Publicidad
La Puntita · 20 de Febrero de 2020. 13:03h.

JOSÉ GONZÁLEZ

Fans, mentiras y cintas de vídeo

Cuán feliz, larga y saludable vida tienen las tontadas y las farsas en nuestro presente político. Habrá que acostumbrarse porque son tiempos de fans -fanes mejor castellano- facilones para los líderes políticos, aún más para los más troleros de entre ellos. Cuanto menos sentido común, veracidad y respeto muestran mejor parece irles. Miren si no las intervenciones parlamentarias de algunos popes gubernamentales en esta recién iniciada legislatura y vean como son jaleadas y aplaudidas por sus diputados parroquianos, algunos babeantes. Y no es para menos si lo hacen pensando en mantener sus propios sueldos. Da igual lo que digan, sean lugares comunes, mentiras impúdicas o incluso insultos. Aquí Pablo Iglesias llama fascista a una diputada solo por hacer una pregunta parlamentaria y más de 100 diputados aplauden con fervor. Cruzada ya esta frontera, el follón se irá haciendo más grave y habrá burradas e insultos de todos y para todos.

Son tiempos propicios para los fanes políticos, palabra que no en vano comparte lexema con fanáticos. Presentemos algunas recientes historias troleras de nuestros queridísimos líderes del gobierno de progreso, del suyo propio al menos. Aunque aquí habría pescado para todos los líderes, tanto de gobierno como de oposición, vayamos a por los que mandan que por ahora son  los que más flirtean con la trola y el descaro, o eso parece al menos.

Matrícula de honor esta semana para uno de los nuevos Picapiedra de Rocadura (¿o era Caradura el nombre actual del poblado?). Un campeón indubitado es el vicepresidente Pablo  “Mármol” (por la jeta)  Iglesias. Al tipo no le tiembla la coleta al decirle a un líder de los agricultores extremeños “apretad todo lo que podáis que tenéis razón”, mientras dice ese mismo agricultor que la semana pasada el vice morado se negó a recibirle. Debería pensar en el infortunado Torra, otro valiente de salón que instaba a los suyos a que apretaran en la calle y acabó bien apretado por la Justicia.

Bien haría explicar el vice que eso de los apretones es algo fisiológico debido a su nueva dieta familiar para dos ministros y tres niños en casa.  O a lo peor se despertó soñando con los tractores rodeando Galapagar Crest y quería calmar las iras de los campesinos mandándolos a la calle Génova. Por cierto ¿qué pintan el vice y los ministros morados en esta crisis del campo si esto es cosa del de Agricultura, que es socialista y de los serios? Los podemitas  se superan haciendo oposición al gobierno y oposición a la oposición desde el propio gobierno. Mira que al otro Picapiedra, Pedro Sánchez, ya le contaron antes aquella fábula de la condición del alacrán como socio. Pero a él plim y a pactar para dormir mal aunque, qué menos, en colchón nuevo y caro.

 Lo de las cintas de vídeo era un guiño a esa buena peli de Soderbergh  de finales de los 80  y, para qué engañarles, quería cuadrar un título bien apañado. Pero viene al pelo porque se ha sabido recientemente que una jueza de Madrid ha ordenado que se guarden las grabaciones del aeropuerto de Barajas relacionadas con el “Delcygate”. El gobierno se ha visto apretado (¿Pablo, eres gafe?) y  hasta el mismo ministro de justicia ha salido a dudar de la pertinencia de esa resolución judicial. En fin, menos mal que el buen hombre era juez y se respeta a sí mismo y a su trabajo, el de antes y el de ahora.

En este asunto tenemos el otro cum laude de la semana en trolas, rollos macabeos y patrañas. Contemplen de nuevo de manera resumida la actuación estelar de Ábalos: fui a Barajas a ver a un amigo ministro venezolano, ejem ejem, pero subí un ratito al avión a saludar a la vicepresidenta Delcy, estoooo, nos bajamos a tierra pero no la pisamos porque levitamos todos, quiero decirrrr, estuvimos en tierra 5 minutos de reloj, buenoooo, fue media horita lo que estuvimos en la terminal, ahora que piensooo,  fuimos en la sala de autoridades, esperaaaa, que se bajaron del avión 40 maletas y nadie sabe qué transportaban… Aquí hay partido todavía. 

Están que se salen ese nuevo dúo de escapistas que forman Ábalos (en la pista) y Sánchez (el de los guiones) enredándose en el asunto del Delcygate.  Me da que van a intentar convertir este escándalo en algún problema con el  abastecimiento del Dalsy en Venezuela si siguen estos dos tirando de veta de sus mentiras. Por aquí seguiríamos riendo pero solo por no enfadarlos más y que les dé por preparar nuevos embustes para consumo de fanes y de incautos.

  

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad