Publicidad
La Puntita · 28 de Enero de 2011. 21:23h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

La decadencia de Catalunya

El pasado viernes quería preguntar a Artur Mas-o al menos a Mas-Colell- qué modelo económico tienen en la cabeza pero la rueda de prensa fue tan corta -el presidente tenía un compromiso oficial, al menos habernos dejado el consejero- que me quedé con las ganas.

No sé si Jordi Juan -el actual director de comunicación de Spanair- será el futuro Secretario de Comunicación, pero el Gobierno debe poner orden ya a su política de comunicación: no convocar sin motivo, entregar algún papel, ordenar las preguntas y, en definitiva, dar carnaza a la prensa.

Lo digo porque, a primera hora de la mañana, vi a Joan Carles Gallego que decía aquello de "cambiar el modelo productivo" en su entrevista en TV3 y pensé que es más viejo que el ir a pie. Lo de cambiar el modelo productivo es una cantinela que he escuchado al menos durante las últimas tres campañas electorales. Como aquello de la Catalunya trilingüe.

Por eso me hubiera gusta preguntar al conseller Mas-Colell qué queremos ser cuando seamos mayores. Ahora ya no somos competitivos ni para las multinacionales. Lo triste no es que Yamaha se vaya, que también, sino que se vaya a Francia. Francia está aquí al lado, ni siquiera es un país emergente del Magreb o del sudeste asiático.

Nuestros abuelos al menos fueron capaces de crear una industria textil potente, pero hace falta pasar por la calle Trafalgar para saber qué se ha hecho de este sector productivo. Durante los últimos meses han cerrado un montón de firmas históricas como Mas Mas, JD Casanovas, Txfin, Inacasa, Fibracolor, DB Apparel, Grado, Torcidos Ibéricos o Zegna.

El otro día leía Pla ("Prosperidad y rauxa de Cataluña, volumen 32 de las obras completas, página 134) y se preguntaba como aquella" buena gente" del siglo XIX había comenzado a poner las bases de la Revolución Industrial en un siglo lleno de guerras: la Guerra Grande, la Guerra del Francés y las guerras carlistas ademés de invasiones y pronunciamientos.

Tampoco sé si hemos sido capaces de sustituir un sector económico por otro. El tripartito nos ha vendido a menudo que Barcelona es una potencia en investigación médica, pero el Biocat sólo sirvió para recolocar Manel Balcells -uno de los consejeros más efímeros que ha tenido nunca la Generalitat- y porque Carod pudiera hacer inauguraciones.

También en nuevas tecnologías, pero el 22@ es una operación urbanística en la que el Consorcio de la Zona Franca ha pagado hasta el nuevo edificio del CAC. Eso sí, un edificio cojonudo. Sólo les falta la sauna. De hecho el Consorcio de la Zona Franca ha hecho edificios a diestro y siniestro -el Media-Tic, el de Sangre y Tejidos- para llenar la zona con el objeto de hacer un favor al Ayuntamiento de Barcelona, también socialista. Al menos hay Mediapro, que son del sector.

Incluso Joan Clos -que se escapaba en Sabadell para hacer excursiones en avioneta- se le puso en la cabeza ser una potencia en areronáutica. Salvo alguna excepción, en Toulouse, sede del Airbus, aun se ríen ahora. Otro ejemplo: el edificio que utiliza TV3 para las campanadas de Fin de Año, la Torre Agbar, ahora es francés.

¿Qué queda del sector electrónico? Creo que sólo Taurus y poco más. Han desaparecido todas las empresas míticas de mi infancia: Corberó, Lavis, Vanguard, Emerson, Elbe, Telefunken y Grundig, entre otras.

Cataluña no ha sabido ni crear multinacionales porque, en teoría, somos un país de empresas pequeñas y medianas. No sé muy bien qué hacen, pero a la hora de hablar de multinacionales catalanas yo siempre ponía como ejemplo Ficosa. Hasta que un día el ICF le tuvo que dar un crédito de 50 millones de euros. El ICF sólo da créditos a los grandes como Ficosa o Spanair, no a los pequeños empresarios con el agua al cuello.

¿Y el de las motos? Ahora han resucitado Ossa y hay otras como Gas Gas que van tirando. Pero el resto (Montesa, Bultaco, Sanglas, Derbi) fueron absorbidas por las mismas japonesas que ahora marchan o por la italiana Piaggio.

El otro día leía el discurso de Obama y me quedé de piedra: Corea del Sur tiene el internet más rápido del mundo -gracias @guillemhs-, pero el presidente norteamericano se ha comprometido a conexión de alta velocidad para los 98% de sus compatritotes en los próximos cinco años.

Tras la rueda de prensa de Mas, fui a la Portabella en el edificio Novíssim del Ayuntamiento de Barcelona. No había ni wi fi. En teoría el Ayuntamiento ha impulsado el Barcelona wi fi, pero es sólo una hora diaria y dependiendo de cada estación. Y más tarde en la Joan Herrera en la nueva sede de Iniciativa. Tampoco, claro. Ya se sabe que los eco-socialistas están en contra del progreso.

Incluso Rumanía -de Rumanía tenemos la idea que transmite García-Albiol- ¡está por delante nuestro!. Llevamos diez años perdidos en internet -entre otros s sectores- con el agravante de que el wi fi durante la revolución de las nuevas tecnologías es como el vapor durante la revolución industrial.

Tanto reflejarnos en Lituania, Quebec o Kosovo y quizás deberíamos ser como Corea del Sur. ¿Saben cuántas multinacionales tienen en Corea? Al menos media docena entre Hyunday, Kia, Daewoo, Samsung o LG. De acuerdo, son un estado independiente, pero salieron de una dictadura a finales de los 80, más tarde que nosotros, y tienen el país dividido por la mitad.

El día que Mas fue elegido 129º presidente de la Generalitat me lo encontré al salir del Parlament y aproveché para decirle dos cosas: que no me gustaría estar en su piel tal y como le han dejado las finanzas de la Generalitat, pero también que si lo hace mal este país se va al garete. Llevamos una decena de años perdidos entre la útima legislatura de Pujol, la del Dragon Khan y la de la gestoría Montilla. En la época de internet diez años son como cincuenta durante la Revolución Industrial. No podemos distraernos más.

Publicidad

27 Comentarios

Publicidad
#27 FERRAN, BARCELONA, 03/02/2011 - 10:17

cada cop hi siguem més endarrera. O potser l'espoli es va inventar durant la democràcia?

#26 FERRAN, BARCELONA, 03/02/2011 - 10:16

A Catalunya, simplement, el que cal és l'esperit del senyor Esteve. Sempre pensant en la feina i una miqueta garrepa. El cofoïsme del que parlava en Pujol ens està matant dia rere dia. Ara, no deixa de ser curiós que fóssim capdavanters a Espanya durant el franquisme i, ara,

#25 pepe, andorra, 02/02/2011 - 20:17

Solo una detalle, en el siglo XiX el principal impulso al textil catalán fueron las leyes proteccionistas y los aranceles a las mercancías del exterior. Si no es así, aquí no se hace nada. La comparación con Corea del sur es cachonda, pero irreal. No se parecen ni en el blanco de los ojos.

#24 Jordi, Barcelona, 02/02/2011 - 17:13

Un bon repàs. Si els ciutadans fessim aquestes llistes abans d'anar a votar em sembla que l'abstenció es dispararia...i l'esperit crític sempre es concreta fent llistes de coses, de pros i de contres....

#23 Papitu, Papussia, 02/02/2011 - 00:47

Pere Sallavinera, tens raó, però no tota la raó. Perque segons aquests tretze, a cap estat modern hi hauria iniciativa privada, tothom voldria ser funcionari. Jo crec que l'altra part responsable es un sistema politic inoperant, i la nula ajuda de Espanya. Bé, si, l'ajuda a caure.