Publicidad
La Puntita · 5 de Septiembre de 2020. 13:57h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Hiperventilados al poder

 

Ya lo dije en mi canal de youtube: no voy a llorar por el cese de Àngels Chacón la frente de la consejería de Empresa.

Que conste que, cuando llegó al cargo, me pareció una buena apuesta.

Venía del sector privado. Como directora de exportación de una empresa papelera había viajado mucho. Se había curtido luego en el mundo local: concejal y teniente de alcalde de Igualda. Y fogueado finalmente al frente de la dirección general de Industria.

Pero luego la cosa empezó a desinflarse. O al menos mi confianza inicial.

La gota que colmó el vaso fue aquel tuit en los inicios de la pandemia, que ilustra esta columna, en el descalificaba la campaña institucional del Gobierno español.

“¿Ha de ser amarillo la palabra virus?”, se preguntaba en pleno desplome económico.

Es cierto que la campaña a mí tampoco me gustó. Y parecía hecha con segundas intenciones.

Haber puesto “este virus lo paramos juntos” en vez de “unidos”. Pero al fin y al cabo era del Gobierno central. ¿Qué iban a poner?

A las puertas de la crisis sanitaria más importante des de la gripe de 1918 me pareció una collonada el comentario.

Hubo tambén otro momento memorable cuando, en diciembre del 2018, anunció una huelga de hambre en un acto oficial.

Dijo que no se quedaría a la cena, una entrega de premios de Fomento, en solidaridad con los presos del poceso, que entonces estaban en ayuno.

“Por respeto a los compañeros, estaré en el inicio del acto, pero después no me quedaré a la cena”, afirmó

“Es una cuestión personal", añadió a modo de explicación.

Como se sabe, la huelga de hambre de los presos fue de mentirijillas: alimentos sólidos, no. Pero líquidos, sí.

Y se terminó cuando vieron que tenía poco eco mediático.

Para sacarles del entuerto el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, pidió a los expresidentes de la Generalitat que firmaran una carta solicitando que, por favor, lo dejaran.

¡Hasta hizo firmar a Pasqual Maragal, enfermo de Alzheimer!

Las huelgas de hambre sólo hay que hacerlas si estás dispuesto a llegar al final. Como Bobby Sands, que duró 66 días.

O más recientemente la activista turca Ebru Timtik, que ha durado 238 días. Sin duda, un récord.

Pero la que más me indignó fue un perfil publicado en La Vanguardia también en esas fechas. Salía fotografiada tras zambullirse en una piscina.

Y la periodista le preguntaba sobre la marcha de más de 3.500 empresas tras la declaración de independencia.

¿Saben qué dijo?

“Tenemos mucho trabajo. No subestimo la marcha de las empresas, pero no puedo quedarme encallada en eso”

¡Nada menos que la consejera de Empresa!

Por eso, va a tenerlo muy difícil si ahora es la candidata del PDECAT en las próximas elecciones.

¿Cómo va a marcar perfil? ¡Pero si estaba en el ajo!

De hecho, el propio pesidente del PDECAT, David Bonvehí, el día que Puigdemont rompió el carnet del partido no se le ocurrió nada mejor que desearle suerte.

Se despidió expesando su “máximo reconocimiento y respeto” por el expresidente.

“Continuaremos trabajando para conseguir la independencia de Catalunya”, insistió.

¿Entonces por qué rompen?

No sólo, eso. A pesar de la ruptura, a la hora de escribir esta columna todavía tiene como tuit fijado uno de ¡septiembre del 2017! con una foto de Puigdemont con una niña y dándole las gracias “por liderarnos”

¿Liderarnos, a dónde? ¿Al precipicio?

Son víctimas del mismo marco mental que han creado. Peor: son víctimas de la burbuja mediática que alimentaron.

Yo, la verdad, es que cuando cubría los consejos nacionales del PDECAT -que en la época de vacas gordas se hacían en un hotel de Bellaterra- siempre me preguntaba qué hacían cuando aplaudían a rabiar a Artur Mas. 58869-screensnapz013.jpg

 

Ahí estaban todos, incluso los que ahora han saltado del barco: Marta Pascal, Santi Vila. Supongo que también David Bonvehí, pese a que entonces todavía no regía los destinos del partido.

El problema de Catalunya es que ha llegado al poder una generación de hiperventilados.

Yo les llamo la generación del Club Super 3 en honor a un programa de la televisión autonómica. Aunque no sabría decir, a ciencia cierta, que influencia tuvo TV3 y la famosa escuela catalana en el despertar de su conciencia política.

No sólo han llegado al Govern -Budó, Calvet, Puigneró- o al Parlament -Josep Costa- sino también en los escalafones interiores.

Basta con echar un vistazo al perfil de twitter del jefe de gabinete de Pugidemont, Josep Lluís Alay, o del ex asistente de Tremosa en el Parlamento Europeo, Aleix Sarri, si no lo ha recolocado ya en la consejería. Con el agravante de que el primero es historiador. Creo que ahora el modelo a seguir es Nueva Caledonia.

Será muy difícil corregir el rumbo. En realidad, ya hemos chocado contra las rocas. Mucho antes incluso de divisar la costa de Ítaca en el horizonte que prometía Mas.

Pero que sean conscientes todos ellos -también Àngels Chacón- que se han cargado no sólo la posibilidad de que Catalunya sea independiente a corto o medio plazo -a largo plazo es mucho aventurar- sino que se han cargado una cosa más importante: se han cargado la propia sociedad catalana.

 

Publicidad
Publicidad

10 Comentarios

Publicidad
#5 Juan Jose García, Cunit, 13/09/2020 - 22:39

Yo propongo que a la Bonanova y Sant Cugat,se les conceda un estaut especial de oprimidos,y cierta autonomia
administrativa.Así como hacienda propia.A ver cuánto duran.

#4 Sergi Sergio, Barcelona, 08/09/2020 - 17:08

A esta señora la escuche en una celebracion de los 25 años de una gran empresa, diciendo hoy es un dia de celebracion pero estamos tristes porque tenemos "presos politics i exiliats", los oyentes no sabiamos donde mirar, fue patetico, ridiculo, fuera de sitio, una consellera d'empresa i Industria haciendo el ridiculo mas espantoso.

#3 pepe, andorra, 07/09/2020 - 14:27

Desde los tiempos de la OSS q se practica el noble arte de impulsar a los mas incompetentes, corruptos y nepotistas cuando quieres hundir un país y su economia pq te molestan, te quieres quedar sus mercados o lo q sea, es de primero de geoestrategia. Asi ha sido en Argentina o Mexico o en Cuba y Venezuela usando el comunismo para lo mismo.

#2 Pepe, Alacant, 05/09/2020 - 16:10

Lo que ocurre es lo que ha votado, sino la mayoría simple, una amplia mayoría, de la población catalana, y cabe suponer que continuará haciéndolo en el mismo sentido, es su elección. Ahora bien, que tengan la decencia que cuando estallan los problemas que causa esa elección, no digan que la culpa es de otros, porque es enteramente suya.

#2.1 Juan Jose García, Cunit, 13/09/2020 - 22:41

...Y sin una triste cabeza de turco?

#1 Lobisome, BCN, 05/09/2020 - 14:27

Bueno, se han cargado la convivencia y la economía (lo cual no es poco) pero Cataluña, la Cataluña REAL sigue viva y bien viva. Desde Estopa a Rosalía, desde Andújar a Mendoza, desde Espada a Morán, desde els Joglars a la Fura, Cataluña somos quienes amamos esta tierra y nos sentimos españoles y europeos a través de ella. Visca Cataluña!

#1.1 VRaptor, Alicante, 05/09/2020 - 19:09

#1

Con toda la razón del mundo, se puede decir más alto, no más claro. Un saludo

#1.2 Juanico, Bcn, 05/09/2020 - 20:09

La convivencia se la empezaron a cargar los hueces cuando anularon un estatut que aprobaron los catalanes en votación democrática legal.

En aquellos tiempos los independentistas eran una anécdota minoritaria.

Pero con una acción necia tras otra consigiieron aumentar los independentistas hasta casi el 50% de los catalanes de hoy.

#1.3 Lobisome, BCN, 05/09/2020 - 21:02

Pura propaganda. De más de 220 artículos, fueron declarados inconstitucionales 14. Y pregunte en la calle a algún hiperventilado esos artículos. Verá Ud. lo bien que los conocen...De un censo de más de 5millones, ni 2 votaron a favor del tan deseado Estatut. Lo del Estatut es una simple excusa sin fundamento, despierte, hombre, despierte!

#1.4 Lobisome, BCN, 05/09/2020 - 21:20

La moyoría absoluta de Rajaoy en diciembre de 2011, el asalto al Parlament en junio de 2011 o la galopante crisis económica que obligó a hacer recortes enromes en lo social son eventes cienmil veces más importantes para entender la deriva de CiUy la diada de 2012 (o sea, el procés). No el Estatut. Deje de ver TV3, de verdad se lo digo.