Publicidad
La Puntita · 9 de Septiembre de 2020. 18:34h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Los complejos del PSC

 

Miquel Iceta ha perdido en la sesión de control de este miércoles las próximas elecciones al Parlament. O -en el caso remoto de que las ganara- el número suficiente de escaños para poder formar gobierno.

El líder del PSC le ha preguntado a Quim Torra: "Hace días usted dijo públicamente que en caso de que el Tribunal Supremo confirmara la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que conllevaría su inhabilitación, usted sería partidario de que el Parlamento no procediera a nombrar otro presidente”.

“¿Podría explicar a la cámara -ha añadido- cuáles serían los beneficios para las instituciones y para el país de tener mucho tiempo un presidente en funciones?".

Y Torra ha respondido: “Sí, y tanto, pero ¿podría usted explicarme cuáles son los beneficios de llevar a juicio un presidente de la Generalitat para poner una pancarta en favor de la libertad de los presos políticos y el regreso de los exiliados? ¿Me quiere usted explicar qué son los beneficios de seguir manteniendo en prisión gente inocente por haber convocado un referéndum, de tener gente en el exilio, de continuar la represión?.

Ahí Miquel Iceta tendría que haber saltado a la yugular: “¡president, deje de mentir!”. Porque a Torra no lo han juzgado “por poner una pancarta” sino por desobedecer la Junta Electoral. Tampoco están los exconsejeros de la Generalitat en prisión “por haber convocado un referéndum”. No, lo están por haber declarado la independencia, proclamado la República, abolido la monarquía, derogado la Constitución y el Estatut y pasarse finalmente las notificaciones del TC por el forro.

¿Les parece poco? La justicia -Código Penal en mano- consideró que todo ella eran dos delitos de sedición y malversación de caudales públicos. A la vista de todas las acciones perpetradas todavía salieron relativamente bien librados. En Alemania les hubieran caído 30 años. Prueben a separar Baviera del resto.

Por supuesto, creo que ningún dirigente político debería haber entrado en la cárcel pero ellos también deberían haber puesto algo de su parte. Al fin y al cabo fueron repetidamente advertidos. No sólo eso: siguen con la matraca. Ho tornarem a fer, insisten. Y van de víctimas. No, las víctimas somos el resto.

Por lo tanto, que dejen de mentir. Ellos y la televisión pública catalana, que la pagamos todos. TV3, en efecto, asume el mismo lenguaje del proceso: son “presos polítcos” y “exiliados”. Lo de Tarradellas -que estuvo 38 años en Francia- o lo de los republicanos que cruzaron la frontera en 1939 con un zapato y una alpargata en pleno invierno sí que fue un exilio. Y para presos políticos los de Franco, la URSS, Chile o Argentina por citar algunas dictaduras de aquellos años.

Iceta, en cambio, ha replicado que “yo ya sé que, como lleva poco tiempo, tal vez todavía no se ha acostumbrado a lo que es la norma y los usos de la cámara. Usted es el sujeto de la sesión de control, no el resto de grupos y menos los de la oposición".

No es mala respuesta pero mientras el PSC no rompa el marco mental del proceso no hay nada que hacer. No podrá erigirise en alternativa electoral de una parte de la sociedad catalana -mayoritaria- que está harta. Difícilmente irá más allá de los estrictos votantes socialistas.

No sé si la suavidad Miquel Iceta con Quim Torra es fruto de su carácter -a mí siempre me ha parecido un buen tío- o por la dependencia parlamentaria del PSOE en Madrid. Pero no puede ser que, en una sesión de control, haga más oposición Esquerra que el PSC.

Torra, que tampoco es un dechado de virtudes oratorias, se ha permitido hasta el lujo de repasar al PSC y a los Comunes. Y hasta soltar algún indirecta a Ciudadanos ante la ausencia de Lorena Roldán.

El PSC siempre va con complejos. No sé si arrancan de la LOAPA -cuando sus diputados fueron abucheados a las puertas del Parlament- o lo llevan en los genes. Al fin y al cabo mandaron más en sus inicios las familias acomodadas de Sarrià -los Maragall, los Serra- que los capitanes del Baix Llobregat. Pero, pasado tanto tiempo, tendrían que haberlo ya superado.

Publicidad
Publicidad

18 Comentarios

Publicidad
#16 pepe, andorra, 17/09/2020 - 14:41

el partido de los señoritos de cataluña dice usted? Son de lo peor, pq en cuanto de despistas, te clavan el puñal por la espalda y encima nieguen haber sido ellos los q te han apuñalado.....ERC, y el resto de separatas, seran muy malos y todo eso, pero al menos, van de frente, del PSOE.PSC no te puedes fiar ni un pelo. Son lo mas traidor a España

#15 Perico, Matadepera, 16/09/2020 - 20:54

El PSC no se ha definido nunca por oposición al nacionalismo catalán, sino por oposición al PP y también, después, a C's. Y por su ambigüedad, cuando no oposición, en lo que al sentimiento de españolidad en Cataluña se refiere. Ellos están en la raíz del problema gracias a la inmersión.

#14 Sergi Sergio, Barcelona, 14/09/2020 - 18:42

El PSC es un partido de acomplejados, ya se vio claramente con el funesto Tripartit, donde el partido mayoritario, el PSC, fue arrastrado por ERC.

#13 Juan Jose García, Cunit, 13/09/2020 - 22:17

Sr Rius,cuando el enemigo se equivoca,conviene no distraerlo.Iceta,es parte del enemigo,aunque a Vd le cueste
aceptarlo.Y el PSC también.No son complejos.Es mala fé.Codicia.Querer ser.Querer tener.Pon ecima de todo.Y si
para eso,hay que pasarle el balón al contrario para que marque,se le pasa,y se disimula.

#12 Very, a, 13/09/2020 - 11:16

Ahora la única meta del PSC es que ERC gane las próximas elecciones y logre la Presidencia. Y toda su estrategia está enfocada en esa direccion. Y con el apoyo mediático de La Varragana y El Períodiquín, ambos diarios dicen que sumará 9 escaños más el PSC.

#12.1 pepe, andorra, 17/09/2020 - 14:43

el representante de Soros en el protectorado q somos suyo, el señor Roures, ya convoco una reunión con el PSC y otros partidos hace un tiempo en el q se preparo el plan para q eso q dices se lleve a cabo. Por eso este señor tiene el chollo q tiene, no por su esfuerzo y su trabajo, como Amancio Ortega, si no por su cercania al poder. Como siempre.