La Puntita · 4 de Octubre de 2021. 07:07h.

BERNARDO FERNÁNDEZ

Bernardo Fernández

La socialdemocracia como solución

Después de dieciséis años a la sombra de Ángela Merkel el SPD ganó, por la mínima, las elecciones al Bundestag (parlamento alemán) celebradas el pasado 26 de septiembre.

Si el líder de los socialistas alemanes, Olaf Sholz logra formar gobierno, será, junto a los de Dinamarca, Finlandia, Malta, Portugal y España, el séptimo de la UE con alma socialdemócrata; además de los de Luxemburgo, Países Bajos y la República Checa que tienen participación socialista, aunque de forma minoritaria. 

Cuando nos sacudió la crisis de 2008 la UE estaba controlada por conservadores y liberales. Entonces los halcones recetaron medidas como recortar la sanidad, la educación o las pensiones, es decir, adelgazar el estado para salir del brete. Pronto se vio que aquella no era la solución y, aunque ya en 2010 fueron muchas las voces que se alzaron a favor de la solidaridad federal, los máximos responsables europeos hicieron caso omiso y, por lo tanto, los argumentos de los discrepantes cayeron en el olvido.

Ahora, con el coronavirus y la recesión que ha venido aparejada, los puntos de vista han variado sustancialmente. En esta ocasión los líderes de Europa han entendido que, o salimos todos de la pandemia de una manera equilibrada o aquí no se salva nadie. Por eso, con ciertos titubeos al principio, protagonizados por Holanda, Austria o Dinamarca, se han acabado poniendo en práctica políticas que si no son directamente socialdemócratas se parecen mucho.

Me estoy refiriendo al presupuesto a largo plazo de la UE, junto con los Next Generation, instrumento temporal concebido para impulsar la recuperación, será el mayor paquete de estímulo jamás financiado en Europa. Un total de 2,018 billones de euros que han de ayudar a reconstruir la Europa posterior a la COVID-19, para lograr una Europa más ecológica, más digital y más resiliente. El nuevo presupuesto aumentará los mecanismos de flexibilidad para garantizar la capacidad de la Unión para hacer frente a necesidades imprevistas. Se trata de un presupuesto expansivo preparado, no solo para las necesidades actuales, sino también para las incertidumbres del futuro.

Una de las virtudes de la socialdemocracia es la capacidad de reformulación que ha tenido para adaptarse a los tiempos cambiantes. Ahora, debemos suponer que la coincidencia de diversos ejecutivos del mismo sesgo ideológico en el seno de la UE, pueda facilitar un impulso de las doctrinas socialdemócratas dentro de la Unión, más allá de las estrategias que como organización se deban tomar. Me estoy refiriendo a la ineludible reforma fiscal, la protección del clima, la transformación verde de la economía o el posicionamiento de Europa ante China.

Más allá de esos grandes planteamientos difícilmente abarcables por un solo país, la situación política europea favorece afrontar, ahora más que nunca, un proyecto socialdemócrata remozado que debería tener como uno de sus ejes vertebradores la redistribución de renta y riqueza. Está comprobado que la posición que una persona ocupa en la distribución de la renta viene determinada en un porcentaje muy elevado por el azar (el medio en el que nace y los avatares fuera de control del individuo). En España ese porcentaje podría superar el 50%.

Para avanzar en términos de equidad se deben regular y supervisar los mercados de bienes y servicios para evitar situaciones de poder de mercado, porque entonces se producen situaciones de abusos sobre clientes, proveedores, competidores y empleados.

En el mercado de trabajo, se hace necesario redefinir los derechos laborales en el marco productivo que están configurando las nuevas tecnologías. En este nuevo contexto hay que estudiar a fondo y con detenimiento la cantidad de contratos existentes en nuestro país. Ahí se impone una reducción y/o simplificación. Como también hay que pensar en desarrollar programas de FP que contribuyan de manera eficaz a la incorporación de los jóvenes al mercado laboral.

Un programa socialdemócrata del siglo XXI será incompleto si no pone en práctica iniciativas que den cobijo y estimulen a los emprendedores, mediante políticas adecuadas en una economía digital en un mundo globalizado.

A nadie se le escapa que para llevar a cabo el proyecto socialdemócrata es necesario un sistema fiscal, que además de ser progresivo, genere suficientes recursos, antagónico por lo tanto con los planteamientos de la de la derecha española, que postula la bajada de impuestos como un fin en sí mismo. El sistema en su conjunto necesita ser reordenado y varias de las figuras existentes precisan algunas modificaciones, tanto en la definición de su base imponible como en sus tipos (¿está tan justificado como se pretende gravar con distinto tipo las rentas de capital y las del trabajo? ¿Y el tipo reducido del IVA de servicios como lo está en la alta restauración?). En cambio, pocas dudas respecto a defender un impuesto de sucesiones progresivo. Es una obviedad que en España esa figura impositiva está mal diseñada y así es imposible mejorar la igualdad de oportunidades. El mejor diseño del impuesto debería incluir un tratamiento específico de la herencia de las empresas familiares, pero no su injustificada exención. Hay fórmulas para ello.

También se deberá considerar la creación de nuevas figuras impositivas como respuesta a la economía digital globalizada, para contribuir a una economía más verde, a la vez que se establecen mecanismos eficaces para gravar las transacciones financieras. Y, en cualquier caso, mejorar la calidad y gobernanza de la gestión tributaria, que en España no cumple con requisitos mínimos de eficacia y respeto del Estado de derecho.

En definitiva, el proyecto socialdemócrata, aunque pendiente de una mayor profundización y de perfilar varios aspectos, que aquí por falta de espacio no se pueden explicitar, es una alternativa realista, más justa y socialmente más integradora. Y es, en mi opinión, la forma más razonable mediante la que Europa puede evolucionar para conseguir las más altas cotas de desarrollo, bienestar y justicia social. Ahora tenemos la oportunidad. Sería irresponsable desaprovechar esta ocasión que nos brinda la historia.

 

 

Bernardo Fernández

Publicidad
Publicidad

13 Comentarios

Publicidad
#9 pepe, Andorra, 06/10/2021 - 10:42

el precio de la electricidad, el aumento del precio de los alimentos, el brutal incremento del precio del gas para este invierno, la mayor recaudacion de hacienda de la historia y gracias a los ultimos gobiernos peperos y sociatas, una deuda publica del 150% real, no la del protocolo de deuda de la _UE q es un camelo. Y estos con sus tonterias.

#8 Juan, Barna, 05/10/2021 - 17:27

De verdad que me asombra y empequeñece tanta capacidad ananlítica. No entiendo como no están en algún centro de investigación sociológica o política. Es lo se merecen.

#8.1 pep, andorra, 06/10/2021 - 10:40

y a mi me asombra lo palmero q eres y lo tragacionista u oportunismo q gastas, eso si, argumentos falaces q son los mismos q lanzan los medios de propaganda del regimen, entre los q te incluyo; negacionista, rojo, facha, hereje, saboteador, amigo de los judios, cambian las palabras, pero los totalitarios, persisten en la historia.

#7 Juan, Barna, 05/10/2021 - 17:23

Estamos desbordados por tanto intelectual dando sus sabias opiniones. Ahora Perico. Uno negacionista de la pandemia y otro con lo del precio de la luz. No se entera que le precio en España es similar al de Francia, Italia y Alemania, ni que cuando aquí estaba sobre los 160 euros en el Reino Unido estaba a 439.

#7.1 pepe, andorra, 06/10/2021 - 10:38

en España se han derribado las centrales de carbon, en Alemania no, un aleman gana el doble q un español, y las descalificaciones por parte de un amigo del feudalismo, eso es el socialismo, me importan un huevo, el q no te enteras eres tu, q el precio de la luz en toda europa esta como esta por las politicas verdes y los certificados de C02

#7.2 pepe, andorra, 06/10/2021 - 10:44

si, yo tambien estoy desbordado por tus sabias opiniones, reflejo de la propaganda gubernamental q nos oprime el bolsillo y la libertad, poniendo al servicio de entes extranjeros los intereses de los españoles. Ahora va a resultar q tanto pp como psoe como el SPD como la CDU, no son lo mismo a la hora de los resultados. Sapere Aude....

#6 Perico, Matadepera, 05/10/2021 - 09:14

Y mientras tanto, el precio de la luz alcanzando récords históricos y el gobierno "socialdemócrata" frotándose las manos por el aumento de recaudación vía impuesto sobre el consumo energético. Pero, curiosamente, ya no hay "pobres energéticos" llorando en la tele a todas horas, como los había cuando la luz era tres veces más barata.

#6.1 pepe, Andorra, 05/10/2021 - 13:49

eso te pasa por ver la tele y tragarte las bolas de la prensa adicta al regimen. No va ha haber ninguna diferencia entre la politica de unos y otros, pq todos deben obediencia al mismo, por ejemplo, lo del pandora ese, es un montaje del copon por parte de supuestos periodistas q no son mas q perros de presa del señor feudal. Q ya no cuelap pesao.

#6.2 pepe, Andorra, 06/10/2021 - 10:46

a la hora de aplicar la agenda 2030 y las politicas globalistas en Europa, no hay ninguna diferencia entre ningun politico, son todos buenos y obedientes con sus jefes, q se han inventado el socialismo, como forma de volver de nuevo al regimen medieval de no tendras nada, pero seras feliz. Y va ha ser q no.

#5 Perico, Matadepera, 05/10/2021 - 09:09

Si los socialdemócratas alemanes llegan a gobernar, será con los liberales, no con los comunistas y los nacionalistas de todo pelaje enemigos del Estado, como aquí. No ensucie el nombre de la "socialdemocracia" asociándolo al cesarismo sanchista, cuya única obsesión es perpetuarse en la poltrona a cualquier precio.