Publicidad
La Puntita · 2 de Enero de 2019. 11:16h.

RAFAEL ELÍAS

La zona negativa

Pocas noticias de calado han marcado el tramo final de 2018. La más relevante quizá sea el deceso de Stan Lee. Él es el padre de los superhéroes Marvel, y el responsable de la transformación del cómic en una disciplina artística más, materializada en los 80 con la irrupción de Frank Miller en Daredevil. Jamás el comicbook USA llegó tan alto.

Más por nuestras lares, y también en este último trecho del año, otros diablillos osados siguen a lo suyo, y continúan llamando al diálogo para encauzar las relaciones entre Cataluña y España, que vienen a ser algo así como las relaciones entre Lérida y Cataluña, o entre Sarriá-San Gervasio y Barcelona. La perversión del lenguaje, you know.

Y en éstas que ha vuelto a aparecer Puigdemont, en un vídeo (muy) pirata, y esta vez es noticia, sí, porque, atención, vuelve a llevar el pelo largo, cual Medusa de Los Inhumanos, y, al igual que ésta, sigue atrapado en la Zona Negativa. Y en el cabello le anida tal maraña que dicen que incluso con Junqueras anda a la greña. A ver quién es el primero que prende el mechón. En breve.

Ha sido noticia asimismo lo de la huelga de hambre. Me perdonarán, pero ya tiene guasa que a los herederos de las mordidas les hagan alimentarse a base de líquidos. Afortunadamente, tras la bati-huelga, el informe médico ha sido concluyente: los presos se encuentran en buen estado (España). Para el ojo entrenado no resulta difícil detectar que fueron los CDR quienes decidieron el final de la reivindicación. “Hay que acabar con el régimen”, dictaminaron. Mmm… quizá la orden no fue bien entendida. En cualquier caso, unificaron criterios: los huelguistas andan faltos de juicio. Bueno es coincidir en algo.

Llama la atención también la insistencia con Franco, al cual se le identifica como el culpable de que el país se halle empantanado. Este ser, a pesar de llevar la friolera de 43 años en huelga de hambre –ahí queda eso-, ya ha alcanzado el estatus de devorador de mundos, al estilo de Galactus, y, al igual que éste y por desgracia, resulta imposible de vencer. La extrema izquierda y los indepes lo han despojado de vencimiento alguno, así que no va a bastar con exhumarlo ni fumarlo; se queda. Esto es extremadamente positivo para muchos, ya que podrán seguir recurriendo a su figura como última tabla de salvación en tertulias y razonamientos a la deriva.

Y así que termina el año con Kim Torrance en TVMatrix y su arenga, que no puede ser calificada de otra manera que de decepcionante. Ni una sola mención al ADN catalán, ni al bestiario español con forma humana, ni siquiera al superhombre/superhéroe independentista. Un fraude, oigan.

El dios indepe ha muerto.

“Le dije: Jack, ya han luchado contra un montón de villanos diferentes, necesitamos algo nuevo. En el siguiente número, que peleen contra Dios” (Stan Lee).

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad