La Puntita · 23 de Enero de 2023. 07:20h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

Esquizofrenia indepe

Bajo el lema: “Aquí no s’ha acabat res” (Aquí no se ha acabado nada) el pasado jueves, 19 de enero, unas 6.500 personas, según la Guardia Urbana, se congregaron en la avenida María Cristina de Barcelona, convocadas por la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Omnium Cultural y el Consell per la República, con el soporte de los partidos independentistas ERC, Junts y la CUP, para protestar por la celebración de la cumbre hispano francesa que se iba a llevar a cabo en el Museo Nacional de Arte de Cataluña de la capital catalana. El enfado del secesionismo venía a cuenta de unas declaraciones de Pedro Sánchez en las que dijo que “el procés se había acabado”. A los que no estén de acuerdo con ese punto de vista les sugiero que echen un vistazo a la encuesta del Instituto de Ciencias Políticas y Sociales, hecha pública hace un par de semanas.

Poco después de las 8,00 de la mañana apareció Oriol Junqueras en el escenario de la protesta y ante una pléyade de periodistas quiso dejar bien claro que “Aquí no se ha acabado nada porque la represión sigue. O en forma de inhabilitación, persecución económica y de juicios pendientes. Este conflicto no se acabará hasta que no se ejerza la autodeterminación”, pero las afirmaciones del líder no tranquilizaron al personal y el faro que ilumina el camino y guía a las masas…, nadie sabe a dónde, fue insultado y vilipendiado por algunos de los suyos.

El nudo gordiano de este affaire es que, mientras el presidente Aragonés participaba en la cumbre y recibía al presidente de la República francesa, Enmanuel Macron y al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, su partido ERC, con su líder a la cabeza Oriol Junqueras, daba soporte a la protesta y participaba en la misma, es decir, los republicanos lograban la cuadratura del círculo, estando en misa y repicando. Pero es que, además, Aragonés, soberbio él, se marchaba del acto justo antes de que sonaran los himnos de Francia y España. O sea, un desprecio, en toda regla, hacia los participantes y sus símbolos. Una buena forma de hacer amigos y lograr reconocimiento.

Recuerdo que, en los momentos más álgidos del procés, uno de los slogans que hizo fortuna fue aquel de “el món ens mira” (el mundo nos mira); yo nunca he creído que el mundo nos mirara ni se preocupase en exceso por nosotros, pero si ahora, alguien se interesa por lo que sucede en Cataluña, cuando se entere de sucesos como el aquí narrado, creo que, al menos, sentirá estupefacción. 

Después de ese performance unos 2,500 manifestantes, siempre según la Guardia Urbana, abandonaron la plaza España y marcharon hasta el consulado francés, situado en la ronda de Universitat. Los manifestantes haciendo gala de urbanidad y buenos modales cortaron la Gran Vía, tiraron petardos y lanzaron proclamas como Els carrers seran sempre nostres (Las calles serán siempre nuestras) y 1-O ni oblit ni perdó (1-O, ni olvido ni perdón), que como todo el mundo sabe son consignas fraternales y de integración. Más tarde, los manifestantes que aún quedaban, inasequibles al desaliento decidieron proseguir con la protesta hasta el Parlament. Pero la mañana era fría y a la altura de la plaza Catalunya, los Mossos tuvieron el detalle de zurrar la badana a algunos de los participantes como Jordi Pessarrodona, payaso profesional y vicepresidente de la ANC o a Josep Costa ex miembro de la mesa del Parlament, para que entraran en calor.

Más allá del aire de chanza con el que he intentado describir los hechos para quitar un poco de hierro al asunto, hay una cuestión que, como catalán, me preocupa profundamente, y es que las personas que nos gobiernan y a las que la ciudadanía dio su confianza antepongan a los temas básicos como el trabajo, la educación, la sanidad, el acceso a la vivienda o los servicios sociales, asuntos que pueden ser legítimos, no lo discutiré, pero que en ningún caso, forman parte de la cotidianeidad de los ciudadanos. En mi opinión, la política ha de servir para solventar los problemas de la gente y que las personas puedan vivir mejor. Por eso, los políticos han de regirse siempre por el principio de la justicia social.

Pero es que además ERC demuestra un día sí y otro también su concepto nihilista de la política. El Gobierno de España concedió los indultos, ahora, cuando entremos en año electoral modifica el Código Penal. En cambio los republicanos son incapaces mantener la más mínima lealtad institucional.

En ese contexto, intentar boicotear el Tratado de Barcelona que es un acuerdo bilateral que equipara las relaciones entre España y Francia a las de Francia y Alemania o a las de Italia con Francia es más propio de descerebrados que de gente documentada que vive en un país desarrollado en pleno siglo XXI.   

Es evidente que el independentismo va de fracaso en fracaso y eso les está desquiciando, pero ya se sabe que quien siembra vientos recoge tempestades. Fueron ellos los que propagaron el odio, el fanatismo y la división en la sociedad catalana y ahora empiezan a probar su propia medicina.

Pero que no decaiga el ánimo porque la fiesta continúa. Parece que los republicanos no tuvieron suficiente con el esperpento en la falda de Montjuic. Ahora resulta que los socialistas catalanes que eran unos impresentables y con lo que no había que negociar (Oriol Junqueras dixit), se han convertido en el objeto del deseo y socio indispensable para aprobar los presupuestos y que Pere Aragonés siga en la poltrona. Pero está claro que los líderes de ERC son un dechado de virtudes y coherencia política, y no se les ha ocurrido otra cosa que descolgarse con la amenaza de retirar el apoyo a Sánchez, si Salvador Illa no cede y da soporte a sus cuentas. Estos “pipiolos”, aprendices de políticos no se han enterado todavía que el PSC es un partido soberano que toma sus propias decisiones, que los republicanos ya no son imprescindibles en Madrid y sobre todo, ¿lo más lógico no es que los problemas de Cataluña se resuelvan en Cataluña y no ir a buscar a otros para qué nos saque las castañas del fuego?  Como diría un cachondo mental: “esto es para mear y no echar gota”. Disculpen ustedes el exabrupto. 

Bernardo Fernández

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Perico, Matadepera, 25/01/2023 - 17:00

... el partido zapatero-sanchista desde hace muchos años. ¿Por qué será? ¿Será acaso porque les obligó el cosmos infinito y el entero orbe fascista a punta de pistola? Será por eso, claro...

#1 Perico, Matadepera, 25/01/2023 - 16:57

Céntrese en el "nudo gordiano" del asunto, caballero: ¿No será signo de esquizofrenia pactar con esquizofrénicos? ¿No será muestra de incoherencia sostener la gobernabilidad de la nación en el apoyo de incoherentes (incoherentes es el más benigno de los eufemismos en este caso)? Porque eso es lo que lleva haciendo el PSC, y su apéndice