recibí también algún cachete aunque en esa época ni siquiera sabíamos que a estas cosas se le llamaba bullying. Yo tenia trece años, los que abusaban -algunos repetidores crónicos- diecisiete. Todos, por cierto, miembros de buenas familias de Barcelona.

Y cuando me casé nos compramos, como regalo de bodas, la Gran Enciclopedia Catalana. Creo que nos costó 250.000 pesetas a pagar en cómodos plazos que nunca se acababan. En una época en la que, supongo que como todos, íbamos apurados.

Luce muy bien en el comedor. Nadie nunca ha abierto un volumen. Ahora no la quieren ni los libreros de viejo.

En fin, volviendo el cartelito en cuestión: no le di importancia al principio. Simplemente un detalle desagradable. Aunque ya me planteé entonces presentar denunciar. Cosa que al final hice este viernes ante el juzgado de guardia. Fueron más diligentes que los Mossos.

Pero al día siguiente, otro de los aludidos, me dijo que estaba circulando el tema y me mandó una foto distinta a las que yo ya tenía. Le di entonces visos de verosimilitud.

6717-cartell.jpg

 

El problema, en todo caso, no son unos carteles: el problema es el caldo del cultivo que han creado.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, diciendo que los últimos disturbios hacen “visible” el conflicto.

Laura Borràs afirmando, en una entrevista en El País, que no considera violencia “quemar un contenedor”. ¿Entonces qué es? ¿Una calçotada? ¿un foc de camp? ¿Una excurisón campestre?

O Míriam Nogueras proclamando, en un míting en el camping de la Plaza Universidad, que algunos jueces, policías y periodistas son como “ratas” al servicio de “las cloacas del estado”.

Nogueras, además de candidata de JxCat, es la número dos del PDECAT. A efectos prácticos equivale al Miquel Roca de mi juventud.

Como ha degenerado Convergencia. Yo la conocí en una tertulia de BTV tras el estallido del caso Pujol en la que afirmó sin pestañear que era culpa de España. Tuve que recordarle que Jordi Pujol (1930) era nacido en Barcelona.

O Merixell Budó que, en la rueda de prensa del martes, cuando le pregunté sobre los incidentes con Josep Bou mientras intentaba acceder al Palau de Congressos aseguró que no “visualizó” imagen concreta “de ningun agresión”.

Obvió también la del empresario del zapato Antonio Castañer, que recibió un puñetazo en la nariz. Mientras que a Josep Ramon Bosch le oí en Intereconomía -antes de una conexión- haciendo una descripción pormenorizada de los escupitajos, chillidos y empujones que sufrió junto a su mujer. Su esposa, por cierto, era de Convergencia.

Y que conste que Josep Bou es un cargo electo. Me da igual que sea del PP o de la CUP. Con la ley en la mano representa no sólo a sus votantes sino a todos los barceloneses.

¡Pero si el presidente Torra tardó 48 horas en condenar los disturbios en Barcelona! ¿Cómo no va a haber jóvenes que confeccionan carteles o -lo que es mucho peor- tiran adoquines a la policía y queman contenedores?

Eso es lo grave: Están contemporizando, banalizando la violencia. La tentación de la vía eslovena.

Hay una generación frustrada -la generación del proceso- de jóvenes que tenían 10 o 12 años y que ahora tiene 17 o 19 a los que les han dicho repetidamente que España es Turquía o que la independencia està “a tocar”.

Peor aún: en los dos últimos años no han parado de decirles -incluso a través de medios públicos como TV3 o Catalunya Radio- que “son presos políticos y exiliados”.

Como si esto fuera la dictadura de Franco, la de Pinochet, la de Videla o la de la URSS. ¡Contra las dictaduras está legitimada la violencia! ¡Cómo no van a salir a la calle!

Todavía me ha sorprendido otra cosa. El silencio de los medios más afines al proceso: TV3, el Ara, El Punt-Avui, entre otros.

En TV3 ya les debía tocar muchos los cojones tener que hablar de un cartelito en el que salía el Rius. No salimos ni en el Tot és mou y eso que no se pierden detalle de los vericuetos del proceso.

Pero sospecho que el problema es que informar del cartelito en cuestión rompe la imagen de Catalunya idílica que quieren vendernos: la de todo un pueblo en marcha hacia la independencia. Una Catalunya que, en el fondo, no existe.

Creo que esta Catalunya soñada -la misma con la que sueñan Albert Batet o Eduard Pujol- no existía ni en la Catalunya medieval. Había Cortes sí pero estaban muy lejos de los cánones democráticos del siglo XXI.

En fin, si me permiten abusar de su paciencia, una última reflexión.

El independentismo catalán, incluso el más radical, tiene que dejar de denostar el Íbex.

El problema no es que algunos supuestamente estemos al servicio del Íbex. Por favor, díganle a Florentino Pérez que ya puestos pasaré a cobrar.

Si cobrara de todos los sitios que dicen que cobró -el CNI, la Guardia Civil, Fomento, la patronal, etc.- ficharía a Luis Bárcenas para que me llevara las cuentas. Yo soy de letras.

Me acuerdo que hasta decían que cobraba de Unió cuando este partido ya había cerrado la barraca con 22 millones de euros de deuda.

Lo peor, en efecto, es el descenso de empresas catalanas en el Íbex. Algunas -como BancSabadell o Gas Natural- porque han trasladado su sede social. Otras -como Abertis- porque han dejado de ser catalanas. En la lista deberíamos incluir a firmas emblemáticas como Codorníu o Freixenet aunque no estén en el Íbex. Una muestra del inevitable declive catalán.

Y no sólo eso. El otro día vi un adhesivo -firmado por Endavant, uno de los grupúsculos de la CUP- que me aterró. “La Caixa ens roba”, decía.

Hemos pasado del “Espanya ens roba” a “La Caixa ens roba”.

!Otro tiro en el pie!

Utilizando la fórmula de Vargas Llosa: ¿Cuaado se jodió esto?

Quizá, por lo que se refiere al ámbito universitario, el día que unos estudiantes esgrimieron carteles a las puertas de su facultad con el lema “Fuera las empresas de la universidad” durante una huelga general.

¡Cómo se van a integrar luego en el mercado laboral!

El proceso se ha cargado muchas cosas -la neutralidad de TV3, la función pública, los Mossos, la escuela catalana- pero tambien una generación de jóvenes. Y estos son los que, en teoría, deberían sacar el país adelante después de la nuestra.

En fin, si hay gente que me odia tanto, espero no ser el primer muerto del proceso. Por causas naturales o inducidas.

Bueno, de hecho el primer muerto fue la víctima del antisistema Rodrigo Lanza aunque fuera en Zaragoza. Presuntamente porque el juicio todavía no ha terminado. 

Y si no también podemos incluir en la relación al turista francés al que le dio un infarto tras cuatro kilómetros en tierra de nadie cargado de maletas durante la reciente ocupación del aeropuerto. Pese a que ni uno ni el otro son indepes.

Pero aprovecharé para transmitir todo mi apoyo a aquel guardia urbano al que el mencionado Lanza dejó tetrapléjico.

No conozco al agente en cuestión. Ni siquiera sé su nombre. Pero no hay derecho de que por dejarte tetrapléjico le caigan sólo siete años al agresor. La tetraplejía es para toda la vida. Si nunca necesita algo aquí me tiene.

Todavía recuerdo las muestras de apoyo de la ahora alcaldesa de Barcelona y entonces candidata, Ada Colau, a raíz del reportaje “Ciutat Morta” cuando denunció “la corrupción política, policial, mediática” en su cuenta de twitter.

O la del ahora cabeza de lista de los Comunes en Madrid, Jaume Assens, que también cargó contra la “banalización de la tortura y la impunidad de los crímenes de Estado". No los he oido hablar ahora que se celebra la vista oral. Ni siquiera retractarse. Por la boca muere el pez.

43866-5.jpg

22777-3.jpg

 

Publicidad
Publicidad

31 Comentarios

Publicidad
#30 El_Vecino_Del_Artico., Sevilla, 16/11/2019 - 06:02

Ojalá haya muchas más personas que se atrevan a levantar la voz como usted. Es necesario.

#29 JA, Barcelona, 13/11/2019 - 12:07

Tot el meu suport Rius!
no deixis de dir la teva, de preguntar, de denunciar, i ni cal dir que has de seguir tenint les teves pròpies idees...si calles o et deixes influir guanyarà el totalitarisme.
Ens dones veu a més dels que penses.
Una abraçada i endavant!

#28 recordad 6 y 7 de septiembre, Barcelona is not Catalonia, 13/11/2019 - 08:58

Rius, seguro que la ha visto, pero le recomiendo ver "La jauría humana", de Arthur Penn, con Marlon Brando y Rober Reford, espléndido relato de la sociedad donde no es difícil encontrar similitudes con la actualidad

#27 Santi, BCN, 11/11/2019 - 19:18

Rius... eres un crack!

#26 MERY, BCN, 11/11/2019 - 11:01

Rius, moltes gràcies per tot.
la teva feina es impagable. El nivell d´objectivitat que mantens aquestes alçades, es digne d´una inteligància privilegiada.
No dubtis en que la teva tasca està sent de molt profit per molts de nosaltres. Gràcies Rius. Segueix així. Per mi sense totes les teves cróniques, articles, videos seria imposible entendr