Publicidad
La Puntita · 23 de Abril de 2020. 11:50h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Joan Canadell o el declive de la burguesía catalana

 

¿Cuándo empezó el declive de la burguesía catalana?

Es difícil decirlo. Yo fui consciente por primera vez de que alguna cosa fallaba con el incendio del Liceo en aquel ya lejano 1994.

Emilio Botín, entonces dueño del Santander, anunció que pondría cien millones de pesetas para reconstruir el teatro.

No sé si de su bolsillo o del del banco pero a efectos prácticos daba igual porque era el mandamás.

Entonces ya me pregunté: ¿Dónde está la burguesía catalana?

Los hechos han acabado confirmando aquella primera impresión.

Como saben, los dos obras más emblemáticas de la otrora poderosa burguesía -el Liceo y el Palau de la Música- han acabado siendo consorcios públicos en los que participan la Generalitat, el Estado, el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona, que son los que aflojan la pasta. Sin ellos no sobrevivirían.

La segunda vez fue con el caso Palau.

No sólo porque un ladrón consumado y confeso como Fèlix Millet llegó a lo más alto -ni siquiera ha entrado en la cárcel- sino por la impunidad con la que pudo hacer sus fechorías.

En el momento en que fue descubierto algunos próceres de la burguesía catalana hasta iban pidiendo la medalla de oro de la ciudad para él. Me ahorraré, para alivio suyo, recordar los nombres.

Aunque lo más grave es que fallaron todas las administraciones, que habían mirado hacia otro lado. El caso Palau -por el que Convergència fue condenada a devolver los más de seis millones de euros que se embolsó- quizá lo explica: era uno de los nuestros.

Sin embargo, la guinda del pastel es la elección de Joan Canadell como presidente de la Cambra de Barcelona, en teoría una de las instituciones clave de la erróneamente denominada sociedad civil.

Es cierto que las elecciones en la Cambra nunca fueron un modelo de transparencia. Y que el anterior presidente, el difunto Miquel Valls, se mantuvo en el cargo nada menos que 17 años.

Semejante longevidad institucional sólo es superada por Josep González, el presidente de Pimec, que creo que va por su séptimo o octavo mandato. He perdido la cuenta. Nada menos que 28 años en el cargo. ¡Y nos quejábamos de Pujol!

Recuerdo que en una rueda de prensa le pedí a Miquel Valls el currículum porque entonces ya estaba jubilado de todos su cargos empresariales pero continuaba al frente de la institución. Me dijo que me lo mandaría. Todavía estoy esperando.

Sin embargo lo de Joan Canadell supera todas las expectativas.

El mismo día de su elección ya me vino a la cabeza que era aquel empresario que iba con una careta de Puigdemont en el asiento del conductor. Imagen que ilustra este artículo.

¡Y no sólo lo hacía sino que lo colgaba todo orgulloso en twitter!

He de confesar, en todo caso, que no seguí de cerca las elecciones en la Cambra.

Me consta que la Generalitat -con Àngels Chacón al frente- tenía otro candidato: el exdirector general de Damm, Enric Crous, al que quemaron. Cumplía todos los requisitos: buen gestor y perfil catalanista.

Joan Canadell era, en cambio, el candidato de la ANC. Los del boicot encubierto aunque lo llamaban consumo estratégico. Las de las cruces en las playas o en las rotondas. Este verano, sin un turista europeo en el horizonte, muchos municipios lo van a lamentar.

Tampoco entraré en las dudas sobre su elección. Una empresaria me dijo un día que, aquella noche, estaban esperando el resultado y que les dijeron que iba para largo, que mejor se fueran a casa. Al día siguiente los daba el diario Ara en exclusiva.

Por eso, que Joan Canadell haya llegado a presidente es la muestra definitiva del ocaso de la burguesía catalana. No sólo porque él ganó sino porque tampoco tenían a nadie mejor. Luego se quejan.

En el fondo pasa lo mismo con los presidentes de la Generalitat. Si personajes de la talla de Artur Mas, Carles Puigdemont o Quim Torra han llegado a la más alta magistratura del país -la presidencia de la Generalitat- es que la burguesía catalana como clase social ha muerto.

Pero lo peor de todo es que Joan Canadell no es la excepción, es la regla.

Hay una parte del independentismo o incluso del Govern -y desde luego medios afines- que creen que “España es paro y muerte”.

Pero si lo decía hasta la portavoz, Meritxell Budó. O el abogado Jaume Alonso-Cuevillas, que con un estado propio sería difícil "hacerlo peor". Incluso un exconsejero de Sanidad como Xavier Trias. Nadie se acuerda de los recortes de CiU.

Cuesta de creer que, con los errores de la Generalitat al principio de la crisis o la gestión en las residencias, todavía puedan sacar pecho.

Sin ir más lejos, según los últimos datos oficiales hay más de 2.500 muertos en las citadas residencias, 8.800 infectados y casi 16.000 casos sospechosos. Será una mortaldad.

Además de 45.000 infectados, 82.000 casos posibles y 5.200 otros fallecidos en toda Catalunya.

Nada, nada, sigan sacando pecho.

Personalmente, tengo serias dudas de que -en una República Catalana- con este personal lo hubiéramos hecho mejor.

Publicidad
Publicidad

15 Comentarios

Publicidad
#14 Joanet, Bcn, 27/04/2020 - 18:37

No ho dubti Sr. Rius que si a Portugal, Grecia i fins i tot Andorra, ho han fet molt millor, segur que en una República Catalana també s'hauria fet millor.
Per altra banda, si la burgesia actual és tant inútil comparada amb l'anterior és perquè s'ha fet descaradament espanyolista.

#14.1 Sergi, Bcn, 30/04/2020 - 00:43

Tu si que ets un inútil

#14.2 Joanet, Bcn, 01/05/2020 - 15:00

#14.1

Sergi
Tu fas tal com fan la majoria de nacionalistes espanyols: Quan no tenen arguments per contradir desqualifiquen amb mala educació a la persona que els emet.

#13 Sergi Sergio, Barcelona, 27/04/2020 - 11:01

Canadell es un peon mas colocado en la Cambra por la ANC y su voto electronico, el objetivo es colocar a todos los fanaticos de la ANC a infectar todas las instituciones y el medio es el voto electronico teledirigido por la ANC.

#12 Very, a, 26/04/2020 - 22:18

Ya que cita al difunto Miguel Valls, por tantos años presidente de la Cámara de Comercio, explicare algo curioso. Cuando murió el año pasado se publicaron bastantes esquelas en LV. Las de instituciones públicas o privadas, bastantes, decían Miquel Valls. En cambio la esquela pagada por su familia; viuda, hijos y nietos decía Miguel Valls.

#11 Pepe, Alacant, 24/04/2020 - 14:30

La burguesía catalana, como élite organizada de influencia política y económica, no existe, porque ha sido incapaz de adaptarse con éxito a la época en que le ha tocado vivir, siendo rebasada y sustituida por una élite política que ni les obedece ni les necesita. Es lo que han sembrado, y ahí está la cosecha.

#10 Lepero, Barcelona/Tabarnia, 24/04/2020 - 13:00

Rius, que som els millors, y ya está. Fin de la cita, punto.