Publicidad
La Puntita · 15 de Octubre de 2020. 13:43h.

RAFAEL ELÍAS

GENOCIDER F9

Todo empezó a ir mal entonces.

Sábado, finales de los 70. Los que rondamos la cincuentena lo recordamos bien. Mazinger Z, la mítica serie televisiva de dibujos animados, era cancelada. Mazinger Z, el rayo fotoatomático del mediodía de nuestras infancias, el planeador abajo que se había instalado en nuestras molleras, era interrupto. Aún quedaban capítulos por estrenar, pero TVE decidía sustituir al titán, sin previo aviso -y con muy mala leche-, por Orzowei, una cutrez europea enésima interpretación de El libro de la selva-Tarzán. Todo sucedió de un día para otro. ¿Dije que era sábado, el día favorito de los niños? Sí, era ese día; el del primer golpe encajado, a traición; el de la primera puñalada, por la espalda; el del primer desengaño, a sangre fría. Y en pantalla Orzowei. Y una inquietante voz en la cabeza, que grave resonaba en su oquedad -el planeador había volado-, y esa voz que me decía, pausadamente:

“...ADÁPTATE A LA NUEVA REALIDAD... TEN RESILIENCIA...”

¿Qué cojones quería decir eso? ¿Y de dónde venía la voz? Una tía mía presente, con conocimientos en Ciencias Políticas Ocultas, me explicó, algo asustada, que podría tratarse de:

  1. Pedro Sánchez. Era el vecino de arriba, tenía entonces más de 90 años y a veces gritaba cosas sin sentido. Se le había ido la olla hacía tiempo, indicome mi tía apuntándose a la sien con su dedo índice, que giraba en rápido movimiento circular.
  2. Mi propio yo oscuro, revelándome que tal vez debía intentar cogerle el punto a Orzowei, que lo intentara.

Optamos ambos por la segunda opción, más realizable en su inmediatez que ir a pedir explicaciones a Pedro Sánchez por lo enajenado de su fraseo. En cualquier caso, mucha responsabilidad para un infante. Y se intentó, pero no fue lo mismo. El tarzanito y su taparrabos no resistían comparación alguna con Afrodita A y sus misiles (*). Ni de coña, a la mierda el yo oscuro.

En Mazinger Z impactaban los villanos. Tenían la ambición de expandir sus dominios, al estilo de los Països Catalans, y así conquistar el mundo. Un clásico. Para el recuerdo el Barón Ashler, una suerte de monje mitad hombre mitad mujer (en corte longitudinal), siendo tal vez el primer personaje ideado por las productoras con el objeto de ir calando la causa LGTBI entre los peques. Y, por supuesto, las bestias mecánicas, todas ellas de nombres sugerentes: Baras K9, Brutus M3 y un largo etcétera, entre los que se incluía un coloso perverso cuyo bautismo fue toda una declaración de intenciones: Genocider F9.

Abro paréntesis, pues me sacude de la añoranza del recuerdo el TN de TV3, hablan de Companys (ERC), el que fuera presidente de la Generalitat, hoy día una figura controvertida, alabada por unos y aborrecida por otros. En lo que parece no caber duda es que fue el responsable de un golpe de Estado contra el legítimo gobierno de la República, golpe sofocado a cañonazo limpio por ese propio gobierno, recordemos, progresista de izquierdas. Eran otros tiempos.

Tras este paréntesis, vuelvo donde estaba, bueno, en realidad no me he movido, sigo sentado frente al portátil, en pantalla este artículo y al fondo Genocider F9.

Qué malo era el cabrón.

 

(*) Contrariamente a la creencia popular, en Mazinger Z Afrodita-A jamás grita “pechos fuera”, en referencia a los dos misiles que se alojan en sus prominentes pectorales y que ella propulsa al exterior en forma de cohetes de ida y vuelta. Se trata de una mixtificación que ha alcanzado la categoría de mito. Tampoco guarda relación alguna con los procesos de selección de personal de la formación política ERC: “la que tenga las tetas más grandes” (sic).

Publicidad
Publicidad

3 Comentarios

Publicidad
#1 pepe, andorra, 17/10/2020 - 00:36

El gobierno q había en la republica el 6 de octubre de 1934 era el de la CEDA y Gil Robles.

#1.1 guillermo, barna, 17/10/2020 - 21:59

cierto, un error que no cambia el hecho de que se sublevó contra la república "superreteque chachiguaydemocrática"

#1.2 Onofre de Dip, Barcelona, 22/10/2020 - 14:44

Bueno, en realidad era un gobierno republicano radical apoyado por la CEDA. Y fue cuando don José María, con toda la razón, quiso que entraran ministros cedistas que se armó el pifostio de octubre.