Publicidad
La Puntita · 29 de Marzo de 2019. 07:25h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

La particular reconquista de Vox

Cuentan los libros de historia que, en el siglo VIII, tuvo lugar la batalla de Covadonga. El noble Pelayo, al mando de un puñado de hombres derrotó a una patrulla musulmana en las montañas del norte de Iberia y estableció el reino cristiano independiente de Asturias. De esa forma, se inició la Reconquista que acabaría casi ochocientos años después con la toma de Granada.

Ahora, en pleno siglo XXI, un partido político llamado Vox ha decidido, empezando por el sur, llevar acabo su particular reconquista de la España roja, plurinacional y bastarda para reimplantar la España como “unidad de destino en lo universal”.

De hecho, esa organización hace años que existe como tal. No son pocos los militantes que provienen del PP e incluso de otros grupos más a la derecha. El propio Santiago Abascal, su líder, trabajó para Esperanza Aguirre y se forjó ideológicamente en FAES

Pero cuando el foco mediático se puso en ellos fue en las elecciones de Andalucía del pasado 2 de diciembre. Entonces, obtuvieron 12 escaños y acabaron siendo determinantes para que PP y Ciudadanos formaran gobierno.

Hasta aquí, todo sería, más o menos, normal y se podría entender dentro de la dinámica de la política actual. Lo que ocurre es que, si uno le echa un vistazo a su programa político o a las declaraciones de sus líderes, la cosa cambia.

Para muestra un botón:

  1. Suspensión de la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades civiles y penales. 2. Ilegalización de los partidos, asociaciones u ONGs que persigan la destrucción de la unidad territorial de la Nación y de su soberanía.

Leer estos dos primeros puntos de su programa electoral es más que suficiente para que cualquier persona sensata se le ponga la piel de gallina. Al fin y al cabo, sólo hay noventa y ocho puntos más en su catecismo del mismo calibre. Por lo tanto, no hace falta entrar en otras bagatelas como sus ideas sobre las políticas de género, el aborto, el uso de armas, la Ley de Memoria Histórica o la islamofobia que no disimulan. Todo minucias. Cosas sin mayor importancia.

De todas formas, no deberíamos exaltarnos más de lo estrictamente necesario con todas estas cuestiones. Si echamos la vista atrás nuestra historia electoral está salpicada de estrambotes. ¿Quién no recuerda a Gil y Gil o a Ruiz Mateos? Sin embargo, aquí el problema es otro.

Para empezar, esta gente tiene un sedimento ideológico que no tenían los antes citados. Además, Vox nace en un contexto donde la extrema derecha está creciendo a pasos agigantados en toda Europa. Por si todo es fuera poco, un personaje tan siniestro como Steve Bannon, exasesor estratégico de Donald Trump y de otros demócratas convencidos como Jai Bolsonaro o Mateos Salvini se ha asentado en Roma para diseñar el esquema político en las próximas elecciones europeas de mayo y pretende que los de Santiago Abascal sean una pieza clave en ese tablero.

De hecho, Bannon, tiene contactos más o menos regulares con los dirigentes de Vox desde 2107. En opinión de ese populista ultraliberal, individuos como Salvini, los ya citados Trump y Bolsonaro, Orban e incluso Le Pen son los políticos que han dirigir el mundo en los próximos años.

Es evidente, que se está configurando una nueva derecha, no sólo en Europa, también en EE UU y en América Latina. Es una derecha extrema que, aunque intenta transmitir una imagen amable, no puede disimular los ramalazos autoritarios que lleva en su ADN. Además, demuestra una tremenda capacidad de adaptación al lugar en que se presenta y eso la hace atractiva.

Vox supo encontrar en Andalucía la rendija que le permitió saltar a la primera línea política.  La derecha clásica está cometiendo el grave error de no cerrarles el paso y le da cancha a cambio de un puñado de votos. Eso les ha permitido arrebata el gobierno andaluz a los socialistas y llegar al palacio de Sam Telmo.

La idea del PP y Ciudadanos es repetir la jugada, sí la aritmética lo permite, tras el 28-A. Sí eso llega a ocurrir, Vox no tardará ochocientos años en llevar a cabo su reconquista. En cuatro días nos devuelven a la España en blanco y negro. Y a poco que nos despistemos vuelven a mandar gente al paredón.

Créanme que no exagero.

Publicidad
Publicidad

19 Comentarios

Publicidad
#15 pere, Barna, 22/04/2019 - 18:49

Proponer ir armado por la calle es moderado y bajar el 15% del IRPF a las rentas más altas muy sensato

#14 Argonauta, Argos, 19/04/2019 - 08:48

Pues yo veo mucha sensatez en las propuestas de VOX. Mira a dónde nos han llevado las autonomías!

#13 Talegon & Rufian "Fakes", WATERloo, 13/04/2019 - 03:56

Para el autor Vox es extrema derecha, porque luchara para que no desaparezca España.
Hagaselo mirar. Tiene una curiosa forma de entender la democracia. .... y no juegue con las cosas de comer ..... de los demas, que delata su tremenda irresponsabilidad.

#12 Tonino, BCN, 11/04/2019 - 15:31

Pues a mí me gustaría que ganará Vox. No tanto por su ideología sino por las úlceras que provocaría a los buenistas, progres y bienpensantes dueños de la verdad única.

#11 Mejillón de cornisa, Barselona, 07/04/2019 - 22:11

Es una derecha extrema que, aunque intenta transmitir una imagen amable, no puede disimular los ramalazos autoritarios que lleva en su ADN
Prohibir el español y expulsar a los niños que lo usan no es autoritario , no, son los niños los fascistas.

#11.1 pepe, andorra, 09/04/2019 - 13:09

Estos no aprendieron nada de lo de Trump.....Espero q se peguen la misma costalada q en yankilandia.