Publicidad
La Puntita · 5 de Abril de 2020. 10:13h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

La consejera de la chuleta

La número tres del Gobierno catalán leyendo la chuleta

 

Si tienen tiempo querría que viesen este vídeo. Dura apenas un minuto y cuarenta segundos. Hagan el esfuerzo aunque sea de Meritxell Budó.

En efecto, el pasado viernes le pregunté a la portavoz del Gobierno catalán si habían pensado bajarse el sueldo.

Arqueó las cejas -supongo que por lo intempestiva de la pregunta- e incluso sonrió antes de contestar que no.

Primero recurrió a una serie de frases hechas. Del estilo: “estamos centrados en resolver la crisis sanitaria”. Como si ello les impidiese pensar en sus bolsillos.

A continuación que esto no se solucionaba “con rebajas de los sueldos de los trabajadores y trabajadoras públicas”.

¡Se incluía en la categoría de funcionarios! Como los médicos o los mossos, que están en primera línea.

Luego alegó que en el 2013 ya eliminaron “todos los conceptos relativos a dietas”.

En ese momento se me cruzó por la cabeza a los diputados del Parlament que, en un esfuerzo titánico, han decidido donar las dietas del mes de abril.

Las de marzo no porque ya las han cobrado a pesar de que el estado de alarma se decretó a mediados de mes.

Coño, no te jode. Sólo faltaría que cobrasen dietas de desplazamiento. ¡Pero si el Parlament está cerrado! ¡Todos están confinados en sus casas!

Todavía recurrió la consejera a algunos argumentos que ha repetido hasta la saciedad en sus críticas al Gobierno central. Como "las ayudas a los autónomos” o “a las empresas”. “Que la Administración se endeude”, añadió.

¡Si, pero ellos no! Ya lo dijo un día: “el endeudamiento debe recaer en el Estado”.

Y eso que la Generalitat ha incumplido los objetivos de déficit ¡incluso sin coronavirus!

Lo bueno también fue cuando reclamó que “el mundo de la cultura tenga la financiación que requiere”.

¡Pero si JxCat y ERC votaron recientemente en el Parlament contra el 2% para la cultura catalana!

Hace poco, los de la plataforma Actua Cultura, fueron a ver la consejera de turno, Mariàngela Viallonga y les dijo que le parecía muy bien.

¡Luego hicieron lo contrario! No es de extrañar que, con esta actitud, la conozcan luego en ambientes políticos como la Barbie.

Lo peor no es todo esto. Ni siquiera que terminase su intervención diciendo que rebajarse el sueldo -más de 110.000 al año en su caso- era una “medida populista”.

O que dijese en castellano “renta garantida” en vez de “renda garantizada”. Entraríamos en debates sobre la inmersión lingüística que ahora no es el caso. Aunque Meritxell Budó (1969) es casi de mi quinta.

O que con los sacrificios que están haciendo obreros, empleados, autónomos, empresarios y personal sanitario no les salga por propia inicativa.

Lo peor es el nivel. Si han visto el vídeo hasta el final -espero que sí- se habrán dado cuenta de que va leyendo una chuleta.

¡Llevaba la respuesta preparada!

Pero no para su intervención, para responder a las preguntas.

Esta señora es la consejera de Presidencia. Por razones de protocolo va inmediatamente después del presidente Quim Torra -146.000 euros, por cierto- y del vicepesidente Aragonès.

No sólo eso sino que como portavoz del Govern es la imagen pública del gobierno de la Generalitat.

Comparece cada martes y ahora, con la crisis del coronavirus, cada día junto a sus colegas Miquel Buch (Interior) y Alba Vergés (Salud). Hay que decir que tampoco le van a la zaga aunque no son ahora el objeto de este artículo.

¿Cómo ha podido Meritxell Budó llegar tan arriba? Una persona que tiene que recurrir a chuletas para responder a preguntas.

Es un misterio. Bueno, no es un misterio. La pusó directamente Puigdemont.
Él y Jordi Turull. En señal de agradecimiento todavía tiene una foto con su predecesor como tuit fijado en su perfil.

Meritxell Budó, en efecto, ha pasado de alcaldesa de la Garriga -un municipio de 16.000 habitantes a unos 40 kilómetros de Barcelona- a consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán.

El titular de Presidencia es una pieza fundamental del gobierno aunque ha perdido fuelle desde que empezaron a nombrar vicepresidentes: era el que hacía funcionar el engranaje funcione.

Por poner un ejemplo, Pujol nombró a Xavier Trias -que se recupere desde aquí: está ingresado por coronavirus- consejero de Presidencia en 1996 pero antes había sido titular de Sanidad ¡ocho años!

Incluso los críticos -entre los que me encuentro- recuerdan su empatía, su capacidad de diálogo -quizá porque había empezado de delegado sindical en la Vall d’Hebron- y hasta su señorío para ejercer el cargo.

Meritxell Budó, no. Meritxell Budó es la prueba fehaciente de que, en la política catalana, personas de segunda o incluso de tercera han pasado a las posiciones de delante porque los que estaban han acabado condenados o en el exilio como dicen ellos. Hay más ejemplos: Laura Borràs, Elsa Artadi, Albert Batet, Eduard Pujol, Gemma Geis, Anna Caula, Sergi Sabrià. Es el problema de los vacíos de poder.

¿Pero cómo pudo dar semejante salto? Alcaldesa en el 2007 fue descabalgada por una moción de censura al año siguiente.

No desaprovechó el tiempo. Como el tema de las redes sociales estaba en auge preguntó al partido quién le podía echar una mano. ¡Puigdemont!

Ella mismo lo contaba en un perfil en La Vanguardia tras llegar al cargo: “Nos pasamos juntos cuatro o cinco horas. Él me iba explicando y yo no entendía nada, pero lo apuntaba todo”.

De algo debió servirle porque en el 2011 recuperó la alcaldía.

Entonces, como era uno de los nuestros, empezaron a promocionarla: vicepresidenta cuarta de la Diputación de Barcelona y presidenta del Fondo Catalán de Cooperación. Cargos de enjundia, sin duda.

El problema es que la peor pandemia de Catalunya desde la gripe de 1918 nos ha pillado con el gobierno más mediocre de la Generalitat de la historia. Porque Budó no es la excepción, es la regla empezando por arriba: Torra, Buch, Vergés, El Homrani, etc.

No sabría decir, a estas altura, cuál se salva. La consejera de Empresa, Àngels Chacón -aparentemente un valor en alza- estaba preocupada el primer día del estado de alarma porque en la campaña institucional del Estado la palabra virus salía en amarillo.

captura-de-pantalla-2020-04-06-a-les-8.37.15.png

El Govern dels Millors, que presumía Mas. Vaya estafa.

Porque una cosa es que todos los gobiernos menospreciaran los efectos del virus pero otra muy distinta es que su gestión haya agravado la situación.

La prueba es que han tenido a los ciudadanos de Igualada confinados tres semanas más -con autónomos sin poder ir a trabajar- sólo por querer marcar paquete respecto a España o esconder su propia incompetencia.

Ya lo dijo el consejero de Interior, Miquel Buch, en su comparecencia del sábado: "El confinamiento de la Conca d'Òdena no tiene sentido porque estamos todos confinados en casa".

Ha tardado el hombre tres semanas en llegar a semejante conclusión. Pero este hombre -que no aprobó ni la FP- manda sobre 17.000 mossos d'esquadra. Todos con pistola al cinto.

De momento ni tan siquiera han pedido perdón por los 571 muertos habidos en las residencias -a la hora de cerrar esta columna- y eso que son competencia de la Generalitat.

El consejero Chakir El Homrani, otro que tal, todavía se excusaba el otro día en que era una "pandemia global". Ni una palabra de consuelo para las familias.

Publicidad
Publicidad

20 Comentarios

Publicidad
#15 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 08/04/2020 - 00:53

https://twitter.com/hashtag/ManifestacionOnline8A?src=hashtag_click

#14 Lepero, Barcelona/Tabarnia, 06/04/2020 - 18:12

Rius, tienes razón, la Budó es la imagen pública del -supuesto- gobierno de la Generalitat.

#13 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 05/04/2020 - 22:47

A pesar de todo lo que está pasando, desearos a todos, concordantes y discordantes, una Feliz Pascua.
Para amenizar estos días os dejo un vídeo muy interesante sobre un "periodista" de moda, un tal Miguel Lacambra o Antonio, no recuerdo bien: https://www.youtube.com/watch?v=A_kV0doj87k

#12 joan, Tarragona, 05/04/2020 - 20:55

Parece mentira lo bajo que ha caído toda esta manada que gobierna Cataluña.
Dice la señora de recuperar entre otras cosas el Mobile. Este Congreso ya se perdió para siempre. Acabaron con el la Colau y las huelgas brutales de servicios públicos. El Corona virus ha sido la excusa y esta gente ya no vuelve nunca más a Barna..
Así que "aneu fen".

#11 Marti, Palafrugell, 05/04/2020 - 18:49

.

Totalmente de acuerdo, Sr. Rius. Pero, sabe qué? La culpa de que tengamos a unos gobernantes de tercera categoria y que rozan el analfabetismo es de Madrid. No le quepa a Vd. la más mínima duda.

Para Homrani debe haber pandemias parciales, y es que lo que no sepa un politico independentista!