Publicidad
La Puntita · 14 de Marzo de 2020. 06:46h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Incompetentes

 

La crisis del Coronavirus puede pillarnos seguramente con el peor gobierno de la Generalitat de la historia y, a este paso, también de Madrid.

No en vano España está en cuarta posición mundial con más de 5.000 afectados. Hasta Marruecos ha cerrado las fronteras. Y más de 60 países han suspendido los vuelos.

Tiempo habrá de hacer balance y es hora de arrimar todos el hombre: gobierno, comunidades autónomas, partidos y toda la sociedad.

Pero hay algunos hechos irrefutables.

El mismo presidente de la Generalitat que pedía este viernes “confinar toda Catalunya” encabeza un ejecutivo cuya consejera de Salud, Alba Vergés, afirmaba el martes -apenas tres días antes- que no estábamos “en zona de riesgo”.

La gran incógnita ese día era todavía si el Barça-Nápoles se jugaría a puerta cerrada o con público. Cuestión a la que, por cierto, la propia consejera no supo qué contestar. Y es la responsable de Salud.

Horas después la portavoz del Govern, Meritxell Budó, empezaba la rueda de prensa del Consell Executiu desgranando … ¡las Creus de Sant Jordi!

¡El tema más importante de la reunión eran los galardones de la Generalitat!
¡Aquí no pasaba nada! ¡Todo controlado!

En cuanto se le plantearon preguntas concretas sobre el coronavirus -qué hacer en caso de familiar enfermo o si una persona sola confinada podía ir a buscar el pan- se escabulló como pudo.

Sus respuestas oscilaban entre la inconsciencia, la irresponsabilidad y la autosuficiencia: “tenemos los casos controlados”, “sabemos de donde viven”, “podemos controlar los contactos”.

Incluso, si me permiten decirlo, ese complejo de superioridad típico del proceso que tanto daño ha hecho a Catalunya en los últimos tiempos. “Esto es lo que nos diferencia de otras comunidades autónomas”, llegó a decir. Aquí, por supuesto, somos mejores.

¡Pero si estamos en segunda posición con más de 500 casos sólo por detrás de Madrid, que tiene 2.600!

Dos días después ordenaban el confinamiento de Igualada, la Generalitat teme un aluvión de casos en los próximos días y que la cosa se prolongue mucho más de los quince días anunciados.

Por eso, hay una cosa que agrava todavía más una situación especialmente grave: los titubeos en política.

Hay que aplicar medidas enérgicas y hacerlo ya. De hecho, ya es tarde. Algunos -pocos- abogamos por la vía italiana desde el principio.

El consejero de Interior, Miquel Buch, comparecía el viernes por la mañana -unas horas antes que el president- y evitaba pedir el confinamiento. Sólo hablaba de “limitar los desplazamientos”.

Y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sugería restringir la “vida social” pero descartaba también el cierre de bares y restaurantes. Permanece confinada, por cierto, pero su familia hace vida normal, según explicó ella misma en Rac1.

¿Si no se cierran bares y restaurantes cómo se restringe la vida social, alcaldesa?

Son las vacilaciones típicas del progresismo mal entendido, la corrección política, el buenrrollismo. Alérgico a veces a la toma de decisiones. Sobre todo impopulares.

¿Cómo se creen que en China han encauzado la situación? Con medidas contundentes. Han sido capaces de confinar una ciudad entera de once millones de habitantes.

La Generalitat tiene también, por otra parte, la asignatura pendiente de la transparencia.

Porque éste era el gobierno que presumía de ello desde la época del consejero Romeva cuando era titular de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia.

Aunque luego ya se ha visto que con Alfred Bosch ha brillado por su ausencia en un caso tan sensible como el acoso sexual en el propio departamento.

En momentos de crisis, la transparencia es fundamental para tranquilizar a la gente. Los ciudadanos tienen derecho a saber. Lo contrario genera miedo, temores y pánico.

Y la Generalitat echa balones fuera.

El director del Servei Català de la Salut, Adrià Comella, fue el encargado de comparecer el viernes por la tarde -¿han enfermado los comparecientes habituales?- para informar de la situación.

Oyendo sus palabras te dabas cuenta enseguida de que la Generalitat teme un colapso del sistema sanitario. “Nos encontramos en una situación extraordinaria que se puede alagar entre ocho y diez semanas”, advirtió. Eso son mínimo dos meses.

En efecto, la mayor parte de su intervención eran las recomendaciones habituales sobre cómo lavarse las manos o no abusar del 061. Aparte de que hubo más de un "lo desconozco".

Hasta tres cuartos de hora después no admitió que los afectados eran ya más de quinientos y aún por qué se lo pidió una periodista en el turno de preguntas en castellano.

La Generalitat ni siquiera tiene una web en la que informe de los casos a tiempo real y su distribución geográfica.

La consejería informa de los nuevos afectados pero no el número total. Ni tampoco por comarcas. El Ministerio de Sanidad, en cambio, muestra el número por comunidades autónomas.

No quiero malpensar pero esto puede deberse a que hay más casos que los detectados y que la situación es peor de la que dicen.

En Palau por ejemplo, han abierto también un canal de Telegram para poder informar a los periodistas.

Pero los tres links que ofrecen son las recomendaciones ya conocidas. El primero sobre las medidas de prevención.

El segundo sobre las iniciativas adoptadas por el Govern el pasado miércoles. A la vista de los resultados, tarde y mal. Y el tercero las últimas noticias sobre el “confinamiento de Catalunya”.

Más aún, en el mismo canal de Telegram se anunció la comparecencia del presidente Torra para las 20.30 y la posibilidad de contestar a tres peguntas por vía telemática. Sólo tres preguntas.

Fui el primero en plantear una: “Presidente, qué han hecho mal? El martes la consejera Alba Vergés dijo que no estábamos 'en zona de riesgo' y la consejera Budó que 'tenemos los casos controlados'”.

Se la saltaron. Torra prefirió contestar a Vilaweb sobre el cierre de fronteras, a Rac1 sobre la mesa de diálogo y a Nació Digital sobre si había hablado con Pedro Sánchez.

Los propios medios de comunicación -especialmente públicos como TV3- jugaran un papel fundamental con la crisis. Sin crear alarmismo tampoco pueden ser una simple correa de transmisión de Palau.

Y en TV3 oscilan entre lo bien que lo hacen los Mossos o el coraje de los habitantes de Igualada y el aumento de la venta de libros gracias al coronavirus cosa de la que personalmente me alegro. Pero ni siquiera han informado del número total de casos por comarcas. Con lo bien que nos vendría un mapa.

El problema de verdad es que aquí nadie se ha atrevido a tomar medidas enérgicas hasta ahora y, cuando se plantean, se traspasa la responsabilidad al Estado.

Unos porque están pendientes de unas elecciones. Anunciadas pero no convocadas. Además, con un presidente inhabilitado. Otros porque acaban de llegar y van todavía con pies de plomo.

En efecto, ¿cómo puede salir el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y anunciar el estado de alarma “a partir de mañana”?

Las decisiones drásticas se ejecutan cuando se anuncian.

Lo único que han conseguido ha sido un éxodo de madrileños -una irresponsabilidad por otra parte- hacia las playas de Levante o de Murcia.

¡Cómo en Italia!

Que tremendo error también permitir las manifestaciones del 8-M. O celebrar el míting de Vox.

¿Cuántos infectados son consecuencia de esas movilizaciones empezando por la ministra de Igualdad, Irene Montero?

El PP tampoco está exento de responsabilidad. La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, comprometía el jueves su carrera política diciendo que “Madrid no se cerrará”.

Ahora lo que quiere es que se cierre pero que lo haga el gobierno central -ella ciertamente no tiene competencias para hacerlo- para que pueda decir que ha sido el Estado.

Incluso la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, cuestionaba el cierre del Congreso proque los parlamentos no se cierran “ni en guerra”.

¡Cayetana, que estos es peor que una guerra: el bichito se transmite por el aire!

Por eso, podemos entrar en una fase todavía peor: la de ausencia de Estado, de Administración.

Se han dado ya casos de pánico en algunos supermercados con clientes poco menos que al asalto o al acaparamiento del botín.

Al fin y al cabo, las cadenas de distribución están formadas por personas de carne y hueso: repartidores, transportistas, payeses, productores.

Y hay que tener en cuenta que los sevicios de emergencia -personal sanitario, mossos, protección civil- están formados por profesionales que también pueden enfermar.

Vaya este artículo por ellos, como los toros, porque son los que están más al pide del cañón en estos momentos difíciles.

Hay algo peor que la incompetencia en política: la imprudencia. Han sido unos irresponsables.

Publicidad
Publicidad

38 Comentarios

Publicidad
#20 Josep Pagès i Canaleta de Cardedeu UN CATALÀ EMPRENYAT , PODEMOS DECIR QUE DOS GOVIERNOS AUTONOMICOS LO HAN HECHO FATAL EL CATALAN Y EL DE LA COMUNIDAD , 15/03/2020 - 22:47

Por culpa permitir LA Manifestacion del 8-M , Han aparesido muchas mujeres contajiadas con EL CORONAVIRUS aixo es un fet lamentable . Que ara pagamos muy caro ..EL GOVERN CATALÀ a fet molt malament les coses si PERO el Govierno Autonomico de MADRID Tambien u han fet malament .EL Ajuntamiento de MADRID Fatal tambien he

#19 Pan con tomate y jamón Ibérico, La peste amarilla daña el cerebro, 15/03/2020 - 22:19

¿Pero la inútil de la rubia sigue de consejera de salut...? ¿y además de llorar hace algo... en Igualada, o donde sea...?

#18 Sergi Sergio, Barcelona, 15/03/2020 - 13:38

Perpiñan, 8 M, menudos gobernantes tenemos son lo peor del mundo, los politicos que tenemos aqui y alli son penosos, de pena, los ciudadanos debemos intentar salvarnos de todos estos como podamos, salvese quien pueda y el ultimo que apague la luz, no valen para nada, no sirven para nada.

#17 Lepero, Barcelona/tabarnia, 15/03/2020 - 11:40

Ahora, ya están a punto Budó y el mhp para proclamar la independencia sanitaria. Ya deben tener los maleteros preparados esperándoles.

#16 Muy irresponsables el 8 M, bcn, 15/03/2020 - 11:22

Observando la página Youtube Roylab Stats, con datos reales para España, se observa que el 8M la situación estaba evolucionando normal y a partir del dia 9 suben enormemente cada dia . Fué muy irresponsable el 8M .