Publicidad
La Puntita · 1 de Marzo de 2021. 17:46h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Estamos solos

 

Muchos ciudadanos de Catalunya -hablo por mí pero creo que debe haber más de uno- sentimos actualmente una sensación de zozobra.

De estar en una balsa a la deriva en medio del Océano.

No se sabe a ciencia cierta hacia dónde. Y si al final, cuando se aviste tierra firme, habrá rocas o una barrera de coral donde estrellarnos definitivamente.

¿Es normal diez días de disturbios en una ciudad de Europa occidental que forma parte de la Unión Europea?

¿Es normal intentar quemar una furgoneta con un agente dentro?

¿Es normal incendios en el Ensanche de una altura de dos pisos?

En TV3 lo trataron como un fenómeno meteorológico. Tomàs Molina iba explicando sus características. Creo que lo llaman firestorm.

¿Es normal tener que retirar todos los contenedores del centro por temor a los salvajes?

Y yo lo he visto todo en directo o desde la barrera.

Pero no digamos ya los afectados.

Los de las tiendas, las sucursales bancarias, los hoteles, los concesionarios, los hoteles.

Todos ellos pagan impuestos para garantizar también su seguridad.

Podríamos poner en la lista a los restaurantes, los bares, los centros comeciales, los gimnasios a los que se les exige enormes sacrificios con la pandemia.

Para que luego ningún manifestante respete el confinamiento o la distancia social.

¡Pero se pasa las normas por el forro hasta la ANC, que el domingo hizo un míting en Plaza Catalunya!

¿Dónde están ahora las multas?

Por eso me siento desamparado, angustiado, abandonado. Solo.

De entrada por un gobierno catalán que ni está ni se le espera.

Ahora se quejan de la violencia. ¿Ahora?

¿Dónde estaban cuando la mal llamada batalla de Urquinaona? ¿La ocupación del Aeropuerto? ¿Los cortes del AVE o de la autopista? ¿El bloqueo de la frontera?

Pues mirando hacia otro lado o incluso alentando la protesta. “Apreteu i feu bé d’apretar” decía un expresidente que ahora se dedica a promocionar productos de la tierra en su web. Eso sí: con una jubilación dorada de 122.000 euros anuales.

¡Pero si tenemos un gobierno que prohíbe -no tiene otro nombre- a los Mossos utilizar proyectiles de foam porque está negociando con la CUP!

¡Y que, en Girona, ordena identificar apenas a cinco personas -caben en una mano- de la treintena larga que cortó la autopista!

¿Cómo quieren imponer la autoridad, recuperar la calma? Això és can pixa, que decimos en catalán.

Me siento abandonado incluso por el Estado.

¿Somos España o no somos España? Si no somos España, pues tiramos pa’lante y Dios dirá.

Pero si lo somos no he oído ni al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; ni al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Apenas una rueda de prensa de la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, hace ... ¡diez días!

Hasta siento que nuestra clase política, casi en su conjunto, no me representa.

Los indepes porque están negociando con la CUP. Como si bastara, Pere Aragonès, con un tuit para condenar la violencia.

Los otros, como Salvador Illa, tampoco levantan mucho la voz para no incomodar a Esquerra en Madrid. ¡Miquel Iceta pidiendo indultos el domingo en El País! En la undécima noche de disturbios. Y eso que lo vetaron para la presidencia del Senado. Empiezo a creer que el PSC no aprenderá nunca.

Estamos de suerte. Hasta los de Vox están de vacaciones. Si no ya irían por los quince diputados en expectativas electorales.

Pero entenderán, por todo lo expuesto, mi sensación de abandono. Incluso de desarraigo.

El sábado, en twitter, un militante de ERC me decía: "Hasta que no acabemos con todos vosotros ..."

Y luego "ser peor que el fascismo". Ya lo dijo Junqueras: "el junquerismo es amor".

Me suena, además, que no es la primera vez que me llena de improperios.

Mientas que hoy una trabajadora de la sanidad pública, a juzgar por su perfil próxima a JxCat, me decía "intoxicador". ¡Cómo está la sanidad pública!

Me pregunto qué harían en caso de República Catalana con los incrédulos, los escépticos, los tibios, los moderados.

¿Escondernos debajo la alfombra? ¿encarcelarnos? ¿fusilarnos? ¿gasearnos?

Y lo peor de todo es que las elecciones no han arreglado nada. Al contrario, empeorarán las cosas.

No quiero ni pensar la que se armará si un día entregan a Puigdemont, que es lo que se merece.

Arderá Catalunya.

Se nos está deshaciendo el país entre las manos.

Espero que sean conscientes de ello todos los que nos han llevado hasta aquí.

Y eso que son los que aseguran quererla tanto.

Estamos solos. Nos han abandonado.

Publicidad
Publicidad

31 Comentarios

Publicidad
#27 JOSÉ MANUEL, BADAJOZ, 09/03/2021 - 18:46

Aunque no te sirva de consuelo, el resto de parias de España, los que no somos de ningún partido, os apreciamos.¡Un fuerte abrazo!

#26 Tom, Barcelona , 04/03/2021 - 00:21

La verdad es que es así, esto va a empeorar más y más...no veo otro camino. Acabará muy, pero que muy mal.

#24 Sergi Sergio, Barcelona, 03/03/2021 - 19:39

El ciudadano normal que se levanta cada mañana a trabajar y que cumple con todas sus obligaciones esta mas solo que la una, abandonado por el Govern, por el Gobierno de España, por los politicos miserables que solo piensan en sus sillas y sus prebendas, vamos hacia la decadencia total y el empobrecimiento maximo y a todos les importa un higo.

#23 recordad 6 y 7 septiembre, Barcelona is not Catalonia, 03/03/2021 - 10:11

"Me pregunto qué harían en caso de República Catalana con los incrédulos, los escépticos, los tibios, los moderados."

¿No conocía los campos de concentración de Companys?
https://www.dolcacatalunya.com/2015/08/conozca-los-campos-de-concentracion-de-companys/

#22 Fèlix, Santa Maria de Besora, 02/03/2021 - 19:02

El culpable número 1 y casi único de la increíble degradación catalana no son los hunos del lazo, sino el Estado . Lleva 40 años de dejación , retirada, y tolerando todos los desmadres. Parece que sea justamente el Estado, el que desee, con su inacción, que gobiernen los indepes. O sea la destrucción de Cataluña como sociedad civilizada.