Publicidad
La Puntita · 17 de Abril de 2018. 08:39h.

XAVIER RIUS

Director de e-notícies

Los sindicatos del procés

 

Hay que empezar a contar la verdad sobre los sindicatos. No porque hayan estado a favor o en contra del proceso sino porque callaron.  ¿Ya nadie recuerda que fueron miembros del Pacte Nacional pel Dret a Decidir?. Era como un parlamento bis. Hasta se reunía en el Parlament.

Siempre me extrañó que no invitaran a independentistas como López Tena, Santiago Espot o el ex diputado de ERC Uriel Bertran, que fueron los primeros en plantear la independencia. Pero eso es otra historia.

La UGT y CCOO se apuntaron al carro. A ciegas. Bueno, a ciegas no porque recibían subvenciones de todos lados. Sólo en el 2010, 3,2 millones. Han cobrado de las consejerías de Gobernación. De Cultura. ¡E incluso de la de Salud!.

En un período creciente de desprestigio de las centrales sindicales -con un número de afiliados a la baja o casos como el del ERO en Andalucía- debía de ser una manera de mantener los ingresos.

Desde luego, la euforia fue bajando a medida que el derecho a decidir se conviritó en el sí a la independencia, que era su verdadero objetivo. Pero todo el mundo sabía que era eso. ¿Para qué pides votar si no era por la independencia?

Y es evidente que Pepe Álvarez debía dejar atrás sus devaneos sentimentales si quería ser secretario de la UGT en toda España. ¿Pero, Pepe ya no te acuerdas de cuando ibas a las asambleas de la ANC? ¿O de los abrazos con Mas? ¿O cuando decías que las pensiones estaban garantizadas en una Catalunya independiente y que el proceso acabaría bien?.

¡Hasta les dieron la Creu de Sant Jordi en el año clave del 2014 en agradecimiento a los servicios prestados! Claro se habían puesto a favor del derecho a decidir.

Uno de los problemas de los sindicatos ha sido su politización. Y que han sido utlizados como trampolín para las carreras políticas o profesionales de algunos de sus dirigentes.

El propio Pepe Álvarez vive de la UGT desde 1975. Trabajó en la Maquinista, ahora Alstom … ¡en 1975! ¡Franco todavía vivía! El emplazamiento se ha convertido en una gran superfície comercial. A él lo prejubilaron en agosto del 2014.

Neus Munté también proviene de la UGT. Yo creo que la cuota progre, además de su condición de mujer, le fue muy bien para hacer carrera en Convergencia. Se la conoce como la niña mimada de Mas. Primero como consejera de Bienestar y Familia, luego como vicepresidenta. Ahora intenta llegar a la alcaldía de Barcelona.

O Miquel Ángel Escobar, yo le conocí cuando era el jefe de prensa del sindicato. O de comunicación, no se vaya a enfadar. En CDC lo presentaron como candidato al Senado. No salió. Lo recolocaron como delegado del Gobierno ... ¡en Barcelona! Debe seguir ahí.

Sin olvidar a Camil Ros. Le conozco desde que era un joven dirigente de las JERC ¿Pero como no va a participar en manifestaciones a favor de los presos si es de Esquerra? No sé de qué se quejan. Si hasta ha hecho campaña a favor de su partido.

El problema de los sindicatos -como el resto de la mal llamada sociedad civil en Catalunya- es el miedo escénico. Si en su tiempo hubieran alzado la voz, expresado una crítica, planteado una duda quizá ahora no estaríamos como estamos.

Simplemente para decir: ¿Presidente, se puede desafiar al Estado con sólo un 47% de los votantes? No prendrem mal? (¿no nos haremos daño?). Si alguien lo hubiera hecho quizá ahora no tendríamos la mitad del Govern en la cárcel, la otra mitad fugada y el país en pleno bloqueo institucional.

Y, por supuesto, tampoco habríamos sufrido el estropicio político, social, económico y hasta emocional que hemos sufrido. Gracias, camaradas.

 

Publicidad

11 Comentarios

Publicidad
#11 Fr.Gerundio de Campazas, Barcelona, 20/04/2018 - 14:26

Sr. Rius, creo que se queda corto...sí yo le contara!!!

#9 Manolito CHAN, Futura C.A. de Barcelona, 18/04/2018 - 14:41

He tenido que buscar el significado de la palabra "sindicato". ¿De verdad existen?

#8 lepero, Barcelona/Tabarnia, 18/04/2018 - 11:43

Pepe es Josep Maria, que no os enteráis.

#7 Júlia, Barcelona, 18/04/2018 - 09:58

La trayectoria politica-sindical del sr. Pepe Álvarez chupando del bote TODA su vida laboral..es auténticamente repugnante. Sin subvenciones ..CCOO y UGT ya habrian desaparecido. Fuera parásitos sindicales..y reinversión de sus subvenciones en auténticas ayudas sociales..ya!!

#6 Pepon, Bcn, 17/04/2018 - 23:03

La infiltración nacionalista llega a casi todos los ámbitos. Son una gran fagmilia... Tan solo les falta el poder judicial, auténtico objetivo del famoso Estatut.