Publicidad
La Puntita · 21 de Septiembre de 2020. 08:30h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Los puntos débiles de ERC

Consejo nacional de ERC el 12 de octubre del 2019

1) FALTA LIDERAZGO. - No se puede dirigir un partido desde la cárcel. Ni siquiera desde Lledoners.

2) INSEGURIDA DE JUNQUERAS. - Cuando empezaba a ser una figura mediática pero todavía no había hecho el salto a la político -estamos hablando de 1998- lo citó el padre Batllori (1909-2003), probablemente el último sabio catalán. El jesuita vivía en la residencia de la congregación en la calle Caspe y, al despedirse, le dijo si podía hacer algo por él. Junqueras, que tenía la tesis pendiente, le pidió acceso a los archivos secretos del Vaticano. Batllori le dijo. “joven, francamente, lo veo muy verde”. Sin embargo le hizo una carta que le entrego en un sobre cerrado y que le permitieron acceder a los archivos.

Yo -por supuesto salvando todas las distancias-, soy de la misma opinión. Lo veo verde para dirigir un proceso de independencia con éxito, para presidir una eventual República Catalana y sobre todo arreglar el entuerto.

Junqueras fue fruto de un vacío de poder. Cuando ERC perdió once diputados de golpe en las elecciones del 2011 lo pagó Joan Puigcercós y tuvo que ceder el paso. El entonces eurodiputado en Bruselas fue el elegido. En menos de un año y medio pasó de independiente a presidente del partido. Una carrera meteórica. Aprendió rápido y lo primero que hizo fue cesar al jefe de prensa. Era una manera de decir: aquí mando yo. (Aviso también a navegantes: cuando cae un líder, cae también el jefe de prensa).

Pero yo he echado en falta, a veces, un golpe encima la mesa. Como aquella infausta noche del 25 al 26 de octubre del 2017 en Palau. Cuando Marta Rovira iba, según todas las crónicas periodísticas, como una histérica diciéndole a Puigdemont que si convocaba elecciones le llamarían “botifler” hasta el último pueblo de Catalunya.

Junqueras ha pecado también de desconexión de la realidad, una fenómeno psicologico que han sufrido igualmente otros dirigentes del proceso. Aunque en su caso fue en época temprana porque lo de proponer una huelga de un semana mientras tu cobras de eurodiputado tiene gracia. O lo de atribuir la marcha de empresas tras el 1-0, siendo vicepresidente económico del Govern, a los “porrazos de la policía”. Más abajo veremos otros ejemplos con la gestión que ha hecho ERC de la pandemia.

5411-erc.jpg

 

3) PERE ARAGONÈS NO DA LA TALLA.- Por mucho que me esfuerce no veo a él un líder político aunque puedo equivocarme. No sería la primera vez. La lectura del libro-retrato de Magda Gregori ha hecho aumentar un pelín la cotización. Como cuando admite que, para la independencia, hay que ser entre un 70-80%. Cierto: esto no es sólo Europa Occidental sino también la UE. Se llama geopolítica. Es fundamental en las relaciones internacionales. Pero me sigue pareciéndome poco convincente, sin carisma, sin liderazgo. En fin, un niño aplicado. Lo veo más como hombre de partido que como presidente de la Generalitat.

Quizá porque lo he seguido desde que era líder de las JERC. Voy a perdonarle algún pecado de juventud -como cuando posaba con carteles 'España ens roba'- porque todos tenemos pecados de juventud pero recuerdo alguna intervención memorable. Como cuando anunció en el 2013 que no iban a dar apoyo a los Presupuestos de CiU y quince día después dijo lo contrario. Junqueras, para arreglarlo, manifestó que serían “los últimos presupuestos autonómicos lo que, com es evidente, tamboco es el caso.

4) LA DIRECCIÓN ES FLOJA. - El otro día, con la Diada, posaron fuera de la sede. Es para echarse a temblar: Aragonès, Torrent, Marta Vilalta, Ernest Maragall, Capella, Sabrià, Jové, los consejeros. Con la mascarilla había algunos que no pude ni reconocer. Cierto, vas un consejo nacional del partido y no invita al optimismo. La última vez que cubrí uno estaban en primera fila Aragonès, Marta Vilalta, Gabriel Rufián, Ester Capella, El Homrani, Bargalló, Ernest Maragall.

En el 2000 tenían al menos a Carod, Puigcercós, Benach, Ridao, Carretero, Huguet, Portabella, Tardà, Carles Bonet. Igual me dejo alguno pero cito a nombres de todas las corrientes internas. Incluso algunos de ellos no se podían ni ver. Otros no podían verme a mí. Pero si era una dirección más sólida política e intelectualmente que la de ahora y aún así cometieron errores con el tripartito no quiero ni pensar en la actual.

5) SÍNDROME DE ESTOCOLMO respecto a Carles Puigdemont: no se atreven a criticarlo. Ni siquiera a desmarcarse. ¡Con Junqueras en la cárcel! El otro en Bruselas. Antes de irse dijo: “mañana, todos al despacho”. La prueba es el último debate de política general. Es cierto que no podían votar con la oposición pero los torea ¡hasta Torra!.

Los convergentes -o como se llamen ahora siempre los ha tratado como al hermano pequeño. Peor, como el hermano pequeño al que no paras de putear. Recuerdo unas declaraciones de Pere Aragonès al día siguiente de la Diada. Tras la presentación del libro de Junqueras y Marta Rovira dijo, a la petición de unidad de la ANC, que la estrategia debe “ser conjunta y consensuada” y “humildemente” volvía a pedir elecciones. Luego salía Elsa Artadi por TV3 repartiendo zascas: “es un poco contradictorio pedir que haya unidad y elecciones al mismo tiempo”. “La unidad se acuerda entre todos y no se exige ni se hace chantaje públicamente”, añadió. Los acusaba nada menos que de chantaje. ¡Lo que ha tragado Esquerra!

6) DEJARSE ROBAR LA CARTERA. - De hecho siempre ha sido así, Mas ya les birló la cartera con lo de JxSí. Hizo una conferencia multitudinaria a finales de noviembre del 2014 en el Fòrum. La oferta era: él iba cuarto pero hacían lista conjunta. ¡El negocio perfecto! Todas las encuestas indicaban que ganaría Esquerra o sea que si quedaba segundo tenía que irse a casa. Como Montilla en el 2010. Junqueras se resistió: hizo otra conferencia a principios de diciembre contestando que no, que separados. Pero los convergentes echaron toda la carne en el asador. Estuvieron presionando seis meses -incluida TV3- y al final cedieron. Sacaron peor resultado que si hubieran ido por separado.

7) FALTA DE CULTURA DE GOBIERNO.-  La cabra siempre tira al monte. Yo creo que enraiza con la propia fundación del partido. Como se sabe nació en la conferencia de Sants -un barrio de Barcelona- en marzo de 1931. Apenas unas semanas antes de las primeras elecciones republicanas. Era un conglomerado de partidos: Estat Català de Macià, los del grupo de L'Opinió, Lluís Companys y una serie de fuerzas políticas menores. Nadie daba un duro por ellos. De hecho pidieron hasta hacer coalición con Acció Catalana -que era el partido de los intelectuales y todo el mundo daba por ganador- y les dijeron que no. Pero el carisma de Macià se impuso y venció de calle. Lo llevan el ADN

8) LA GESTIÓN DEL COVID. - Esquerra se ha comido todos los marrones: Sanidad, Trabajo y Educación. Además tuvieron que sacar las residencias de Asuntos Sociales (Chakir El Homrani) y pasarlas a Sanidad. Curiosamente, en la remodelación se ha mantenido en el cargo porque Torra, que lo criticó, no se atrevió a tocarlo: era de ERC. Algunos han ido de menos a más -como Alba Vergés, que finalmente encontró un Secretario de Salud- y el impacto en las escuelas es aún una incógnita. ¡Pero Junqueras sacaba pecho!. Que lo hacían cojonudo. En un artículo en La Vanguardia el 13 de abril ("Construyamos la Catalunya del bien común") decía “Hemos visto de nuevo cómo este Estado no es útil ni capaz de hacer frente a retos globales. Es lento de reacción, centralista, nacionalista, militarista, oligopolista y desesperadamente ineficiente. No escuchan a los expertos, sino al Ibex, la monarquía y al ejército”. Como si aquí lo hubiéramos hecho perfecto. Y en un a entrevista en el Ara el 16 de mayo se declaraba “orgulloso” de la gestión de Esquerra.

- "¿Qué le ha parecido la gestión que ha hecho la Generalitat?", le preguntaba la directora

- "Estamos ante una de las crisis más difíciles de gestionar y estoy orgulloso de cómo el Gobierno está haciendo frente a la pandemia, a pesar de las dificultades ya pesar de no disponer de todas las herramientas. En algunos momentos la sensación es de estar gestionando con una mano atada a la espalda por la recentralización y el mando único", contestaba.

Más humildad, Oriol. Pero ya se sabe que el "junquerismo es amor" como dijo un día y él es "buen persona" como repitió hasta la saciedad en su entrevista en TV3. Por eso no me convence.

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#7 Sergi Sergio, Barcelona, 23/09/2020 - 18:18

Ves a los lumbreras de ERC y es para echarse a temblar.

#6 Carles Fortuny, Palau de la Degeneralitat, 22/09/2020 - 22:36

De un partido reincidente en el golpismo, poco bueno se puede esperar. En relación a la Corrupgencia de Tocomocho y cia serán siempre unos pardillos. Los otros son un partido de ladrones, fundado por un ladrón, cuyo lema es: todo por la pasta; incluso llevar a la sociedad al enfrentamiento, y si hace falta a la muerte.

#5 Pepe, Alacant, 21/09/2020 - 20:54

ERC, son los parientes pobres de CIU, rivales sobre quien tiene que gobernar de Cataluña, pero familia al fin y al cabo. Si su gestión será tan corrupta, mezquina, y sectaria, como la que ha llevado a cabo CIU, ya se verá, sin embargo, y visto sus antencedentes en el tripartito de Maragall, no cabe albergar grandes esperanzas.

#4 Juan Jose García, Cunit, 21/09/2020 - 19:19

Cualquier mala situación,puede empeorar.La lista de pegas de ERC,podría alcanzar varios folios,pero
Rius,es ponderado.Nunca se sabe.Podrían seguir gobernando,por decir algo...Esto es una fruta picada
y no va a menos,va a más.

#3 M Pilar, Barcelona, 21/09/2020 - 17:27

Buena persona...??? Fanático religioso y egocéntrico. Su objetivo: poner en su curriculum "Presidente de la Generalitat" Que a Catalunya i els catalans els vagi millor o pitjor, no li preocupa gens ni mica!!!